martes, 6 de octubre de 2015

Ruta por Hungría, Eslovaquia y Austria (Julio/15) Parte (III) y última




IR AL PRINCIPIO DEL VIAJE


Día 7. Bratislava-Pezinok-Bratislava

 Por la mañana, sobre las 9:00 partí hacia la estación de trenes, a solo diez minutos andando desde el albergue. Una vez allí desayune en el bar-pastelería que hay en la misma estación; lo recomiendo, barato y con mucha variedad de dulces, súper económicos.
 Un tren de cercanías nos lleva a Pezinok (1 € el billete), situada a unos 22 kilómetros de Bratislava, saliendo uno cada hora; yo cogería el de las 10, tarda unos 22’ en llegar a Pezinok.

 Una vez en la estación me dirijo al centro que se encuentra a unos 300 metros.
Esta pequeña localidad, era una de mis curiosas visitas. No es un sitio turístico, solo alguna escapada de viajeros perdidos se ven por aquí. Es un buen lugar para empaparse de la cultura eslovaca sin ánimo turístico; es la esencia del país. Lo ojee en un libro, con lo que lo incluí en mi ruta.
 Hay una pequeña oficina de información turística, con lo que allí me dieron un pequeño plano y me recomendaron lo que había que ver. Con un par de horas es más que suficiente, yo sin embargo estuve hasta el mediodía, cuando volví a Bratislava.
 Pezinok tendrá unos 20000 habitantes y se conoce desde el año 1208 bajo el nombre de Bozen. Fue nombrada ciudad real en 1647. Destacan por su belleza  el ayuntamiento de estilo renacentista, construido en torno a 1600, y varias iglesias del siglo XIV y XV.

Otro edificio renacentista de gran interés es el que alberga el museo vitícola, que aunque estaba bastante recomendado, no llegué a entrar.
Realmente esta pequeña localidad tiene un par de peatonales calles centrales en donde se concentra lo que hay que ver. Yo además de verlo, quiero perderme por otras zonas más locales del pueblo, en el que quise respirar un verdadero ambiente local.
 Paseando hasta el final del pueblo, me llama la atención las coloreadas fachadas de muchas de sus casas: verdes, celestes, anaranjadas, marrones…muchas de ellas son pequeños establecimientos de comida y de ropa. Los precios de lo que venden son realmente barato. Entro en una frutería y aprovecho para comprar algunas piezas de fruta.

 Es la hora de un aperitivo, así que aprovecho para entrar en una cervecería en la que se reúne la gente del pueblo, junto a un mercado local.
 Me tomo una refrescante cerveza, increíble, una jarra de medio litro 0,85 céntimos y una bolsa de patatas fritas gigante 0,50 céntimos. Aquí varios señores charlan mientras que juegan a las cartas, la camarera bromea a cerca de algo que tiene algún vecino (todo esto en eslovaco, claro) así que yo como lelo simplemente me limito a observar. Algunos de ellos me miran atónitos como diciendo ¡y este guiri que hace aquí!

Me dirijo ahora hacia una fortaleza, con algunas murallas incluidas. No hay suerte está cerrado, más que cerrado abandonado, así que me limito a pasear por el enorme parque que lo rodea.
 En el centro del parque se encuentra un  pequeño lago en el juguetean varias familias de patos; es el lugar donde ellos se remojan mientras los críos aprovechan para dar de comida a los pequeñines y a los muchos pavos reales que se ven por toda la zona arbolada.

A las 13:45 horas cogí el tren de regreso hacia Bratislava.


De nuevo en Bratislava

 Una vez en la capital me voy directamente para visitar el castillo, quizás el símbolo más representativo de Bratislava.

Situado sobre una colina a 74 metros de altura por encima del Danubio y 212 sobre el nivel del mar, caracteriza el perfil de la ciudad.
 Podemos subir a él por varias escalinatas que atraviesan una zona arbolada, o bien por una de las calles que la circundan. En cualquiera de ambos casos, podremos ir disfrutando de hermosas vistas sobre la ciudad. Una de las entradas principales es la  Viedenska brana (Puerta de Viena).

 La existencia de este castillo como asentamiento, se remonta al año 907, pero fue a partir del siglo XII cuando se convertiría en una fortaleza románica que, a su vez sería reformada por los húngaros.

 Este castillo asumió las funciones de residencia de la familia real húngara entre 1761 y 1765, después de que fuese un baluarte inexpugnable frente a la expansión de las invasiones otomanas.
Por su forma de cuadrilátero con torres en las esquinas le ha proporcionado el apodo de “mesa volcada”.
 Actualmente es la sede de representación del Presidente de la República  Eslovaca, y además de dar cabida a exposiciones temporales, alberga colecciones arqueológicas e históricas en el museo arqueológico.

 Bajando de nuevo hacia el centro de Bratislava, atravieso el puente sobre la  carretera y me adentro en las antiguas murallas de la ciudad.

 En un paseo a través de ellas, nos retrocede a tiempos pasados, al poco, llegamos a la catedral de San Martín.

 Callejeando de nuevo por el casco antiguo, desemboco en la rambla de Hviezdoslavovo (junto al Danubio), en donde aprovecho para sentarme en una de las muchas terrazas y tomarme una enorme cerveza por poco más de un euro. Al final de la rambla llegamos al edificio del Teatro  Nacional. Este es el más antiguo teatro profesional de Eslovaquia, que consta de tres partes: ópera, ballet y teatro.

Bordeando el Danubio, me dirijo hacia el edificio de la Universidad y desde ahí, circundando el casco antiguo de nuevo me adentro en él. Busco un sitio donde sentarme a comer (hay decenas de ellos) cerca de la plaza del ayuntamiento. Pido una rica cerveza negra y una sopa goulash.
 Me quedo un rato escuchando música en unas de las plazas, mientras, el gentío se va agolpando por las calles de la ciudad. El ambiente está servido a estas horas de la tarde. Las terrazas empiezan a estar atiborradas de clientes, y en todas las mesas se ven enormes jarras de cerveza: rubias, negras…de muchas marcas y sabores distintos. Las calles se preparan para una larga velada.
 Regresando ya para el albergue, y cerca de él, visito los jardines y el Palacio de Grassalkovich. Es un palacio de verano de estilo rococó y barroco tardío con un bello jardín francés. Fue construido en 1760 para el Conde Antal Grassalkovich, un noble húngaro que era el jefe de la cámara húngara. Actualmente es la sede del Presidente de la Republica de Eslovaquia.
Sobre las 21:00 horas ya estaba en el albergue, tomé un refresco en el bar del mismo (invitación de bienvenida), y después de contemplar  el ambiente de los jóvenes mochileros hospedados, partí hacia mi habitación. Mañana tendré un largo día de trasbordos hasta llegar a Banska Stiavnika.


Día 8. Bratislava-Banska Stiavnika

 Llegó el día que me adentraría en el interior de Eslovaquia con dirección a la pequeña y encantadora población de Banska Stiavnika. Ya desde España sabía que era la zona más complicada para llegar, quizás por su remota situación y por la mala combinación de transporte. Al final quedó así: Bratislava (10:00)-Svolen(12,58) y Svolen(13:11)-Banska Stiavn.(13:53).
 En un trayecto total de 172 km, tardando unas cuatro horas aproximadamente, y costándome el billete 11 €.

El tren que me lleva a Svolen es como aquellos que cogía en España hace ya bastantes años; con compartimentos para seis personas y con unos asientos que se pega al cuerpo. El tren va casi vacío, yo soy el único pasajero de mi compartimento, y no más de diez en todo el vagón, sobre todo pasajeros eslovacos. Me da para disfrutar del paisaje y para reflexionar y pensar sobre mis cosas.
Tras un primer tramo de trayecto totalmente llano, una hora después aproximadamente, empezaron a asomar las verdes montañas eslovacas y el paisaje se fue tiñendo de frondosos bosques y pequeños montes.
De vez en cuando salía al desierto pasillo y disfrutaba del paisaje en un silencio infinito, solo yo, y de vez en cuando el revisor pasaba para pedirme el billete.
 El reloj marcaba las horas rápidamente y yo, sobre el mapa iba efectuando el recorrido que llevaba y lo que me faltaba hasta llegar a Svolen.

 Paso por el apeadero de Zarnovica, y al consultar con mi mapa, veo que queda poco, pero el reloj parece avanzar más rápidamente y empiezo a detectar que el tren llegará a mi destino con algunos minutos de retraso. Le pregunto y le insisto al revisor de la hora de llegada, “tengo que hacer un trasbordo”. Solo tengo 13 minutos de margen. El revisor me dice “en eslovaco y con alguna palabra suelta en inglés” que no me preocupe llegará a tiempo. Miro el reloj y todavía no hemos llegado, el minutero  ha dejado atrás la hora de llegada prevista. Pienso, “cuando llegue el otro tren se habrá ido”. Por fin llega al apeadero de Svolen, con  veinte minutos de retraso. Cojo al revisor por el brazo y le digo que por favor me indique de donde sale “o salía” el otro tren hacia Banska Stiavnika. Menos mal, por fin respiro a gusto, mi pequeño tren está esperando que llegase el que venía de Bratislava, o sea el mío.

 Menuda sorpresa cuando veo el tren, un único vagón con vía especial, solo nos dirige hacia Banska Stiavnika. Con razón era complicado llegar hasta allí.
Cuando me monto al vagón, la señora revisora con una buena fisonomía eslovaca da la orden al maquinista para que se ponga en marcha. En poco más de media hora llegaremos a nuestro destino. Ahora sí que estamos inmersos en medio de las montañas eslovacas. El tren pasa por varias aldeas, en donde las casas parecen estar todas pintadas de colores llamativos.
 Una vez en el interior del vagón, acoplo la mochila junto a otros mochileros eslovacos que van de acampada por la comarca. Junto a mí, otra pareja de eslovacos con un par de críos. No paran de chincharse uno al otro, y de pegarse pellizcos disimuladamente. ¡Cómo me recordó a mis hijos cuando eran así de pequeños!
 Sobre las 14:00 horas llegué a la solitaria estación de Banska Stiavnika. Una vez en ella me situo en el mapa, no hay otra opción, solo seguir carretera arriba hasta llegar al pueblo, en unos quince minutos llego. Hace un calor infernal…sin comer y la carga de las mochilas…deseando estoy de llegar…pero me temo que todavía quedaría un buen rato hasta localizar el hostal.

Una vez en el pueblo, pongo la dirección en el GPS de mi móvil para que me indique el camino, está en un extraño, apartado y alto lugar, sobre una colina. Al final tengo que preguntar por el hostal al que voy. Le pregunto a una chica, con la que mantengo una conversación con algunas palabras en inglés y mucho en italiano (no es que yo sepa italiano, sino que más o menos se entiende). La indicación que me da es a través de la carretera o por medio del campo, opto por la segunda. Chorreando de sudor hasta llegar a lo alto de la colina, por fin llegué.
 ¡Vaya vistas del pueblo desde el hostal!, ha merecido la pena el esfuerzo.
 Ya en la recepción, que a la vez hace de restaurante, lo primero que hago es tomarme una enorme cerveza bien fresquita. Me asignan la habitación, la mejor y con las mejores vistas, la nº 5. Tras dejar todos los bártulos, directamente me dirijo para la ducha. Una buena habitación, excelente lugar y recomendable 100%.
Rápidamente me dirijo de nuevo hacia el pueblo para visitarlo. Ya sabía el camino, así que tras quince minutos de bajada por el camino del cementerio y algunas casas de campo llego al centro.
 
Según bajo por el camino, siempre veo de frente la iglesia del Calvario, que omnipresente domina todo el pueblo desde lo más alto. Saluda y acoge a todos los visitantes que se animan a venir a este remoto y bello rincón de Eslovaquia.

 La entrada al pueblo la haré buscando directamente la empinada calle que poco a poco me acerca hasta la Plaza de la Trinidad, epicentro de los lugares más hermosos de Banska Stavinika.
Una vez en ella y situada al lado de la colina, empiezo a disfrutar de esta visita en un lugar con apenas turismo y con grandes atractivos.
Esta plaza en 1990 volvió a recuperar el nombre de Trojicni stip (columna de la Trinidad) que la caracteriza. El trazado de la ciudad es de bastantes desniveles, con lo que en su visita estaremos todo el rato subiendo y bajando, a la vez que disfrutamos de excelentes vistas.
    Lo primero que hago, una vez que llego a esta plaza es buscar un restaurante donde comer. Con tantas caminatas de subidas y bajadas tengo un hambre feroz, así que como en uno de los restaurantes que hay en la misma plaza.
 A continuación empiezo a callejear por todos sus bellos rincones.

Esta ciudad está situada en el centro de una enorme caldera creada por el colapso de un antiguo volcán. Debido a su tamaño, la caldera es conocida como Montañas Stiavnika. Debido a sus grandes atractivos y preservados de forma medieval, fue declarada como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el año 1993.
 La plaza de la Trinidad es el corazón de la ciudad y en ella están situados el museo minero, al igual, en las partes altas de la ciudad se encuentran los castillos, denominados el Nuevo y el Viejo. Adyacentes a la plaza se encuentra el Ayuntamiento y la iglesia de Santa Catalina.
Pasear por esta ciudad es toda una gozada, disfruto cada vez que descubro una nueva vista desde lo más alto, un nuevo rincón, aún más bello del que ya había visto…
 Subiendo por la calle Akademicka, ésta se ensancha para formar un pequeño triángulo en la Plaza del Levantamiento Nacional Eslovaco.

 Un poco más adelante se encuentra la fachada de la iglesia luterana que fue construida entre 1794 y 1796; encontrándose cerca de ella la iglesia católica de Santa katarina.

En torno a la Columna de la Trinidad se encuentran varias casas de los siglos XVI y XVII, como por ejemplo la Hallenbachov que es la sede de la exposición de minerales del Museo Minero.
Subo por una callejuela que me lleva a la parte alta, detrás del castillo Viejo y desde ahí recorro toda la  ciudad, pudiendo disfrutar de unas maravillosas vistas. Destacando todos los campanarios y torres de las iglesias y allá a lo lejos El Calvario.



Bajo de nuevo hacia la plaza de la Trinidad, y desde allí, poco a poco me dirijo hacia el otro extremo del pueblo, buscando algún sitio donde cenar. Al final opto por entrar en un supermercado  y comprar cosas de comida para tomármelas en la terraza del hostal, pero antes me doy el capricho de tomarme un helado por solo 40 céntimos, ¡que barato!

Poco antes de las nueve de la noche ya estaba en el hostal, disfrutando de nuevo de unas excelentes vistas y de un coqueto jardín, ubicado en el mismo hostal.

Preparé la mesa y las sillas que estaban en la terraza, y saqué todas las cosas de comida que había traído.

¡Qué maravilla de lugar!, ¡Qué fresquito!, ¡Que vistas!...Mientras degustaba mis exquisitos bocatas combinado con unas buenas cervezas, contemplaba el centro de Banska Stiavnika, en la que poco a poco la obscuridad se iba a apoderando de sus calles, solo iluminada por los grandes focos de sus iglesias.



Un silencio infinito es mi fiel acompañante, yo solo, con mi pensamiento y mis reflexiones…así durante dos horas contemplando este hermoso lugar remoto de las montañas del centro de Eslovaquia.

Tras un largo día de viajes y visitas, el sueño me empezó a vencer y  poco a poco me fui retirando hacia mi aposento, contento por este maravilloso día.

Día 9. Banska Stiavnika-Budapest 
              (Vía Hronska Dúbrava-Nové Zamki-Stúrovo) 


 Mi tren con dirección a Budapest saldría a las 12.00, con lo que todavía tendría tiempo para dar una vuelta por la zona del hostal. A las ocho ya estaba en planta y desayunando en mi terraza, con un bonito amanecer.

 Dejé todas las cosas preparadas y me fui a dar una vuelta por los alrededores del hostal. Ubicado en zonas de urbanizaciones, con muchas casitas de colores y fabulosos chalets. Rodeado de grandes zonas verdes y arboladas, las vistas desde todos los lugares son magníficas.



Me adentré por varias calles y senderos que habían habilitados y que se encontraban entre las casas. Durante una hora aproximadamente estuve andando y disfrutando de unas excelentes vistas. Volví al hostal, y sobre las 10:30 partí hacia la estación de Banska Stiavnika, a la que llegaría una hora después, tras un recorrido de unos tres kilómetros.
Hoy tendré un largo día de viaje, a pesar de que solo hay una distancia de 252 km entre Banska Stiavnika (Eslovaquia) y Budapest (Hungría), pero con muy mala combinación de trenes, en la que tendría que hacer varios trasbordos y con grandes esperas, además de un par de incidentes en el trayecto. Ahí va toda la combinación:
Banska Stiavnika-Hronska Dubrava (12:00-12:28), Hronska Dubrava-Nove Zamky (14:03-17:08) y Nove Zamky-Budapest (teóricamente 18:45-20:35) y que en realidad se convirtió en Nove Zamky-Sturovo-Budapest (20:25-21:15-21:30-23:10).
 Media hora antes de la salida de mi tren, ya estaba en la solitaria y fantasmagórica estación de Banska Stiavnika. Solo un crío, hijo del guarda de la estación,  correteaba por los arcenes y por  un pequeño jardín algo descuidado. Pocos minutos antes de que el tren (vagón partiera, algunos habitantes del pueblo vinieron para coger dicho tren.
Ya montados, y con la hora prevista de llegada a  Hronska Dubrava, me apeé yo solo en dicha estación. Tenía tiempo de sobra, así que anduve hasta el pueblo (más bien aldea, solo algunas casas salpicadas) buscando algún sitio donde comer. Aquello estaba desierto, no había nadie por las calles, y por supuesto ningún lugar donde comer.
 Volví a la estación y me quedé en el pequeño restaurante que allí había. Sin entenderme en eslovaco y utilizando el idioma de los gestos cuando se tiene hambre, por fin me enteré que es lo que tenía para comer.
 Pedí un menú por el que solo pagué 3 € y una cerveza de algo más de medio litro por 1 €.

Comía yo solo en aquel pequeño salón; de vez en cuando venía la señora camarera, que a la vez hacía de cocinera y de cajera, para preguntarme que tal la comida.
 Todavía me faltaba algo más de media para la llegada de mi tren, con lo que esperé en el interior del bar, curioseando sobre algunos personajes locales que se acercaban a dicho bar: obreros que empalmaban una cerveza tras otra, el que se pega siempre en la barra del bar, el borrachín del pueblo…
Cogí mi siguiente tren a la hora prevista y llegando a su hora a la estación de Nove Zamky. El viaje lo hice tranquilo y prácticamente en solitario en todo el vagón.
Ya durante todo el trayecto, el cielo se fue ennegreciendo por segundos, descargando una buena tormenta de agua y granizo. Ya en la estación seguía diluviando, mientras yo me tomaba una agradable merendola  en el bar de la estación, contemplando la lluvia desde los ventanales.

 Los minutos pasaban lentamente, así que aproveché para escribir este diario, mientras que la espera para el siguiente tren se hacía interminable. Pero…poco antes de la salida, en los paneles informativos indicaba que ese tren vendría con un retraso de media hora…después de una hora…de hora y media... Algo importante había pasado. El tren venía de Hamburgo con dirección Viena. Pregunté cuál era el motivo, pero no lo sabían. ¿Posiblemente un problema en las vías?

Por fin a las 20:22 el tren salió hacia Sturovo (frontera con Hungría), una vez allí el revisor nos hizo bajar a todos los mochileros hasta la espera de un nuevo tren, que por fin nos llevara a Budapest.
Yo me senté en un compartimento en el que viajaban dos muchachas jóvenes de Alemania, también mochileras. Intercambiamos las típicas preguntas viajeras, y entre otras, la gran pregunta ¿A qué se había debido el retraso? Sin obtener respuesta por parte de nadie. Junto a mi compartimento, viajaban dos parejas de españoles que estaban haciendo la típica ruta: Praga-Viena-Budapest. Tampoco sabían que es lo que había pasado…como hacía tiempo que yo no hablaba español me puse a charlar un rato con ellos, hasta que poco antes de llegar a Budapest, y sin saber dónde estábamos, el revisor nos hizo bajar a todos los mochileros, era el final del trayecto. Sin entender nada, todos bajábamos del tren, en un lugar obscuro y sin saber dónde estábamos ubicados, ¡una cosa extrañísima! Empezamos todos a andar bajo una intensa lluvia hacia una parada de autobús (14 E), y allí nos montamos en uno que nos llevó hasta una boca de metro, en el que ya cada uno se buscó la vida para ir a su lugar de destino. Menos mal que yo ya manejaba el tema del metro en Budapest, con lo que cogí mi línea (azul nº 3), y sobre las doce de la noche llegué al mismo albergue en el que ya me hospedé anteriormente. ¡Buen día de trajín! 

Día 10. Budapest-Holloko-Budapest

 Desde que proyecté este viaje, uno de los lugares que tenía un especial interés en visitar, era Holloko, ya que éste es el único sitio de Hungría que está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Aunque en un principio tenía planeado coger un autobús directo que Salía a las 8:30 desde Budapest, debido al ajetreo del día anterior, preferí coger otro, que aunque había que hacer trasbordo y salía a las 11:30, lo prefería. De este modo, tras un tranquilo desayuno, me dirigí hacia la estación de autobuses de Ujpest-Varoskapu autobusz vegallomas XIII, cogiendo la línea nº 3 azul del metro. Una vez allí fue una odisea verdadera enterarme de los horarios del trasbordo, el lugar en el que lo hacía y las horas de llegada…y todo esto, porque la chica que emitía los tiques solo hablaba húngaro y nada de inglés, y yo de húngaro estoy más bien frito. Así que tras 15 minutos haciendo dibujos en un papel y a base de flechas para arriba y para abajo pude conseguir sacar los billetes con toda la información. La combinación fue la siguiente, ida: Budapest-Szecseny-Holloko (11:30-13:30-13:35-14:00) Vuelta: Holloko- Szecseny-Budapest (16:00-16:25-16:30-18.30).
 Por fin, ya estoy en Holloko. Este diminuto pueblo está situado a unos 100 km al norte de Budapest, junto a la frontera con Eslovaquia. Ubicado en un angosto valle de los montes Cserbat, formando parte de las montañas del Tatras, repartidas también entre Eslovaquia y una porción en Polonia.
 Como dije anteriormente es el único pueblo que ha conseguido ser designado Patrimonio de la Humanidad.
Holloko es muy pequeño, solo está formado por una calle de unos 500 metros de longitud y a ambos lados de la misma, hermosas casitas. 
 El pueblo entero es un museo al aire libre; está formado por una bella iglesia, pintorescas casas coloreadas con bellos jardines cargados de flores, algunos atractivos restaurantes haciendo juego con el pueblo y algunas tiendas de suvenires ubicadas en las mismas casas.

 Los “Paloc” viven aquí desde el siglo XII, época de la que data el castillo de Szarbegy, y su lengua y forma de vestir poseen un gran colorido. Las 58 casas, iglesias y talleres protegidos por la Unesco no tienen más de 150 años de antigüedad, ya que antaño estaban construidas con madera y paja, pero varios incendios devastaron el pueblo y fueron reconstruidas con ladrillos y tejas.
 
 Recorro el pueblo por la única calle existente y no dejo de detenerme a cada instante para disfrutar y fotografiar tan hermosos rincones. Está todo muy cuidado, limpio y decorado con mimo y con esmero. Me detengo en una de las casas en la que me llama la atención una abuelita ataviada con unas curiosas vestimentas. Tiene un tenderete improvisado en el que vende algunos detalles hechos y diseñados por ella misma.
 De forma muy simpática y agradable me enseña todas sus obras de arte; está claro que si puede sacar algunos florines a los pocos visitantes que se ven por aquí, pues mejor que mejor.

Paseando un poco más hacia adelante, me reclama otra abuelita. En esta ocasión lo que estaba vendiendo eran pastillas de jabón, hechas de forma casera y con varios aromas.
Hace un calor infernal, y son casi las tres de la tarde, así que hago una parada para comer en uno de los coquetos, buenos y baratos restaurantes que hay por aquí.
 
 ¡Qué buena pinta tiene este restaurante! Y no me equivoqué. Exquisita comida en un agradable ambiente. Pedí un Cyganypecsenye vegyes Körettet (plato con varios filetes empanados con deliciosos ingredientes, una gigantesca guarnición de ensaladas, patatas fritas, huevos fritos y pancetas fritas, y como no, dos enormes cervezas húngaras de medio litro. Todo 2200 florines, unos 8 €. Lugar recomendable 100%.
 Una vez comido, ya había visto todo el pueblo, solo me faltaba subir al castillo. Un autobús me salía a las 16:00 horas y ya el otro a las 18:00, con lo que me apresuré utilizando mis dotes de montañero para subir al castillo y regresar en el de las 16:00, ya que el otro me parecía mucho tiempo para estar todavía aquí.
 Al castillo de Holloko se puede acceder por un pequeño callejón que hay entre algunas casas, está indicado. Tendré que subir por un senderillo que atraviesa un bosquete, en diez minutos a marcha forzada ya estaba arriba, aunque debo de reconocer que con el estómago lleno de la comida, no era demasiado apetitoso, pero no había otra alternativa si quería coger el autobús de las 16:00.
 Esta fortaleza del siglo XIII destruida por los turcos durante la retirada y fue reconstruida y restaurada en el año 1996. Una vez arriba disfrute de las vistas, pero obviamente no llegué a entrar a su interior. Tampoco lo daba como algo especial. Después de haber visto tantos castillos y fortalezas, tampoco me perdía nada.

Bajando, casi corriendo por el empinado sendero, me dirigí a la parada del autobús, y ya a la hora prevista y con el consiguiente trasbordo llegué a Budapest a las 18:30 horas.

De vuelta en Budapest
Una vez en la capital, cogí el metro y me dirigí hacia la zona centro comercial, esto es la calle Vaci. A estas horas de la tarde el ambiente ya estaba servido en esta bulliciosa calle peatonal. Me lo tome en plan tranquilo, paseé por la zona y disfruté de la música que algunos grupos tocaban en las terrazas de las cafeterías y restaurantes. Aproveché para comprar un par de detallitos de regalos.
 Sobre las 20:30 volví a mi albergue, dando por finalizado la jornada de hoy.

Día 11. Budapest


Este sería mi último día de estancia en Budapest, al igual que de mi viaje. La jornada la dedicaría a visitar todos aquellos lugares que todavía tenía pendiente: el Gran Mercado Central, subida a la colina del monte Guellert, y el barrio judío. Así que disponía de  casi todo el día para disfrutarlo de forma tranquila, ya que hasta las 00:05 horas no partiría mi avión. Preparé las mochilas y las dejé en el albergue hasta por la tarde.
Una vez desayunado, sobre las 10:00 empecé la ruta. Mi primer destino fue el Gran Mercado Central que se encuentra junto al puente de la Libertad. Para llegar a él, tuve que recorrer la bulliciosa y concurrida calle peatonal de Vaci.
Este mercado es uno de los atractivos turísticos de Budapest, al igual que el de la Boquería de Barcelona, en las ramblas. 
El Mercado Central de Budapest, conocido como el Gran Salón del Mercado de Budapest es la plaza de mercado cubierta o bajo techo más grande de Hungría, siendo este uno de los edificios más emblemáticos de la capital húngara.
Este edificio de comenzó a construir a finales del siglo XIX, concretamente en 1894, por el arquitecto Samu Pecz, pero su inauguración fue en el 15 de febrero de 1897, tres años después. El motivo de dicha construcción fue para controlar la calidad de los alimentos y mejorar el estado de conservación de los mismos ya que a finales de dicho siglo, la población estaba sufriendo muchos problemas sanitarios.

El mercado está dividido en dos plantas; la planta baja es donde se encuentran todos los puestos de frutas, verduras, carnes…y la primera planta está repleta de tiendas de suvenires y de bares, en donde podemos comer.
A estas horas de la mañana el mercado está a rebosar, así que esquivando a la gente, doy un paseo por los puestos de frutas, verduras… llamándome la atención que no vi ninguno de pescados.
Hora de comer, ya tenía visto uno que me lo daban como muy bueno y que servían comida típica húngara, el restaurante fakanal, situado junto a las escaleras de subida. Estaba a rebosar, con colas que llegaban hasta la puerta, con lo que busqué otro sitio donde tapear algo. De los muchos tenderetes que hay, opté por uno en el que tuve que compartir mesa con una pareja de catalanes.
Pedí una extraña comida en forma de cucurucho con verduras, carne y varias salsas. Era difícil de comer, chorreaba por todas partes, pero con una buena cerveza húngara entraba bien. Aprovechando que estaba sentado junto con esa pareja, entre comer y comer no dejábamos de charlar.
 Eran Montse y Jordi, dos típicos nombres catalanes. Era la primera vez que salían de España ellos solo (cosa rara siendo de Barcelona) y habían cogido una estancia de una semana en Budapest (demasiado tiempo, hasta para aburrirse) querían empezar a probarse en este apasionante mundo del viajar. Al final, nos tiramos una larga hora de charla…
 A continuación me dirigí a la cercana colina de Guellert para disfrutar de unas impresionantes vistas desde el monumento de la Liberación. Para ello primero, tendré que atravesar el Danubio a través  del puente de la Libertad.
Antes de empezar a subir los cientos de escalones y cuestas pasamos por una capilla rupestre, lugar de culto de los católicos húngaros. 
Recién comido y a esta hora del mediodía, francamente, se hace largo esto de tantos escalones, pero no hay otra, así que a descansar cada poco y disfrutar de las vistas.
Se trata de un cerro rocoso de 235 metros de altitud, situado al sur de la colina del castillo, desde el que podemos disfrutar de unas maravillosas vistas del Danubio y de la ciudad de Pest.
 En la cima el elemento más destacado es el Monumento de la Liberación, cuyo perfil es visible desde cualquier punto de Pest, especialmente con iluminación nocturna. Inicialmente fue una obra dedicado a los soldados soviéticos que liberaron Budapest que tras la caída del régimen comunista fue oportunamente reconvertida en homenaje a los luchadores húngaros.

Por último, me traslado ahora al barrio judío; para ello de nuevo tendré que atravesar el Danubio y siguiendo la avenida Rakoczi  llego a este histórico barrio.


 La gran Sinagoga es su mayor exponente. Domina con su brillante silueta de reminiscencias mozárabes en la otra avenida de karoly Körut. Fue construida entre los años 1854 y 1859 en estilo bizantino-morisco con fachada de ladrillos blancos y rojos y frisos de cerámica.
 Dentro del mismo se encuentra el Museo Judío y el Cementerio de los héroes donde fueron enterrados los habitantes del gueto durante la ocupación nazi, y el Árbol de la Vida en homenaje a los 600000 judíos húngaros asesinados por los nazis.
 Intenté entrar pero ya estaba cerrada, con lo que me limité únicamente a visitarla por fuera.
A la espalda de la sinagoga, continúan algunas calles del barrio judío y que prácticamente a excepción de ésta y otra sinagoga ortodoxa, en todas han desaparecido el ambiente judío que antaño se respiraba.
El paseo por estas calles, poco o nada hay que destacar, con lo que abandono el barrio judío y me dirijo hacia la cercana plaza de Deak Ter.
 Ya sobre las 18:30 caminé hacia el albergue con la intención de recoger mis mochilas y dirigirme hacia el aeropuerto. Mi visita a Budapest había finalizado. Aunque había una cosa importante en Budapest que no vi, y no por falta de tiempo, sino porque no estaba muy interesado en ello, a pesar de ser una de las atracciones de esta capital húngara. Los baños termales y sus manantiales, procedentes de 14 fuentes subterráneas. Los baños Rac y Rudas, según he leído son “los más turcos” de la ciudad. Así que a pesar de no haberlos visto, será otra visita obligada para cualquiera que visite esta hermosa ciudad.

Ya tenía claro la línea de metro que tenía que coger (azul nº 3), llegando hasta la última parada, y cogiendo allí el autobús 200E que me dejaría en el aeropuerto. Sobre las 19.30 ya estaba en la terminal 1 mirando los paneles de información para ver mi vuelo con dirección a Barcelona. Me llamó la atención que no aparecía, con lo que sin entenderlo y algo mosqueado pregunté a la chica de información. 
En mi reserva aparecía que salía de la T1, pero por lo visto hubo un cambio y dieron la salida desde la T2, menos mal que ambas estaban pegadas y además iba con tiempo de sobra. Así que a las 20:00 horas ya estaba en mi terminal, gastando los pocos florines que me quedaban sueltos en un café y a matar las horas hasta la salida del vuelo. Sentado en la terraza del bar, terminé de escribir mi ruta diario por estos tres países y que durante estos 12 días los he disfrutado, viajando solo, como aquellos recuerdos lejanos que ya tenía casi olvidados. 

Día 12. Budapest-Barcelona-Sevilla

A las 00:05 salió mi vuelo con destino Barcelona; como no tenía que facturar, directamente me dirigí hacia mi puerta de embarque. Puntualmente salimos llegando a Barcelona en torno a las 2:30. Aquí vendría lo peor, buscar un buen asiento en donde pasar toda la noche, hasta las 8:00 de la mañana que salía mi avión hacia Sevilla. Este es el sacrificio que hay que hacer para volar a precios muy baratos entre capitales europeas. Entre tumbos y tumbos, tomar algún refresco y dar varias cabezadas, me dieron las seis de la mañana, hora en donde el aeropuerto empieza a despertar y yo aprovecho para tomar un desayuno calentito y poco a poco ir despertando. A la hora prevista salió mi vuelo hacia Sevilla, y ya en el avión no dejaba de recordar tan bellos lugares visitados y haciendo planes para mi próximo viaje…

No hay comentarios:

Publicar un comentario