lunes, 14 de diciembre de 2009

Subida al Mogorrita (Cuenca-1864 m) Dic/09

SUBIDA AL MOGORRITA (1864 m)

TECHO DE CUENCA




Datos de interés:

Lugar de partida: refugio en carretera desde Tragacete a Guadalaviar, 13 km 1620 m
Altitud: 1864 m
Desnivel: 244 m
Desnivel acumulado: 244 m
Dificultad: Baja
Duración: 1 hora y media
Fecha: 7-12-09
Longitud: 5 Kilómetros
Participantes: Rosa y Antonio

Estamos situado en la localidad conquense de Tragacete, en plena serranía de Cuenca.
Desde esta localidad con dirección a Teruel y Guadalaviar, la carretera asciende hacia el puerto de Orihuela (1650 m) por una sucesión de curvas y estrecho carril. A unos siete kilómetros

desde el cruce, nos encontramos con un refugio (1620 m) (perfectamente visible) y que queda en la parte derecha de la carretera. Aquí dejaremos el coche. Justamente en frente del refugio y al otro lado de la carretera nos encontramos una pista, que es la que deberemos coger.
Son las 13 horas, hace frío, mucho frío.


La cota de nieve para hoy la dan en torno a los 1800 m, por lo que es posible que nos caiga algo de nieve ya que el pico Mogorrita está a 1864 m.
Ha estado toda la noche y mañana lloviendo y la niebla se está echando encima. Incluso aún así partimos para la ruta.





Es corta, fácil y sin ninguna complicación, por lo que aunque el tiempo nos lo complique, estaremos cerca.


Empezamos a andar por la pista de tierra y así durante un par de kilómetros, a ambos lados de la misma, extensos bosque de pinos.


Al finalizar la pista, ésta desemboca en un gran corta-fuegos, que en realidad era una pista de estación de esquí, y que hace ya años que se desmontó.


Ahora la pendiente es fuerte y empinada, nuestro resoplar se nota al subir. Las nubes están muy bajas y la niebla está con nosotros, miramos hacia atrás y no se ve nada. El corta-fuegos es ancho, así que no habrá problemas a la vuelta con la niebla, eso pensaba yo en voz baja mientras subía y miraba hacia atrás.


Tras unos veinte minutos de subida nos encontramos con una pequeña pared de rocas en forma de espolón por la que hay que subir.

Entre roca y roca se busca el senderillo que nos lleva hasta la cumbre. Hay que tener precaución con la piedra resbaladiza debido a la humedad de la niebla. Hace frío (4º), pero por suerte no nieva.


Ya se ve el vértice geodésico, junto a un pequeño esqueleto de hierro, testigo de la antigua estación de esquí. Junto a este, una pequeña casetilla rodeado de varias antenas, y un pequeño

molino eólico que no deja de dar vueltas (me supongo que alimentará de energía a la casetilla).


Henos tardado 45 minutos en subir, aquí un ratillo para disfrutar del lugar, aunque no de las vistas, ya que no se ve absolutamente nada debido a la niebla.


Dejé bien marcado el camino de vuelta por esta pequeña cresta, ya que la niebla estaba muy densa, y nunca se sabe que pasará a la vuelta.


Bajando por el mismo sitio regresamos hasta el coche, total de recorrido una hora y media.
Como el refugio estaba cerrado, comimos los bocatas en el exterior, bajo unas pequeñas cornisas para resguardarnos del sirimiri que en ese momento caía.


Nos estábamos quedando helados, así que a ingerir rápido que nos vamos.


Y por supuesto ya que se está por estas tierras hay que visitar el nacimiento del río Cuervos y la ciudad Encantada.

1 comentario:

  1. Muy bonito vuestro blog. Y muy útil! Desde hoy me hago seguidora.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar