sábado, 10 de diciembre de 2011

Circular montejaque-LLano Culantro-Llano Zurraque-Montejaque Dic/11





En esta ocasión nos damos cita tres compañeros del club: Manolo O, Juan G, y el que escribe. La idea es hacer una ruta exploratoria por la sierra de Libar, en el Parque Natural de Grazalema.
Para ello, nos trasladamos hasta la malagueña localidad de Montejaque, casi en los límites de la provincia de Cádiz. Haremos una circular de unos 20 km, 600 metros de desnivel acumulado, y unas siete horas.
Viniendo de la carretera Algodonales-Ronda, y unos 100 metros antes de entrar en Montejaque, en la parte derecha sale una pista, por aquí dejaremos el coche.
Estamos a unos 685 m de altitud, hace algo de frío, y empezamos la ruta a las 9:50 horas.



Avanzaremos por la pista, dejando a nuestra derecha la inconfundible silueta del pico Tavizna, junto a la cueva del Hundidero.


Quince minutos después, saldrá un carril a mano izquierda en la que nos encontraremos una cancela. Por ahí tiraremos.


Veinte minutos después tendremos que pasar por otra cancela.
Seguiremos avanzando por la pista, en la que la progresiva ascensión se va notando en nuestro paso. De hecho nos estamos dirigiendo hacia el puerto de Foreila (1060 m de altitud).
Tras una hora y diez minutos desde que iniciamos la ruta, llegamos a dicho puerto.
Aunque sale un carril a mano derecha que nos llevaría a la Charcha, nosotros seguiremos de frente, de hecho hay una marca azul en el camino.


Frente a nosotros hermosas vistas de la Sierra del Pinar: El puerto de las Palomas, con el Cerro coros a la derecha. En el centro El San Cristobal y el Torreón. Y a la izquierda la Sierra del Endrinal con el Reloj y el Simancón.


El camino empieza a descender suavemente por un bello encinar.
Unos quince minutos después, estaremos muy atentos, ya que en la parte derecha del carril veremos la llamada Cruz del Solano.
Corría el mes de septiembre del año 1936, metido en plena Guerra Civil, cuando un vecino del Villaluenga del Rosario de nombre Alonso Moscoso Solano fue asesinado  en este punto, mientras era conducido a Ronda para ser fusilado.


Cinco minutos después nos encontraremos con un par de cancelas, una verde en la derecha, y otra negra en la izquierda, nosotros cogeremos ésta última.
Hemos llegado al Llano del Culantro.


En diez minutos, una veredilla nos llevará hacia el pozo del Culantro.
Frente a nosotros las paredes del Cancho del Torero.
El sol empieza a calentar, el silbido de los pájaros se escucha tímidamente tras los árboles.
Éste, es un bonito lugar.



Estamos en el pozo del Culantro.
El agua corre cuesta abajo, regando el campo, y a su vez alivia la sed de los muchos animales que por aqui corretean y voletean.




Diez minutos después y siguiendo la vereda, encontraremos una señal indicándonos "Grazalema". Por ahí tiraremos.

Atravesaremos una cancela, y un senderillo nos llevará hasta el pozo de los álamos. Iremos atento, pues unos hitos de piedra nos marcan el camino




Una media hora nos marca la separación del pozo del Culantro y el de los älamos.



Este pozo está enclavado en un bello lugar.
Relativamente cerca vemos el Pico Reloj y el Simancón.
Aquí sacamos el mapa y empezamos a situar cada uno de los puntos que vemos a nuestro alrededor.



Ya retrocediendo, y en un pequeño cerrilo vemos el cortijo del Apeo.
Hacia el nos dirigimos.




Son las 12,30, buena hora para tomar alguna fruta y disfrutar de este lugar, en el que el sol nos empieza a calentar.


Bajando del cortijo, y atravesando un pequeño arroyuelo que va seco, nos dirigimos hacia un pequeño paso existente entre las dos paredes que vemos de frente. Está a diez minutos escasos. Un senderillo nos lleva a él.

He aquí el paso al que nos tenemos que dirigir.


Nos encontraremos una alambrada, pero una pequeña escalera nos hace de puente para poderla pasar.


...... Y a continuación una angarilla que debemos pasar.



Ya estamos en el Hoyo de la Matanza.



Siguiendo el sendero bien marcado, y en esta zona algo mas pedregosa, llegamos al llano del Zurraque.



Al final del llano del Zurraque nos encontramos el cortijo del mismo nombre.

Aunque el camino correcto hubiera sido, antes del cortijo en la parte izquierda ¿debe? de salir un sendero que nos llevaría al llano Gulfos, desde donde accederiamos a la pista de Montejaque a los Llanos de Libar.


Pero nosotros no lo vimos, y seguimos por detrás del cortijo, metiéndonos en un berenjenal.


Sin sendero marcado, y adentrándonos en una zona de encina y alcornoque. La humedad y la umbría era latente a nuestro paso. El musgo y los líquenes hacian su presencia por todos los rincones en los que avanzábamos.




Seguimos subiendo por este pedregal, sin saber seguros a donde iremos a parar
.

Allá abajo vemos el llano del Zurraque.




Tras 45 minutos subiendo, e intentando dar con algún camino que nos llevara a la parte más alta de las rocas. Por fin llegamos. Pero unos cortados casi verticales nos impedirían el paso. Así que de momento pararemos a comer, y disfrutaremos de estas hermosas vistas. Allá abajo ya vemos la pista que une Montejaque con los LLanos de Libar, y al fondo el Pico Palo y el Tunio.






Una curiosa formación de la roca, parece ser un cuerpo de dinosaurio. Por si acaso Juan le da algo de comer.



Bonitas formaciones de rocas en esta zona. Pero ......
Tenemos que bajar, ¿Pero por dónde?


Seguiremos avanzando entre roca y roca, pero siempre por nuestra izquierda, hasta encontrar una zona libre de rocas. Creemos que aquí habría salido el supuesto sendero que había antes del cortijo del Zurraque. 




Ya estamos cerca de la pista, un par de alambradas más y llegamos. 






Bueno, según el cartel, una hora y media hasta Montejaque. Esto quiere decir que tendremos unos seis kilómetros todavía por recorrer.





Ya vemos el Hacho de Montejaque.
!Cuantos recuerdos de aquel día donde subimos al pico Ventana, el Montalate y el Hacho de Montejaque¡



He aquí el pueblo de Montejaque.
Son las seis de la tarde, poco después la noche empezaría a caer.
Unos cafelitos, con unos dulces y para Sevilla.



1 comentario:

  1. Enhorabuena Antonio por estos reportajes tan buenos que relatas de tus excursiones, ya me gustaria algun dia hacer una ruta con vosotros.

    ResponderEliminar