viernes, 13 de marzo de 2009

Subida al pico Cielo (S. Almijara-1508 m) Marzo/08

SUBIDA AL PICO CIELO

Son las 6:30 y salimos dirección hacia Nerja, concretamente al aparcamiento de las cuevas.
En esta ocasión un grupo compacto de amantes de la montaña nos unimos para subir al pico Cielo: Javier, Juan, José Manuel, Rafael, Josefa, el que subscribe y Manolo que hizo de coordinador de ruta. Una vez allí se incorporó a nosotros un excelente montañero, Manuel, que venido de Málaga nos acompañó.


Datos de interés:

Lugar de partida: Aparcamiento de las cuevas de Nerja. Pista 3 kilómetros (330 m altitud)
Altitud pico Cielo: 1508 m. Sierra de Almijara (Málaga)
Desnivel: 1180 m
Dificultad: Media-alta
Duración: 6 horas
Fecha: 30-03-08
Club de senderismo y montañismo: señal y camino www.senalycamino.es


Sobre las 10:15 y en las cuevas de Nerja, parte una pista, donde al inicio, un cartel indicativo nos marca la ruta a seguir hasta el pico cielo.
Cogemos la pista y después de unos tres kilómetros aparcaremos el coche donde otro cartel nos indica el inicio del sendero. Situado a 330 m de altitud, tenemos un desnivel de casi 1200 m hasta alcanzar el pico cielo.
Empezamos a subir por la pista, cogiendo algunos atajos, que en forma de sendero perfectamente señalizado acorta algo las largas curvas de la pista.

El ritmo lo ponemos algo rápido, y justamente después de una hora habíamos salvado un desnivel de 400 m hasta llegar a la finca de la civila (750 m). Aquí la pista desaparece, y da paso a un sendero, que sale por la izquierda y derecha de la finca. A partir de aquí la subida es permanente y con fuertes desniveles.
Las vistas de la costa (Nerja, La herradura, Almuñecar), son impresionantes. El ondulado filo de la costa desaparece en el infinito, donde la bruma oculta la silueta.

El ritmo de subida es frenético, algunos notamos esta rapidez y nos vamos quedando descolgados. En otra hora estábamos situados en la parte superior del sendero, en un pequeño collado (1100 m). Paramos cinco
minutos para descansar y picar algo. El reagrupamiento dura poco, ya que después de disfrutar de unas espectaculares vistas de todos los picos del interior (Cisne, Lucero, Navachica) y su costa, seguimos subiendo.

Manuel y José Manuel salen disparados. Por detrás más rezagados Javier, Juan y Rafael, y ya descolgados muy por detrás Manolo, Josefa y yo.

El ritmo de subida es frenético. Yo cada dos pasos tengo que parar. La subida es pronunciada, el sendero, aunque perfectamente señalizado, en algunos tramos está más rocoso.

Suerte que hace buen tiempo. Esta ruta en un día de calor es imposible. Tiene mucho desnivel en muy poco recorrido, y totalmente despoblado de árboles.

Ya vemos la gran cruz que corona la cumbre. Nosotros (Manolo, Josefa y yo) tardamos tres horas en llegar, quince minutos antes llegaron Javier, Juan y Rafael, y media hora antes como dos balas Manuel y José Manuel.

Aquí arriba, un gran lujo nos permitimos. Hora y media de descanso, de disfrutar de unas impresionantes vistas de la Sierra de Almijara y de la costa.
Una gran cruz, de unos tres metros de altura preside elegantemente esta cima. Ésta, en una de sus caras (la que mira hacia el mar), cubierta de cristal, con un gran espejo, es testigo permanente de estas vistas.

A las 14:30 empezamos a bajar. Sosegados y sin prisas, vemos como los rayos de sol reflejan sobre los cristales de su cruz, como si “un adiós” nos quisiera dar con su fuerte luz. Se despide de nosotros, y nosotros de ella, con una foto desde lejos, desde abajo, donde la pequeña cruz brilla sobre el pico cielo.
A las cinco llegamos al coche. Un par de ciervos nos contemplan inmóviles, medio ocultos en las sombras del bosque, mientras una ardilla corretea sobre el tronco de un esbelto pino.

Ya en el coche, nos vamos a la playa de Maro, muy cerca de aquí. Donde un tranquilo chiringuito nos ofrece unas jarras de una fresca cerveza; y el mar tranquilo, contemplamos los siete, sonrientes y charlatanes. Mientras que el sol empieza en caer ……..

No hay comentarios:

Publicar un comentario