miércoles, 8 de febrero de 2012

Subida al Torrecilla (1919 m) Subtecho de Malaga (febrero/12)




Son varias la veces que ya había subido al Torrecilla, lo había hecho con mucha nieve, con lluvia, con niebla; pero jamás con temperaturas de -10º C.

En esta ocasión, parece que cogimos un día perfecto de frío. De hecho llevamos dos días con un gélido tiempo siberiano. En algunas zonas de Europa rozan los -35º C.



De este modo, bien cargado de ropa de abrigo, partimos 24 socios del Club, hacia “Los quejigales”. Para ello nos dirigimos hacia Ronda, y después por la carretera que nos lleva hacia San Pedro de Alcántara, a unos 13 km a la izquierda nos encontramos una pista que progresivamente en subida (10 Km) nos llevará hasta el área recreativa de los quejigales, en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra de las Nieves.


Con -6º C partiremos. Los arroyuelos helados, el frío es intenso, el fuerte viento siberiano nos azota en nuestros rostros.
Son las 10,50 A.M, estamos a una altitud de 1250 m. Tenemos por delante unas 7 horas de ruta, unos 700 m de desnivel, y unos 15-16 km. La idea es ascender por la cañada del Cuerno, y la vuelta la haremos por la cañada de las Ánimas.


Según salimos del aparcamiento, avanzaremos por la pista, y a los pocos metros cruzaremos un pequeño puente que sale a nuestra derecha. Hay un cartel indicándonos las características de la subida.




La ascensión de hace de forma progresiva, sin que haya pendientes duras. Los grandes pinsapos serán nuestros eternos acompañantes durante todo este tramo de ascensión. El sendero está perfectamente marcado, incluso hay algunos postes en el camino.





Según subimos, la nieve empieza aparecer. La estampa cromática se adentra en nuestras pupilas. Algunos pinsapos salpicados por la nieve caída, otros ya moribundos caen al suelo. Unos grandes, otros inmensos, y casi todos viejos, muy viejos. Es el gran Pinsapar que nos llevará hacia el puerto de los Pilones (1700 m). Una vez en la pista tiraremos hacia la izquierda, a la derecha nos bajaría hacia los Quejigales.












Aquí arriba el viento azota fuertemente, la temperatura la percibimos muy baja. Nos abrigamos hasta las cejas.










Allí a lo lejos lo vemos, El Torrecilla, todavía nos queda por llegar. Junto a nosotros enormes quejigos decorados por una nieve blanca, y alguna que otra rama con  hielo impregnado 







A partir de aquí el sendero irá llaneando durante un buen rato, a veces, el viento pega fuerte.




En algo más de media hora llegamos al pozo de la Nieves. En este punto, es donde a la vuelta tiraremos hacia la cañada de las ánimas.


Aquí aprovechamos para imnortalizar al grupo con una pequeña fotillo.





Casi una hora después alcanzamos la cueva de la Virgen de la Victoria, ya en la base del Torrecilla.

 
Bajo sus paredes, el agua se ha convertido en hielo, consiguiendo unas curiosas formas.







Tras descansar un ratillo, empezamos a debatir sobre la subida al torrecilla. hay algún compañero que decide quedarse, el resto nos ponemos manos a la obra, y empezamos a andar.


La cosa no está muy clara, hay muchísimo hielo, y según empezamos a subir algunos compañeros deciden volver, los resbalones son casi permanentes.


Solo 11 compañeros decidimos seguir avanzando por esta !pista de hielo!. Hay que pisar con mucha precaución, un resbalón traería fatales consecuencias.


Aunque el sol es radiante, a ratos corre unas fuertes ráfagas de viento, el frío es intenso.

A destacar el gran mérito de cuatro compañeros, que sin ser del grupo de montaña, consiguieron coronar el Torrecilla en estas condiciones. En especial la hermana de Carmina (era su primera vez), que abrigada todo el tiempo por Juan y Carmina consiguió lo inesperado para ella. !Enhiorabuena!


Una pequeña parada de reagrupamiento, en la cima estaremos muy poco tiempo.




Tres horas y media después de emprender la ruta alcanzamos la cumbre del Torrecilla.
Aquí miramos la temperatura, -5º C, con un fuerte viento helado, la sensación de frío es mucho mayor, quizás unos -10º C o -12º C




Si para arriba teníamos que ir con cuidado, para abajo mucho más. Es peligroso, y hay que bajar con muchísima precaución, el resbalón por el hielo, está garantizado, pero por lo menos que no rodemos.


Ya abajo, en la virgen de la Victoria vamos comiendo por grupitos, según vamos llegando.


De vuelta, cuando llegamos al pozo de las Nieves, nos dirigimos hacia él, cogiendo el senderillo que por allí sale.


El sendero ahora nos adentrará en un precioso bosque de pinsapos enormes, la cañada de las Ánimas.


Con bastante más nieve que en la cañada del Cuerno, las formas de los Pinsapos nevados son espectaculares.













Ya estamos llegando al final de nuestra ruta, fantástica ruta la que henos hecho en este día invernal por este hermoso parque, el parque natural de la Sierra de las  Nieves.
Son las 6 de la tarde, así que hasta otra...........



3 comentarios:

  1. Buenas, estaba planteándome la ascensión para febrero de este año, pero viendo las fotos no se si esperar a algo mas tarde, por la cantidad de nieve. Vosotros la hicisteis sin crampones, no? os fue bien sin ellos?

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Para el Torrecilla raramente hace falta crampones, tiene que estar en la última parte con mucho hielo para utilizarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Antonio

    ResponderEliminar