miércoles, 12 de octubre de 2011

Circular por la sierra de Libar (P.N Grazalema) octubre/11



En este día soleado del mes de octubre, tres compañeros del club: Manolo O, Juan G, y yo nos preparamos para realizar una ruta por la Sierra de Libar. Para ello nos dirigimos a Villaluenga del Rosario, ubicada en la provincia de Cádiz.


La idea era realizar, una circular por todos los relives y que de forma muy concentrado se situan a la espalda de la Sima del Republicano, lindando con la cumbre de Cabeza del Caballo.

Al final salió un bonito recorrido que durante 7 horas estuvimos pateando, unos 15 km, y un nivel mantenido entre los 750 m y los 900 m, pero eso sí, sin sendero ni referncia marcada, fácil de no orientarse.


Una vez en Villaluenga del Rosario, y junto al aparcamiento que hay al lado de la carretera, seguimos por una pista de tierra, y a varios cientos de metros dejaremos el coche.


Nos dirigimos a los Llanos del Republicano, está perfectamente marcado y señalizado. En poco más de media hora lo alcanzaremos.




Si siguieramos por el GR-7, E4 nos llevaría al Puerto del Correo y terminando en los llanos de Libar. Nosotros abandonaremos y girando hacia la izquierda nos dirigimos hacia la Sima del Republicano.


Estamos situado en los llanos del Republicano, Un gran Polje en la Sierra. "Estas Sierras son de naturaleza caliza, material que se disuelve con el agua de lluvia produciendo un modelado llamado Kárstico. En superficie forma numersas acanaladuras y grietas, generando estructuras muy curiosas. El agua se filtra en el terreno calizo y forma cavidades como simas y cuevas. Una de las formaciones que se producen en la superficie es el Polje. Consiste en un gran valle alargado rodeado de sierras, de fondo plano y con los bordes escarpados. Normalmente está recorrido por un arroyo cuyas aguas desaparecen en un sumidero. Este llano y la Sima reciben el nombre del repulbicano porque  en la Guerra Civil arrojaron en la sima el cuerpo de un republicano". Este es el texto reproducido que aparece en el panel informativo situado en dicho lugar.



En unos diez minutos, y siguiendo un senderillo llegamos a la sima del Republicano.


Para acceder a ella  hay que andar con mucha precaución, ya que la roca es muy resbaladiza.
Incluso en una zona han colocado una cadena para facilitar su paso






Es una de las grandes cavidades andaluzas. Varios grupos de espeologia han intentado adentrarse en la cavidad, pero sin logran llegar hasta el final de un pequeño lago, en el que distintas investigaciones y expedicciones se están realizando para despejar varias incógnitas.

.

Seguimos avanzando por los llanos del republicano, junto a las grandes paredes de roca que continuan tras la sima. Aquí, empezamos a consultar el mapa, porque vemos un sendero que sube por la derecha. Tras subirlo (unos 100 m de desnivel) y sin una referncia sólida, y tras 45 minutos de (bajada y subida),decidimos volver al punto de inio en los llanos, justo cuando empezamos a subir. Según el mapa tendriamos que llegar a especie de un cortijillo, o algo similar.

 

Avanzando por los llanos, y en la parte derecha nos encontramos con una alambrada, a los 10 minutos damos con una pequeña puerta, por la que pasaremos.



A unos 50 metros mas hacia adelante, encontramos otra mas grande, pero un grupo de cerdos hambrientos nos impiden el paso. En cualquier caso es mejor pasar por la pequeña que acabamos de dejar atrás.


 Una vez pasado al otro lado de la alambrada, nos encontramos una casetilla que hace a su vez de aljibe, con varias piletas en su exterior.




Un poco mas hacia ariba nos encontramos esta construccíón (Cortijo de los Nuñez), que en algum momento la utilizarían para resguardar a las bestias.


Bueno, a partir de aquí es donde empieza el verdadero dilema de por donde tirar, ya que no hay sendero alguno, pero si muchos senderillos pequeñuelos de cabras.




Avanzaremos por un pequeño llano que nos encontramos de frente, dejando a nuestra izquierda unos pequeños montes de roca.


Seguimos avanzando por donde vemos que hay camino más o menos marcadillo (es camino de cabras). Nos adentramos en una zona de muchas encinas.


A unos 45 minutos, vemos de frente un pequello murallón de roca, con unas bonitas formas, que hacia el nos dirigimos. Vemos un pequeño pozo de nieve, por lo que pensanmos que cerca debe de haber alguna pequeña construcción.





Efectivamente, aquí hay restos de una antigua casita (o refugio). El lugar es bonito por lo que nos quedamos media hora para almorzar nuestros exquisitos bocatas.


A la espalda de estas formaciones rocosas estan los llanos del Republicano, es como si fueramos avanzando paralelo a ellos por la parte derecha.





Tras una media hora de marcha, nos enconrtramos con este islote rocoso, con formaciones curiosas y atractivas. En la parte izquierda vemos los llanos del Republicano. Aquí un cortado nos impide el paso, por lo que decidimos empezar a dar la vuelta por la parte izquierda.





Allá a lo lejos (en los llanos del republicano), vemos un par de cortijos grandes, donde varias pistas llegan a ellos.


Entre grandes paredes de roca, y avanzando con mucha precaución. (dejamos los llanos ahora a nuestra derecha) nos adentramos en una atractiva zona, recordando mucho y sin nada que envidiar a la zona del Torcal de Antequera.



Incluso entre grandes rocas adentradas en lo desconocido pudimos contemplar un peculiar pozo.







Bellas formaciones de roca nos vamos encontrado cada vez que avanzamos.




Dada esta vuelta por las formaciones, vemos de frente el murallón donde comimos. Vamos hacia él, solo que primero estamos estudiando la forma de esquivar este pequeño cortado.




Junto a los llanos del republicano vamos avanzando por las rocas, pèro se hace complicado incluso en ocasiones peligroso, así que tiraremos un poco hacia el interior. Bajo algunas encinas el senderillo de cabras nos lleva hasta el Aljibe.


Tras 45 munutos, por fin ya vemos el cortijo de los Nuñez, ya solo tenemos que bajar hacia él.
A la ida tiramos por la izquierda de la construcción.




El regreso lo haremos dirigiéndonos hacia la casa de Galapagar que vemos en frente. Una vez aquí lo atravesaremos y una pista con un bosquete de alcornoques y encinas nos llevará hacia la bifurcación que encontramos esta mañana y que un cartel nos indicaba con "deposito de agua".






 Cuatro km nos separan desde el cortijo hasta los coches, en algo menos de una hora babremos llegado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario