martes, 2 de diciembre de 2008

Subida al Terril (techo de Sevilla-1129 m) 26-5-07


SUBIDA AL PICO TERRIL

TECHO DE LA PROVINCIA DE SEVILLA


Un sol tímido, apagado, medio oculto entre las nubes, se quiere imponer. La niebla, el viento, y la llovizna ganan su batalla. En poco, el cielo totalmente gris, y las nubes corretean jugando entre los montes, dejando ver vagamente el blanco de los pueblos y el verde de los campos.
Subimos al Terril, suave, en un bello paseo. Cuando el viento sopla y el azar lo permite, las nubes se apartan, y nuestra vista mira al horizonte, hacia abajo, y en un juego de líneas, contornos y colores; los prados, los montes y los valles dibujan una bella estampa, estampa para admirar y disfrutar.

Datos de interés:
Ubicación: Pruna-Algámitas (Sevilla)
Altitud: 1129 m.
Desnivel: 400 m
Duración: 1 hora y media, subida y hora y cuarto bajada
Dificultad: Baja-media
Fecha: 26-05-07
Participante: Rosa, Juan G y Antonio

Desde la carretera que une Pruna con Algámitas, en la parte izquierda, una ermita (720 m altitud) será nuestra buena referencia para comenzar la ruta.


Aquí dejaremos los coches y avanzaremos por la carretera, y en el mismo sentido que traíamos. A unos 200 metros, y tras diez minutos de marcha, dejaremos en la parte derecha una casa, y en la parte izquierda nos encontramos una pequeña explanada, donde igualmente podemos dejar los coches. Justamente al pasar las vallas de la casa, una pequeña senda sin estar muy clara y definida, tendremos que coger.



Sobre este camino, veremos un pequeño collado, donde a primera vista, está definido con una pequeña peña, y hasta el que tendremos que llegar.
Aunque al principio el camino no está muy bien marcado, al poco está perfectamente trazado.


En este primer tramo, la senda corre en un bosquete de encinas, donde en el suelo, el rojo de las amapolas, de las peonías, el amarillo de las margaritas, y el lila de otras tantas flores, crean un bello manto cromático por el que pasaremos hasta llegar al collado.


Una vez en el collado, un viejo pluviómetro nos indica que estamos en el camino correcto. A partir de aquí, el camino avanza por la loma del monte, siempre por la derecha, y sin subir a ninguno de dichos montes. Siempre a nuestra derecha queda el pueblo de pruna, y la vista se pierde en la lejanía, con pequeños relieves de montículos.
Tras unos treinta minutos de recorrido, delante, en el monte más alto ya se ve el poste geodésico del Terril, ya solo tenemos que dirigirnos a él.
Casi en el último tramo, si habrá que subir un monte, donde éste, ha quedado quemado por un incendio reciente. En la parte izquierda se ve el peñón de Algámitas (1128 m), que con un metro menos de altura, es vecino del Terril, y que ambos destacan exuberantemente en esta sierra del Tablón.



El pico Terril ya está en frente, solo tenemos que salvar un pequeño desnivel, y coronamos el pico. En nuestro caso y en este día, tanto Rosa, Juan y yo, los tres participantes en esta subida, a veces, las nubes impedían ver el camino, al igual que la bajada, aunque sabíamos que estaba allí.
Tras hora y media de camino llegamos a la cumbre. La llovizna empezó a caer, y las nubes se apoderaron de nosotros, mezclados con ellas empezamos a bajar.
El Terril es un pico suave, suave para subir, pero al igual que otros intenso para sentir.



Terril, techo de Sevilla, son muchos los caminos que llegan a él.Algámitas debajo, orgullosa de estos montes, el Terril y el peñón, miran desde lo alto a estos valles, a esta sierra, a la sierra del tablón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario