martes, 9 de diciembre de 2008

Noruega octubre/81




Noruega en Inter Rail


PERIPLO ESPECTACULAR ENTRE OSLO Y BERGEN





 Noruega es un país que impone, su naturaleza virgen, salvaje e intacta nos impresiona. Los Fiordos, con mayúscula, son su mayor encanto. El territorio noruego está recorrido por la cadena escandinava, que se extiende de norte a sur a lo largo del litoral. En la vertiente occidental la erosión glaciar cavó profundamente los valles muy por debajo del nivel actual del mar, dando origen al litoral de «fiordos», brazos de mar estrechos y profundos encuadrados por vertientes abruptas. El norte es recorrido por pequeños grupos de criadores de renos nómadas, los samis. La población se concentra en el sur, sobre todo en la región de Oslo. Era un mes de octubre, un mes frío, lluvioso, un típico mes noruego. Venido de Suecia, me adentré en este país salvaje, de los antiguos vikingos, y lo intenté descubrir. Oslo fue mi primer destino, es la capital
de Noruega y constituye por sí sola un condado, situada en el centro de Escandinavia y rodeada de



un paisaje magnífico, desde los fiordos hasta las colinas forestales. Oslo es una de las ciudades más viejas en Escandinavia y la única con una colonia urbana que se remonta a la Edad de los Vikingos Sus museos, el trampolín de esquí de Holmenkollena, la atmósfera joven del viejo puerto, el original parque de esculturas de Gustav Vigeland, en Frogner, hacen de Oslo una ciudad agradable para pasear, para disfrutar, para visitar. El gigantesco complejo artístico ubicado en el parque Frogner, es un mundo escultural de personas y nimales en piedra, bronce y hierro.

De 22 metros de largo es el barco vikingo Oseberg, construido cerca del año 850, y que está expuesto en La Casa de los Barcos Vikingos en Bygdøy. Desde Oslo me trasladé a Bergen, en la costa occidental. El paisaje es espectacular: montañas, bosques, lagos, y todo esto en un marco de
lluvia, mucha lluvia. Todo verde, y con un cielo gris, apagado, como de noche. Bergen, la capital cultural de los fiordos. Ciudad histórica protegida por la UNESCO. La ciudad se sitúa en la costa sudoeste de oruega, en el valle formado por un grupo de montañas conocido colectivamente como "las siete montañas", y es la puerta de entrada para visitar los fiordos. Sin lugar a dudas, cuando llegamos a Bergen, rápidamente y casi sin pensar queremos visitar el Bryggen (el Muelle), uno de los barrios europeos más conocidos de la edad Media. Aquí vivían los comerciantes hanseáticos entre 1350 y 1764. Figura en la lista que la UNESCO elabora sobre los monumentos culturales mundiales más dignos de conservación. Junto a éste, el mercado del pescadocon abundante



pescado, flores, fruta, verduras, pieles, recuerdos, joyas y artesanía. El colorido de sus casas junto al mar, los tenderetes y todo el ambiente de la zona, hacen de éste un lugar ideal para pasear ydisfrutar. El funicular "Fløibanen" nos sube desde el centro hasta el monte Fløifjellet (320 m sobre el nivel del mar) en 8 minutos. Tiene unas impresionantes vistas sobre Bergen y alrededores. Hay lugares mágicos, inolvidables y que los años nunca logran hacer olvidar. Bellos entre los más bellos.


Espectacular, impresionante. Sí, sin lugar a dudas, estoy hablando de los Fiordos.
Mi siguiente tramo de la ruta es de ensueño. Desde Bergen cogí un tren que me llevaría directamente a la pequeña localidad de Flåm, en la misma orilla de un fiordo. Debido a la gran altura de la zona y a que corría el mes deoctubre, una fuerte nevada me sorprendió por el camino. El tren, se refugió en unos pequeños
túneles habilitados para tal fin. Tras algún tiempo pudimos reanudar la marcha.Flåm - Gudvangen-Undredal- Aurland (cerca del fiordo Sognefjord) Hermosa y prodigiosa naturaleza, paz y armonía en uno de los lugares más bellos del mundo. Flåm se encuentra a 2,5 horas (165 Km) de Bergen. La región de Flåm se ubica en el fondo del fiordo Sognefjorden, el más largo (204 Km) y más profundo


(1.308 m) del mundo. La naturaleza de Flåm y su valle, sus alrededores, junto con Gudvangen, el valle Undredal, Aurland y su valle Aurlandsdalen ofrecen insólitos contrastes entre escarpadas montañas y profundos fiordos. Tras llegar de noche a este lugar, conseguí una cabaña junto a la orilla en la que pude dormir. Aquí, Mark, un estadounidense de Arizona afincado en la zona desde hacía varios días, me estuvo explicando cómo coger un barco y visitar los fiordos. Por la mañana, al despertar, una pequeña bruma invadía el lugar. La paz y el silencio se apoderaron del entorno. Tras una media hora, la bruma levantada dejaba entre ver el paisaje. Altas montañas, cascadas y un verdor intenso me acompañaron hasta la salida del barco. Por fin llegó el


momento, ya estoy en el barco. Llovía, pero a mí no me importaba, hacía frío pero yo me abrigaba. El viento me quemaba la cara, pero a mí todo esto no me preocupaba. Estaba en la proa del barco, arriba, donde nadie salía debido al temporal. El barco seguía su cauce y yo siempre me preguntaba lo mismo: cuando gire en aquella esquina del fiordo ¿cómo será lavista? Pequeñas aldeas de casasrojas, azules y verdes en la misma orilla, y bajo unas impresionantes paredes de montañas decoradas con grandes caídas de agua en forma de cascadas. Gudvangen es un pequeño y encantador distrito rural, una preciosaaldea a orillas del famoso fiordo Nærøy, un fiordo lateral de Sognefjorden que disfruta de la característica de ser el más estrecho de Europa. Noruega es un país espectacular, salvaje, virgen. Donde elclima y los años han esculpido a este paisaje y a su gente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario