martes, 9 de diciembre de 2008

Alemania Octubre/81











ALEMANIA EN INTERRAIL

Un gran país de contrastes


Con un destino incierto, un otoñal día de octubre partí para Europa. Estaba abierto a cualquiera de las dos rutas pensadas, pero siempre pasando por Alemania: o bien hacia los países nórdicos (Dinamarca, Suecia, Noruega, y quizás Finlandia), o hacia el sur (Suiza, Austria, Italia). El destino y la coincidencia me llevo a los primeros.




Me sitúo en Hamburgo. La ciudad es el centro cultural y económico de la zona norte de Alemania, con grandes parques y lagos es, además la vía de acceso a las playas del Mar Báltico. Con sus 1,7 millones de habitantes, la Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo es la segunda ciudad más grande de Alemania, y a la vez uno de los estados federados de la República Federal de Alemania. Es decir, Hamburgo es a la vez ciudad y estado. En términos económicos y culturales, Hamburgo es el centro del Norte de Alemania. Unos 3,5 millones de personas viven en la región metropolitana de Hamburgo. La superficie actual de la ciudad (755 kilómetros cuadrados) es siete veces mayor que la de París y dos veces y media que la de Londres. El 14 % del perímetro de la ciudad lo constituyen zonas verdes y de descanso.
La oferta cultural de Hamburgo abarca desde el Museo Kunsthalle y la Opera hasta los clubs nocturnos del keperbahn. En Hamburgo hay 31 teatros, 6 teatros musicales, 10 cabarés y 50 museos públicos y privados.

St. Nikolai, es el barrio que va desde la Bolsa de Comercio hacia la calle Börsenbrücke, llega a la casa del Patriotische Gesellschaft. Detrás del edificio, a la derecha está el puente Trostbrücke con las estatuas de Graf Adolf III y Bishop Ansgar a ambos lados. Siguiendo el curso de agua hacia la derecha, está el puente más antiguo de Hamburgo, el Zollenbrücke que data del siglo XVII. Al otro lado del puente Trostbrücke se encuentran las ruinas de la iglesia St. Nikolai. Las cinco iglesias principales fueron dañadas durante la Segunda Guerra Mundial. Pero a diferencia de las otras, St. Nikolai no ha sido reconstruida quedando como monumento conmemorativo de la guerra. El campanario todavía está en pie. Al costado de St. Nikolai está el hop market ("Hopfenmarkt") con la fuente Vierländerinbrunnen. Siguiendo el puente sobre la calle Willy-Brandt-Straße y manteniéndose a la derecha, desemboca en la calle "Alte Deichstraße" con su tradicional conjunto de locales comerciales de madera y detrás está el canal Nicolai Fleet. Este es el lugar en que estaba el puerto siglos atrás. Podemos decir que Hamburgo es una ciudad acuática, tanto por la geografía que aporta los 2 ríos, el lago, su red de canales; como por su historia tan ligada al acontecer portuario. Hamburgo cuenta con 2302 puentes y, créanse o no, es más que Venecia y Amsterdam juntos.



Reeperbahn o Distrito Rojo Situado al este de la ciudad en la zona de St Pauli, se ha convertido en la segunda atracción turística de la ciudad de acuerdo a los registros gubernamentales. Reeperbahn quiere decir calle de la Soga porque allí se producían todas las sogas para el puerto. Actualmente es una calle de 800 metros de largo con luces brillantes, repletas de bares que ofrecen entretenimiento de tipo erótico, y es el área en donde en el siglo XIX se alentó la circulación de los marineros que buscaban entretenimiento, para alejarlos de otras áreas de la ciudad. No es de extrañar que tenga fama de ser el barrio chino más populoso de Europa. El distrito tiene hasta un Museo de Arte Erótico en la calle Nobistor 10A, y es de propiedad privada, y que no permite el acceso a los menores de 16 años.
Yo viajaba solo, y aquí conocí a Marcos, un brasileño de Río de Janeiro, guía turístico, que durante cinco años estuvo ahorrando, para dar la vuelta al mundo, Ahora estaba por Europa, pero anteriormente estuvo un año en Israel. Increíbles experiencias viajeras compartimos durante los dos largos días de nuestra estancia en esta majestuosa ciudad.
Desde aquí hicimos una excursión a Celle, situada hacia el al sur


a unos 120 kilómetro, centro medieval, y ciudad de gran interés histórico-cultural.
Sus casas de entramado adornadas con citas de la Biblia, seduce al viajero por su cálida atmósfera rodeada de una naturaleza protegida en la que es tradición secular la cría de caballos.
Ya en Hamburgo, y en la estación de trenes conocí a Jordi, un catalán que buscaba ferozmente a su novia, que por cierto era sueca, hablamos, y aquí decidí mi siguiente destino; los países nórdicos.
Después de unos 20 días por esas tierras vikingas proseguí mi viaje por Alemania, ahora por el sur.


Mi siguiente destino Munich. Este nombre quizás nos recuerde a la Fiesta de la Cerveza, Estadio Olímpico y Carnaval. Pero lo cierto es que la capital de Baviera goza de fama internacional como centro de Arte y cultura.
La oferta cultural de esta gran urbe a orillas del Isar es muy variada, en ella conviven grandes escenarios tradicionales con teatros y un panorama musical que abarca desde la música clásica al pop; la belleza arquitectónica de sus museos combina a la perfección el arte moderno con las obras de los grandes maestros tradicionales.
Los fondos de museos y galerías en Munich son de los más destacados del mundo. Un total de 46 museos y colecciones y más de 70 galerías muestran un completo panorama de la cultura europea
En la Plaza de Sankt Jakob se encuentra el Museo de la Ciudad de Munich, uno de los más populares museos de historia cultural de la ciudad, con numerosas piezas de su historia.
Tres orquestas de fama mundial dominan el panorama musical de la ciudad: la Orquesta Filarmónica de Munich, la Orquesta Estatal de Baviera y la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera.



No sólo la Alta Baviera, sino también la ciudad de Munich cuentan con magníficos palacios. El Castillo de Nymphenburg, Su construcción se inició en 1664 prolongándose hasta mediados del siglo XIX para culminar en lo que hoy es uno de los mayores conjuntos palaciegos del barroco que ha perdurado intacto hasta la actualidad.
La cultura en Munich es prácticamente inagotable. La vida artística y cultural de la capital de Baviera resulta tan inabarcable que por mucho que se escribiese, pensaríamos que más nos queda por escribir.
Ya por último, la ruta romántica.
Pasear por estos pueblos es remontarse siglos atrás. Como si de un cuento se tratase, las calles, plazas y casas parecen dibujadas a conciencia buscando la semejanza de aquellos cuentos que leíamos en nuestra niñez: el mismo colorido, la misma sensación de recuerdos de la infancia.
Yo estaba en Suecia cuando una amiga argentina me dijo de forma muy insistente:
Antonio, si vas al sur de Alemania no puedes dejar de ver Rothenburg, junto con el resto de la ruta romántica.



Cuando la vi no sabía si estaba en la realidad o sencillamente soñaba, solo hay una palabra para definir este lugar: bellísimo.
Aunque la ruta es muy larga se puede simplificar un poco. Empezando desde el norte lo primero que nos encontramos es Rothenburg, esta ciudad ofrece al viajero los enormes tesoros artísticos que existen en las iglesias y museos, hostelería y gastronomía de alto nivel y eventos históricos. Pero quizás el mayor encanto de esta ciudad es el poder pasear por sus calles y disfrutar a cada instante del paisaje urbano.
Siguiendo ruta hacia el sur nos encontramos con Dinkelsbühl, antigua ciudad con casco histórico, fortificación con puertas y torres, murallas y fosos. La catedral de St. Georg lo domina todo.
Nördlingen: Antigua ciudad imperial con murallas completamente originales y circular, que pueden ser recorridas en toda su totalidad disfrutando desde lo alto de bellos rincones, algo único en Alemania.



Füssen: La pequeña ciudad de montaña alberga numerosos tesoros culturales y monumentos de sus dos siglos de
historia. Desde aquí se parte para visitar el castillo de Neuchswanstein, este es el más visitado de Alemania, y con razón.
El Rey Luis II de Baviera apodado el loco, mandó construir este impresionante castillo en un enclave de ensueño, rodeado de altas montañas y verde paisaje, y a sus pies, varios lagos de agua helada, el mito de las fantasías hecho realidad., ubicado en el norte de los Alpes Bávaros, inspiró a Walt Disney para la realización de mas de un cuento.
Describir Alemania, es un tanto difícil, su diversidad es tan extensa, que quizás nos quedemos con un país de contrastes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario