martes, 9 de diciembre de 2008

Holanda, Julio/80

HOLANDA EN INTER-RAIL


Un pequeño país bajo el nivel del mar



Datos de interés:

Curiosidades: Toda persona mayor de 18 años puede comprar hasta 5 gramos de marihuana o hachís en los lugares llamados “ Coffee shop “, que se hallan bajo el control legal e impositivo del gobierno holandés.
Religión: católicos 31%, Iglesia Reformada Holandesa 14%, calvinistas 8%, musulmanes 3,9%, otros 4,1%, no profesan 39%.
Idiomas: holandés (oficial); frisón y sajón; turco, árabe, kurdo y de otras comunidades inmigrantes.
Capital: Ámsterdam. Aunque el gobierno reside en La Haya, Amsterdam conserva el carácter oficial de capital del país




Hay un refrán holandés que dice: Holanda es de los holandeses, y nunca mejor dicho. Este país ( Países Bajos ) con los años ha ido ganando terreno al mar y construyendo grandes diques para que sus tierras queden protegidas contra la furia del mar.
Holanda es un minúsculo país que junto con Bélgica y Luxemburgo forman lo que es el BENELUX, situado a caballo entre los países nórdicos y Europa central, su gente, quizás de los más liberales de toda Europa: cultos a rabiar y con una gran tolerancia hacia todas las culturas, religiones y razas. En este país una gran parte de su población son emigrantes ( muchos españoles que encontraron allí trabajo en los años 60 y 70 ).
Aunque el nombre real es Países bajos, es más conocido como Holanda, siendo éste realmente el nombre de una de las regiones en las que divide el país.


Conocido mundialmente por sus canales, campos de tulipanes, molinos de viento, bicicletas, tranvías, luces rojas, sexo tras los escaparates, y la legalización del consumo de droga. La combinación entre todos estos ingredientes hace que este país sea uno de los más visitado de Europa.
Fácil de recorrer por sus dimensiones reducidas, y con una infinidad de atractivos, me dispuse a recorrerlo junto con otros tantos países europeos en Inter-Rail.


El Inter-Rail es un BILLETE que te da derecho a coger todos los trenes "normales" en el área de validez del mismo. Hay distintas modalidades de inter-Rail (con distintos precios) dependiendo de la edad que tengas a la hora de salir.
Como es un billete de tren, se compra en cualquier taquilla de RENFE y en muchas agencias de viaje.
El billete te da la libertad de escoger el itinerario que deseas hacer. En principio es conveniente prefijar un cierto itinerario base y, en función de lo que nos vayamos encontrando, variarlo a nuestro antojo.


Inter-Rail es sinónimo de libertad. Podremos elegir nuestro destino entre un montón de opciones, quedarnos el tiempo que queramos en la ciudad que nos guste, o salir si no queremos ver nada más. No estamos sujetos a ningún plan preestablecido por ninguna agencia, que siempre te obliga un poco a someterte a lo que pone en un folleto.Por supuesto, tampoco te está esperando un autocar a la llegada a la estación o al aeropuerto, y tampoco se encarga nadie de los billetes, o de las entradas para tal o cual sitio, de modo que todo depende un poco del espíritu viajero de cada uno. Evidentemente, yo prefiero elegir lo que hago con mi tiempo.

Durante 10 días recorrí las ciudades de Ámsterdam, Rótterdam, y Groninga. Acompañado solo por mi mochila, saco de dormir y un gran entusiasmo por conocer este mundo. Conviví con alemanes, vascos, holandeses e ingleses, y todos ellos conocidos en los distintos albergues y sleepin ( grandes locales donde necesitas el saco de dormir para pernoctar ) repartidos por el país.


Mi primer destino fue Ámsterdam, conocida como la Venecia del norte, ya de pequeño soñaba con conocerla. Es una ciudad mágica de noche y hermosa de día.
Esta ciudad combina sus amplios canales y numerosos puentes con la original arquitectura de los siglos XVI y XVII. Pasear por sus calles, donde cientos de bicicletas sale a tu encuentro es una gozada para el viajero. Los puentecillos atraviesan los canales, algunos cortos otros largos, estrechos, anchos, pero siempre de una innegable belleza. En los márgenes de las orillas, son muchos los barquitos que se encuentran atracados y que utilizan como vivienda durante todo el año los holandeses.



Las obras de los famosos artistas como Rembramt y Van gogh se pueden admirar en los muchos museos existentes como el célebre Rijksmuseum.

Cuando el día da paso a la noche, las calles del barrio chino cobran vida. Los puentes con sus luces rojas nos muestran el camino a seguir para adentrarnos en este inigualable mundo de la vida nocturna. Cada pocos metros los sex shop, sex film, sala de fiestas, de copas, de alterne y todo un mundo de placeres pecaminosos repartidos por todos sus rincones.

Pero sin lugar a dudas lo más llamativo y curioso de este barrio es la presencia tras los escaparates de las mujeres que ejercen la profesión más antigua. Como si de unas maniquíes se tratasen, con poses llamativas intentan atraer a los potenciales clientes, para una vez dentro, y tras echar las cortinas el negocio se fragua, y pasado algún tiempo la historia se vuelve a repetir.
Si entras a tomar una copa en los muchos bares existentes, la barra del local, no solo hace su función, sino que a la misma vez que tomas algo, por debajo, son decenas de televisores proyectando de forma permanente películas “X”, donde el cliente se encuentra inmerso en el mundo del sexo.


Contrariamente a lo que puedan pensar mucha gente, el barrio chino de Ámsterdam es uno de los mayores atractivos turísticos, y no verlo sería como ir a Sevilla y no ver la Giralda.
Rotterdam ha pasado de ser una ciudad pequeña a una de las ciudades principales portuaria del mundo. Pero en el siglo XIX la situación era muy diferente. La conexión entre Rotterdam y el Mar del Norte era muy mala. Entre Rotterdam y el mar se encontraba una gran área de
estuario/delta con muchos pequeños canales. Para mejorar la situación, se excavó un canal enorme, el Nieuwe Waterweg ("Nueva Vía Acuática"), entre Rotterdam y el Mar del Norte, para conducir los ríos Rin y Mosa al mar, y para desarrollar una conexión confiable entre el mar y el área del puerto.. Sin embargo, hacia los años 1960, el puerto se quedó pequeño. Así pues, los humedales situados entre la ciudad y el mar fueron transformados en un complejo industrial enorme: Europoort ("Puerta de Europa", también "Europort") a lo largo de la boca del Nieuwe Waterweg. Actualmente tiene el puerto más importante de Europa, y uno de los más grandes del mundo.
La ciudad alberga el famoso Museo Boymans-van Beuningen y el jardín zoológico Blijdorp contiene la más bella colección de aves del paraíso del mundo
Debido a los daños sufridos en la II Guerra Mundial, Rótterdam se ha convertido en una ciudad extraña, diferente de aquellas otras ciudades centroeuropeas cuyos centros históricos reflejan el barroco de nuestro siglo. En Rótterdam, esto no existe: la planificación de las vías, aceras y carriles para bicicletas es perfecta, todo se alcanza rápidamente tanto en coche como a pie o en bicicleta. La ciudad parece haber sido diseñada por ordenador: todo es nuevo. Sin embargo, si algo convierte a Rótterdam en ciudad admirada, es, sin duda, la obsesión arquitectónica de la que ha sido objeto.
Puede, sin embargo, Róterdam decepcionar a quien busque en ella a la hermana pequeña de Amsterdam. No solo la historia, las calles, los edificios, sino también el ambiente en la calle, el turista (ausente en Róterdam -hasta el punto de que hay quien, de entre sus habitantes, no habla inglés-) y el día a día no concuerdan con el estereotipo de ciudad holandesa. Las vistas de la ciudad en la noche merecen, sin duda, la mayor admiración. Pasear por sus calles observando los dibujos formados por las luces de los rascacielos, cruzar los tres grandes puentes de la ciudad portuaria en bicicleta o pararse a respirar el aroma salado de las aguas con más poder comercial de Europa son pequeños placeres de los que no encontrará ninguna referencia en las guías de viajes.
El tiempo que estuve en esta ciudad tuve la gran suerte de conocer a un gallego, el cual me enseñó todos los rincones nocturnos de esta gran metrópoli, que aprovecho para decir, que son muchos y algunos muy peligrosos, de ahí que no es conveniente recorrerlo solo.
En las cercanías del puerto una torre-mirador ( Euromast ) de 185 metros de altura conocida como La "torre eiffel" de Rótterdam sobresale de forma esbelta. Para subir, una plataforma giratoria nos llevará hacia arriba, donde la vista de la ciudad es impresionante, llegando a alcanzar una distancia de 30 kilómetros en los días claros ( no es lo habitual ).
La estructura es obra del arquitecto Maaskant y se construyó en 1960 con motivo de una exposición llamada la Floriade.
Groninga También conocida como Stad en Ommelanden, que significa "ciudad y tierras circundantes". Algunos groningueses hablan dialectos del bajo sajón ( dialecto alemán ).
Esta ciudad es, sobre todo, una ciudad universitaria. Sin embargo como consecuencia de una rica historia, hay bellísimos edificios, patios y monumentos, además de una arquitectura moderna.
En Groninga se pueden visitar entre otras cosas la Torre Martini, que es el orgullo de la ciudad, el jardín botánico Hortus Haren, en el que encontrarán una maravillosa colección de insectos y disfrutar de una visita a la ciudad en barco o en caballo.

3 comentarios:

  1. hola, que bien te expresa contando todos tus viajes, me hace muy bien leerlos pues me recuerdan los cuatro dias vividos allí,en Amterdams, y Rótterdams fueron unos dias maravillosos

    ResponderEliminar
  2. Ah, preguntarte de donde eres, yo soy de chiclana de la frontera -Cadiz -España.mi correo electronico. manolita.56@hotmail.com

    ResponderEliminar