jueves, 11 de diciembre de 2008

La Toscana (Italia) Agosto/86



UN VIAJE POR LA TOSCANA ITALIANA




En esta ocasión, viajo por Italia, casi un mes recorriendo este inmenso país. Norte y sur, dos mundos distintos, donde el ecuador de estas dos mitades sería Roma.
Hablar de la Toscana, es fusionar el pasado, con el presente, con el futuro. Su arte, su cultura, su historia, sus ciudades. Sus inmensos campos de viñedos. Su bello paisaje, sus catedrales……., su gente, su gastronomía. La toscana es todo.


La región de la Toscana está ubicada en el centro de Italia, limita con la región de Lacio al sur, Umbría al este, Emilia-Romaña y Liguria al norte, y el Mar Tirreno al oeste. Es una de las 20 regiones de Italia. Su capital es Florencia. Seis localidades de la Toscana están nombradas como patrimonio de la humanidad por la UNESCO: El centro histórico de Florencia en 1982, el centro histórico de Siena en 1995, la Plaza de la Catedral de Pisa en 1987, el centro histórico de San Gimignano en 1990, el centro histórico de Pienza en 1996 y el Valle de Orcia en 2004.


Recorrer, y conocer esta región, es una tarea difícil, son tantos sitios por conocer, que al final dejas algunos sin pisar.

Mi ruta fue: Siena, San Gimignano y Florencia.


San Gimignano es una emblemática ciudadela medieval que se erige sobre una colina, a 324 metros sobre el nivel del mar, dominando el valle de Elsa.
La ciudadela es también conocida como “San Gimignano delle belle Torri” como consecuencia de sus 14 altísimas torres cuadrangulares de distintos diámetros y alturas que constituyen su prestigioso sello internacional. En la Edad Media, la ciudadela contaba con 71 torres, pero la mayoría de ellas cayeron en el curso de las batallas y guerras padecidas en Toscana a lo largo de los siglos.




En esta zona de Italia era muy común que las familias construyesen unas viviendas con torres elevadas. Razonas de poder, prestigio e incluso supervivencia, (en una época de violentas luchas familiares o de facciones locales), favorecieron la proliferación de estas construcciones. Florencia tuvo también más de un centenar. Dicen que los ventanales y agujeros de las torres servían para unir por el aire, mediante pasarelas, unas torres con otras. La medida se encaminaba a relacionarse con las familias aliadas y protegerse ante las disputas urbanas



Resulta complicado hablar de Florencia mediante una breve visión de conjunto. El ambiente cultural de esta ciudad, los magníficos monumentos que ésta contiene, su ingente patrimonio escultórico y pictórico, así como sus prestigiosos museos reconocidos internacionalmente, sus emblemáticas mansiones , los frescos excepcionales que adornan las paredes de las mismas y las de los palacios e iglesias florentinas, sin olvidarnos de su rica cultura gastronómica y enológica, hacen que unas líneas no puedan ser más que una cálida tarjeta de visita, entregada a quienes deseen visitar una de las ciudades más bellas de Italia.




Florencia contiene un patrimonio artístico excepcional: Botticelli, Leonardo da Vinci, Michelangelo, y otros muchos artistas, que aportaron su granito de arena para conseguir que esta ciudad sea lo que es.


Visitar Florencia bien y completamente, es prácticamente imposible, salvo que se disponga de meses para visitarla. Aún así he ahí una visión de Florencia.
Nos situamos en la plaza del duomo, visitar su catedral, el Battistero y subír a la cúpula o al Campanario del Duomo. Después, podéis pasear por la ciudad vieja hasta Piazza della Signoria y Ponte Vecchio que podéis cruzar para comer en la peculiar zona de Oltrarno. Antes podréis visitar un museo no muy grande como la Galería dell`Accademia, el Museo del Bargello o el Museo Opera del Duomo. Después el almuerzo podéis visitar los Uffizzi. Al final de todas



estas visitas bastante laboriosas, podéis pasear en Piazza Santa Croce cuando los últimos rayos del sol se reflejan sobre la homónima iglesia. Antes de cenar en uno de los numerosos restaurantes alrededor de esta hermosa plaza, podéis ir de compras en las diferentes tiendas de marroquinería de la zona.



La ciudad de Siena es, a todas luces, una joya exquisita de la Edad Media, con edificios construidos en el siglo XIII, perfectamente conservados. Sus rincones más interesantes se esconden en el entramado de callejuelas y travesías aledañas al casco antiguo, a la Plaza del Campo y a su imponente Catedral. Esta ciudad, al igual que la antigua Roma, se construyó sobre 7 colinas y está dividida en 17 barrios o “contrade” que, desde la Edad Media, conservan sus nombres y sus símbolos, pertenecientes a animales míticos. Siena tiene dos fiestas mayores, que se celebran todos los años el 2 de Julio y el 17 de Agosto. Esas fiestas mayores son más conocidas como “El Palio”, de acuerdo con la denominación local. La fiesta, cuya representación es una fiel y cuidadosa reproducción de las originarias celebraciones medievales, consiste en una carrera de caballos sin montura, en la que los jinetes, que representan a los 17 barrios o “contrade”, compiten por ganar “El Palio”.A la celebración de “El Palio”, preceden semanas de preparación en las que todos los habitantes de los correspondientes barrios aprovechan para organizar festejos y cenas.



Recuerdo aquellos días, donde el color de las banderolas y las farolas, resaltaban con sus rojos, azules, verdes y amarillos. Las callejuelas repletas de gente, ataviada con aquellas prendas medievales. Los gritos, la música. Cada grupo animando a su animal. Y en el pasear por las calles desembocamos en la plaza del campo. Aquí se está celebrando la carrera de caballos. Impresionante gentío y colorido. En esta ocasión “la jirafa” ganó. Todos sus seguidores como locos correteaban, gritaban por las angostas calles.
El casco antiguo de Siena se puede visitar en un día, aunque una mañana puede ser suficiente `para ver los monumentos más importantes de la ciudad. Lo que no se puede dejar de visitar, en ningún caso, es la Plaza del Campo. Se trata de una plaza medieval del siglo XII, construida en forma de abanico y delimitada por espléndidos palacios. Casi en el centro de la plaza se
encuentra una elegante fuente de mármol, de forma rectangular, decorada con relieves. La Catedral es el gran otro monumento, imprescindible en una visita a Siena. Se trata de una de las catedrales más importantes de Italia. Se construyó entre 1136 y 1382. La Catedral, que, en principio, se pretendía que fuera la más grande del antiguo occidente, no se llegó a concluir en su momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario