jueves, 4 de diciembre de 2008

Subida a los Riscos del amor (Techo de Ciudad Real-1344 m) 18-3-08


SUBIDA A LOS RISCOS DEL AMOR

TECHO DE CIUDAD REAL


Para subir a esta cumbre políticamente complicada nos situamos en la localidad de Las ventas con Peña aguilera ,carretera que une Toledo con Ciudad Real. Desde este pueblo peguntamos por la finca “La peralosa” hacia donde nos dirigimos tras recorrer una pista de unos tres kilómetros.


Datos de interés:

Lugar de partida:
Las ventas con Peña aguilera (833 m)
Altitud: 1344
Desnivel: 500
Dificultad: baja
Duración: 3 horas
Fecha: 18-3-08
Comentarios: Atraviesa varias fincas privadas, por lo que seria conveniente pedir permiso antes.
Participantes: Rosa y Antonio

Una vez allí aprovechamos para aparcar el coche y preguntar a los caseros.
-Buenos días-pregunto yo-queremos subir a los riscos del amor, esa pista nos dirige hacia ellos.
-El casero-Si, pero no se puede pasar, son fincas privadas. Además hay varias cancelas y no se pueden cruzar.

Haciendo caso omiso a estas indicaciones, y siguiendo la crónica escrita por otra persona que ya estuvo aquí, empezamos a andar por la pista tras abrir una pequeña angarillla que se encuentra justamente al inicio de la pista, a solo algunos metros de la finca.
Los riscos del Amor se ven en frente, viendo como un cortafuegos asciende directamente hacia el. Guiado además por unas fotos del cronista anteriormente mencionado fui avanzando por la pista, donde en la parte derecha vamos de forma paralela a una valla.
A los veinte minutos, nos encontramos con la primera cancela, hemos tenido suerte, no tiene candado. Así que solo tenemos que abrirla y pasar.

Avanzando por la pista, diez minutos después nos encontramos con otra puerta, al igual que la otra anterior, la abrimos y pasamos. A continuación y bordeando la valla por la parte derecha, y tras otros diez minutos nos volvemos a encontrar con otra cancela. Pero esta con una altura razonable y con candado. No tenemos más remedio que saltar. Frente a nosotros, se ve el ancho cortafuegos que nos dirige directamente hasta los Riscos.

La verdad es que en esta ruta, la incertidumbre, nos asecha constantemente. ¿Aparecerá el dueño, o quizás el guarda, o quizás peor, varios perros?.

Ya algo más relajados empezamos a subir por el cortafuegos. Al cabo de una hora, este queda interrumpido de forma momentánea por unas grandes rocas. La pasaremos por la parte derecha y seguiremos avanzando hasta que el cortafuegos desaparece. En este tramo el desnivel se acentúa bastante y el suelo se convierte en un pedregal que fácilmente iremos salvando. Frente a nuestros ojos los riscos se hacen más grandes, y en la lejanía varios ciervos corretean ladera arriba. Ya en cinco minutos hemos llegado arriba.
Pero en lo alto, tras un risco, nos sale un señor, y nos pregunta a donde vamos. Por aquí no se puede pasar, es propiedad privada.

Tal como era de pensar, apareció el guarda de la finca.
-José, el guarda-Debéis de volver hacia abajo, antes de que venga el dueño.
-Antonio, Después de llegar hasta aquí nos vas hacer volver, déjanos que subamos, son solo cinco minutos.
-Guarda-He dicho que debéis volver, es más no tendríais que haber saltado las vallas
-Antonio (un poco desesperado)- Por favor son solo cinco minutos.
-guarda (por fin cede)-Bueno, venga ya que estáis aquí subid, pero bajad rápido.
-Antonio (por fin.....)- Muchísimas gracias, se lo agradecemos.
Acompañados por él, subimos hasta los riscos, aquí arriba (1344 m), después de echarnos las fotos correspondientes, veíamos el otro hito (el pico del amor 1379 m, este de Toledo) no muy lejos.

De nuevo era mi obligación insistir para llegar hasta el otro punto.
-Antonio- ¿Por esa pista si podemos llegar hasta el otro hito?
-Guarda (con cara algo furiosa)-No ya os había dicho que debéis volver.
Según él, y contrariamente a lo que yo pensaba sobre los riscos y el pico del amor, ambos están en fincas que pertenecen a la provincia de Toledo.
Así que francamente, y sin corresponderse con lo leído en el libro “techos de España”, no se si he coronado el techo de Ciudad Real, en cualquier caso con la experiencia vivida me basta.
Seguimos insistiendo para que nos deje llegar hasta el otro hito. Por fin hemos sido convincentes.
-Guardia-Venga subid a la camioneta, os acerco.
No me lo podía creer, después de tanta dificultad, íbamos a coronar las dos cumbres.
Ya a la vuelta, nos insistió que por favor bajásemos rápido sin detenernos. Nosotros muy agradecidos empezamos a bajar desde el pico del amor.
Tras una hora de bajada, y cuando estábamos abriendo una de las cancelas ,los pitidos de un todo terreno nos alertó, y casi que empezamos a correr rápidamente. Pero al levantar la mirada, observamos que era nuestro “salvador”, el guarda de la cumbre. Como colofón a su invitación, nos llevó en su vehículo hasta donde teníamos nuestro coche.
Una paradójica ruta, fácil de andar y subir, pero de una dificultad extrema al tener que pasar fincas privadas.
Ya son las 13,30 y nos vamos a realizar la ruta del boquerón de estena, dentro del parque nacional de cabañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario