martes, 18 de agosto de 2009

Subida al Aitxuri (1551 m, Guipuzcoa) Agosto/09




SUBIDA AL AITXURI-AIZKORRI-AKETEGI

TECHO DE GUIPUZCOA



Datos de interés:

Lugar de partida:
Santuario de Arantzazu, cerca de Oñati (820 m)
Altitud: Aitxuri:1551 m, Aizkorri:1528 m, Aketegi:1549 m
Desnivel: 820 m
Dificultad: media
Duración: 6 horas
Fecha: 9-08-09
Longitud: 10 Kilómetros
Participantes: Rosa; Joaquín, Rufino, Manolo S. , y Antonio



En esta ocasión, por fin lo hemos conseguido, ya lo habíamos intentado hace un par de años, pero la niebla y la lluvia, nos impidió la subida a la cumbre.
Desde Oñati (popularmente conocida como la Toledo vasca, debido a su belleza arquitectónica), en pleno

corazón de la provincia guipuzcoana, nos situamos para la subida al Aitxuri.

Hoy es 8 de agosto de 2009, y cinco compañeros del club: Joaquín, Rufino, Manolo S, Rosa y yo nos disponemos a emprender esta ruta.

Desde Oñati, nos dirigimos por la carretera que sube al Santuario de Arantzazu (15 km). Aquí teníamos reservado para pasar la noche en el hostal Goiko, a cinco minutos del Santuario. Un idílico lugar enclavado en un bello paisaje.

Ha estado lloviendo, y la niebla durante todo el día ha estado muy densa. Preguntamos en el hostal sobre la predicción del tiempo para el día siguiente. La respuesta fue bastante clara y contundente: no hace viento, la niebla sigue estancada, si sigue así, no es recomendable la subida, por lo menos desde la campa de Urbía hasta el Aitxuri, puede ser peligroso.

Son las 9,00 A.M del día siguiente, el cielo sigue encapotado y una fuerte humedad ambiental. Junto al Hostal
(820 m), un senderillo nos lleva en tres o cuatro minutos a una pista junto a un hotel. De aquí partiremos atravesando una cancela donde pone “Aitzkorri-Urbía”. Una pista, que al rato se convierte en sendero, se adentra en un bello bosque de hayas. La niebla de apodera de nosotros durante todo el trayecto, el ambiente es fantasmagórico.

Durante una hora avanzamos por el bosque hasta alcanzar el collado de Elola (1163 m) desde el que se puede entrever las crestas de esta sierra. Por suerte la niebla se está disipando, quedando solo la parte más alta de las cumbres.

Junto al collado, la Ermita del Santo Cristo de Urbía. Estamos en la Campa del mismo nombre, una enorme explanada en la que hay un refugio y un bar. Las nubes juguetean de un sitio para otro y poco a poco se van levantando, dejando contemplar un bello paisaje.
Desde el refugio, por la pista nos dirigimos hacia las txabolas de Arberan (1180 m), cerca un grupo de caballos percherones pastean en la llanura.

Una vez en las txabolas (grupo de casas), el sendero empieza a subir fuertemente en un zigzagueo permanente por un gran lapiaz. Debemos pisar con precaución, ya que la roca resbala fácilmente. El sendero está marcado con flechas amarillas, con lo que es fácil avanzar.
Al poco la niebla se echa encima de nosotros, y solo las flechas nos dan la referencia para seguir avanzando. Tras pasar una veleta, el lapiaz de roca desaparece y da paso a un senderillo perfectamente marcado, y que nos llevará directamente hasta el pico Aitzkorri.

Tras quince minutos avanzando, en el mismo sendero vemos en una roca pintado la indicación hacia el pico Aketegi (este pico está junto al Aitxuri), así que por ahí vamos. Un empinado
pedregal debemos subir hasta llegar a la cresta (10 minutos), a la izquierda el Aitxuri, y a la derecha el Aketegi. En una pequeña trepada llegamos al Aitxuri (1551m, 11,50 A.M, dos horas después de iniciar la ruta).

Las nubes poco a poco se van desplazando, y nos dejan disfrutar de unas maravillosas vistas. Junto a nosotros el pico Aketegi (1449 m), que con su vértice geodésico nos disponemos a alcanzar.
Rufino no sigue al Aitzkorri, él irá bajando. Nosotros nos dirigimos por la cresta hasta este pico (1528 m, 15 minutos). Éste es el más emblemático de la zona, y al que más se suele subir, a pesar de ser el más bajo de los tres.

En esta cumbre, una Ermita y un refugio, y como vértice geodésico un curioso buzón con forma de hacha cortando un tronco, símbolo del país vasco.

Ya de regreso paramos en el refugio, ubicado en la campa de Urbía, en donde unos bocatas y unas cervezas fresquitas aplacaron nuestra sed.

Ya sobre las 15,00 llegamos al hostal Goiko, en donde habíamos dejado los coches.
Una hermosa ruta, muy variada y muy vasca, en donde el Aitzcorri es el más emblemático, el Aitxuri el más alto, y en medio el Aketegi que también hay que subir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario