jueves, 18 de diciembre de 2008

Valle D´Aneu, Pallars Sobirá (Lleida) Agosto/2006




RUTA POR EL VALLE DE ANEU, PALLARS SOBIRÁ, PIRINEO DE LLEIDA



CRÓNICAS DE UN VIAJE ACCIDENTADO




Con una suave melodía, el despertador me avisa de que es la hora de partir, son las 5 a.m.
Por delante tengo una ruta de 1200 kilómetros y 14 horas de viaje desde que parta de Sevilla y llegue al pueblecito de Valencia d´aneu, ubicado en la comarca del Pallars Sobirá, provincia de lleida, haciendo frontera con Francia y en el corazón del pirineo catalán.
Atraído, hipnotizado y como si de un imán se tratase, el pirineo me espera, cualquier alternativa de camino es válido para llegar, son muchos los años que lo llevo haciendo y ninguno me causará sorpresa alguna.

Pero esta vez, algo inesperado va a suceder.
Son las 12’30 p.m y a 30 kilómetros de Guadalajara, en la A-2 un accidente se va producir. Efectivamente es uno más de los muchos accidentes que escuchamos diariamente en la radio, televisión. Pero esta vez no es un accidente cualquiera, es mi accidente.

Debido a la imprudencia de un conductor, que lanza una lata desde su vehículo al carril contrario. Su triste destino, el parabrisas de otro vehículo, el conductor se asusta y pega un volantazo, chocando con la mediana y volcando. Nosotros que íbamos detrás, evitamos la colisión, y solo lo rozamos, saliendo disparado al arcén, revientan las ruedas y nos lanza hacia la mediana, quedando el vehículo cruzado en la carretera.

Con mucha fortuna toda mi familia y yo salimos ilesos, sin un solo rasguño, el otro vehículo no corrió la misma suerte.
Tras minutos de nerviosismo, el panorama no era para menos, Guardia Civil, ambulancia y un sinfín de vehículos auxiliando. Mi familia estaba bien y eso es lo que importaba.
Decidimos continuar el viaje emprendido hacia el pirineo . El coche en grúa para Sevilla y nosotros transportados en coche de alquiler y taxis a nuestro destino.
Pocos minutos faltaban para que el reloj marcase la 1 de la madrugada. Exhaustos, fatigados y cansados, llegamos a nuestro destino después de un largo día, y como remate el Port de la Bonaigua, con sus 2200 metros de altura, era la antesala de este precioso lugar enclavado en el Parque Natural del Alto Pirineo.


Solo la luz de recepción del hermoso hotel La Morera nos iluminaba hasta su entrada. Carlos y su esposa, dos personas encantadoras que regentan dicho hotel nos esperaban con los brazos abiertos y con una suculenta comida nos dieron la bienvenida.
Al amanecer, los rayos del sol penetran tras una pequeña ventana de mi habitación, para mí era inevitable, tenía que abrirla y contemplar con la luz del día este hermoso lugar.
Rodeado de altas montañas, valencia d’aneu es un pequeño pueblo perteneciente al municipio del Alt Aneu, con sólo 130 habitantes es un lugar ideal del que se pueden iniciar multitud de rutas.
El Parque Natural del Alto Pirineo combina los paisajes alpinos de alta montaña con los bosques y prados y pequeños pueblos de arquitectura tradicional.
Son 69850 Ha que se extiende por la comarca del Pallars Sobirá y el Alt Urgel, y que lo convierte en el parque natural más extenso de Cataluña.
Son cientos de rutas las que se pueden realizar en este idílico lugar, a continuación describiré algunas de ellas:

-Subida a los lagos Montanyó y Garrabea.
Su dificultad es media teniendo un recorrido de unos 7 kilómetros. Con un fuerte desnivel al inicio de la ruta ( 500 metros ), y una duración total de cinco horas.


Partiendo de Valencia D’Aneu dirección al Port de la Bonaigua, antes de coronar dicho puerto a 1 kilómetro aproximadamente y en la parte derecha hay una pequeña explanada donde podremos dejar el coche.
Con las botas bien atadas, la cantimplora repleta de agua fresca y un buen impermeable para las tormentas de por la tarde nos disponemos a subir.


Son fuertes repechos los que tendremos que salvar hasta llegar al collado donde se ubica el lago de Montanyó. Sin prácticamente arboleda alguna debido a la altura en la que nos encontramos, el paraje que divisamos son las grandes montañas que rondan los 2900 metros de altura, donde al fondo incluso se puede contemplar el pico Aneto ya en Huesca, siendo el más alto del Pirineo con 3434 metros de altura, sobresale entre todos, totalmente nevado.



Tras una hora y media de recorrido y con un sol achicharrante, por fin acariciamos con la vista las cristalinas aguas del lago. En vez de bajar y refrescarnos, tenemos que rodear el collado hasta llegar justamente en frente tras una media hora de recorrido.
El esfuerzo merece la pena, la vista aquí es impresionante. A la izquierda el estany ( lago ) de Montanyó y a la derecha el de Garrabea, y ya tocando con los limites de Francia el esatny de Rosario y tras este, unas imponentes moles graníticas en forma de montañas hacen que este lugar sea espectacular.
Ahora sí toca refrescarse en las frescas aguas del lago. Tras un merecido descanso, mantengo una amplia conversación con Oriol ( nuestro guía ), se me olvidó comentar que esta ruta la tienes que hacer con alguien que conozca el camino , ya que está sin señalizar.
Oriol, es un catalán con un tremendo conocimiento de todas las montañas del Pirineo, no hay pico que no conozca.
Yo, en forma de broma le pregunto con mapa en mano:
Oriol, ¿ Qué nombre y altura tienen todos aquellos picos ? ..... Y antes de que casi terminase la pregunta ya me estaba respondiendo. Es un enamorado de todo lo que se llame montaña.
De vuelta por el Pla de Montanyó, son decenas de ciervos los que podemos contemplar por el camino. En grupos de 4 ó 5 corretean por los valles y en algunos bosquecillos formados en las laderas de las montañas.
Tras pasar un riachuelo con una gran variedad de flores alpinas nos espera una fuerte subida que con un desnivel de 300 o 400 metros coronamos los 2400 metros de altura, donde la vista es espectacular.

Abajo, nuestros coches de forma diminuta nos indican el camino de vuelta.
-Subida a los lagos de Gerber.
Para llegar a este bello lugar, partiremos de Valencia D’Aneu dirección al Port de la Bonaigua. Después de unos 10 kilómetros por carretera llegaremos a una estación de telesillas ( Bonaigua 1900 ), donde aparcaremos el coche.


La senda que suavemente va ascendiendo hasta los 2140 metros, nos acercará a los lagos después de 3 horas de camino.
El recorrido es cómodo y agradable, ya que está rodeado de zonas boscosas y con algunas caídas de agua.
El valle se escalona en pequeñas terrazas, cada una con su lago correspondiente.
En medio del bosque la Estanyera y el estany petit preceden al estany Gerber.

El estany de Gerber seduce a primera vista. Este gran lago circular tiene las hechuras de un volcán dormido. Su aspecto exuberante se explica por la impresionante cascada producida por el agua procedente de lagos superiores.
Los frondosos pinos que hunden sus raíces en la orilla del lago y la inmensa diversidad de flora, unido a los grandes riscos y cerros que rodean al lago hacen que este lugar tenga una belleza innegable.

Una vez en el lago, el camino lo rodea por la parte izquierda, y empieza a subir fuertemente hasta los lagos superiores, donde se encuentran abrigados por un enorme circo de grande picos.
Tras pasar una pequeña cascada, el camino desaparece y solo los pequeños montículos de piedra nos orientan sobre la senda a seguir.
De pronto, un fuerte grito se desprende de la boca de mi esposa, acompañado de un gran dolor exclama:

¡ Quien me ha dado una pedrada en la pierna !. En términos médicos se conoce como el síndrome de la pedrada cuyo diagnóstico es: rotura fibrilar gemelar.
En pleno circo glaciar, y a cuatro horas de camino por sendas estrechas, fuertes bajadas de piedras y con el acecho de una tormenta seguimos subiendo a los lagos superiores de Long y redó, donde en un impresionante paisaje tomamos nuestro merecido picnic.
El regreso se hizo largo y penoso. Susana que así se llama mi esposa, ayudada de un enorme palo en forma de bastón y solo con una pierna anduvo a duras penas el camino de vuelta.
Tras una visita al hospital de Viella, el diagnóstico era claro: Rotura fibrilar gemelar izquierda; utilización de muletas y tres semanas sin apoyar el pié.
-Bajada por el río Noguera Pallaresa en rafting


Desde la localidad de Llavorsí hasta Rialp son 14 kilómetros de aguas rápidas que discurren por el río Noguera Pallaresa, es un lugar ideal para aventurarse en una barca y hacer la bajada en rafting.

Son varias las empresas que se encargan de realizar esta actividad y una de ellas es Yeti, ubicada en el mismo margen del río y a solo 300 metros de Llavorsí.
Tras atender con todos los sentidos a las explicaciones de nuestro guía ( como reaccionar en caso de accidente o de volcar ), y después de ataviarnos con un traje especial y un casco protector nos dispusimos a subir a la barca; mis hijos, cuatro muchachos israelitas y un servidor.


Con remo en mano, los pies bien sujetos en un amarre especial y con muchas ganas de disfrutar nos lanzamos al agua. En los primeros metros, la sensación es casi permanente, vamos a volcar. Pero rápidamente coges el ritmo y te empiezas a entusiasmar. Pegando tumbo en los márgenes del río, según fluya la corriente del agua, la bajada cada vez se hace más rápida. Las ramas de los árboles sobre nuestras cabezas las tenemos que esquivar y entre tanto nuestro guía nos alerta de los cuatro próximos kilómetros donde el rápido de la lavadora ( que así se llama ), nos puede inquietar. Tras volcar dos veces la barca y ayudándonos entre todos conseguimos continuar. Sin prácticamente tiempo para recuperarse las turbulencias de la barca nos hacían botar sobre la misma. Tras una hora y media de navegar llegamos a Rialp.
Es una experiencia única y por lo tanto la recomiendo.
-Pueblos del valle
El municipio de Alt Àneu está constituido por 8 núcleos de población que se distribuyen a lo largo de los valles formados por la Noguera Pallaresa y el río de la Bonaigua, ocupando una superficie de casi 200 km2., con una población total de 422 habitantes. Desde el punto de vista administrativo, el Alt Àneu es fruto de la fusión, a finales de los años 70, de los antiguos ayuntamientos de Isil, Son, Sorpe y València d’Àneu, con sus respectivos agregados. En la actualidad, cuenta con dos entidades municipales descentralizadas de reciente creación: la de Isil y Alós, y la de Sorpe. Desde el punto de vista histórico-cultural, el municipio es inseparable de la historia de las Valls d’Àneu, a las que pertenece, un territorio caracterizado por una rica tradición milenaria y un patrimonio natural y cultural de interés remarcable. En los rellanos de los valles, cerca de los ríos, se sitúan los pueblos, que mantienen una arquitectura tradicional pirenaica.
En el valle de Isil:


ALÓS (1280 m) 31 habitantes. Destaca la Iglesia de San Lliser: Románica de origen. Necrópolis: Antiguo cementerio medieval descubierto en el año 1989. De los siglos XII-XIII. Puente románico: Se encuentra situado cerca de la carretera, a la entrada del pueblo, es de un solo ojo.
Una vez alcanzado Alós de Isil, la carretera muere, y en su lugar una pista de tierra en bastante buen estado queda a nuestra disposición para adentrarnos en un paraje digno de visitar.
Los valles se entremezclan con altos picos y a los lados de la pista, grandes mantos de flores de distintos colores. Siempre paralelo al río, el camino sigue adentrándose en la espesura de un pequeño bosque. Las vacas salpicadas por los prados, la frescura de las aguas del río al pasar, pequeños bosquecillos con un verde intenso, y al fondo las siluetas de las montañas hacen que sea un lugar para disfrutar de la naturaleza.



Después de unos 7 kilómetros, la pista desaparece para dar paso a varios caminos que nos llevaran a las cumbres de distintas montañas. Atravesando un pequeño puentecillo y a la izquierda el camino nos lleva al monasterio de Mongarry, ya en el Valle de Arán.
En cuestión de minutos, un fuerte viento empezó a soplar, las nubes furiosas se ennegrecieron y una gran tormenta descargó en este bello lugar. Lo que al principio era lluvia, terminó convirtiéndose en una fuerte granizada. Sobre nuestro coche, bolas de un gran tamaño no dejaban de impactar y el camino de tierra en poco se convirtió en un manto blanco, pero a solo tres kilómetros un sol radiante aparecía tras los árboles y en poco el cielo quedó totalmente despejado. Esto es el Pirineo.

ÀRREU (1250 m.) 8 habitantes. Destaca la Iglesia románica de San Serni. Ermita románica de la Madre de Dios de las Nieves, de una sola nave con ábside sobre alzado.BORÉN (1113 m.) 21 habitantes. Destaca la Iglesia de San Martín: Románica de origen, conserva la portalada con archivolta y la espadaña original. Puente románico: De un solo ojo, se encuentra en el camino que conduce a Arreu.
ISAVARRE (1125 m.) 32 habitantes. Iglesia románica de San Lorenzo: Se trata de un templo románico de los siglos XII-XIII. En el interior encontramos un interesante pavimento de guijarros y pila bautismal.
ISIL (1161 m.) 90 habitantes. Iglesia románica de San Juan: Construcción inicialmente románica del siglo XII. Está declarada como Bien de Interés Cultural y Nacional. Iglesia parroquial de la Inmaculada: Es una construcción barroca del año 1771.
Ya fuera del valle de Isil y perteneciente al valle de Aneu
SON (1393 m.) 38 habitantes. Conjunto Monumental de Son: Constituye una de las construcciones emblemáticas del románico aneuenque. Esta formado por la iglesia de San Justo y San Pastor, de una nave y ábside con ventanas aspilleradas y arcadas lombardas; el retablo gótico, del s. XV, las pinturas murales situadas en el arco triunfal y en la bóveda del presbiterio fechadas entre el XVI y el XVII
SORPE (1262 m.) 63 habitantes. Iglesia de San Pedro: Iglesia parroquial de origen románico. El altar principal lo preside una talla románica de San Pedro, colocada en una de las hornacinas del magnífico retablo renacentista del mismo nombre.
VALÈNCIA D’ÀNEU (1086 m.) 130 habitantes. Conjunto Arqueológico de València d’Àneu: Se trata de un magnífico yacimiento arqueológico que agrupa las ruinas del castillo condal y de la antigua villa medieval de València. Iglesia románica de San Andrés: Construcción originariamente románica. Aún se conserva, en el interior de la iglesia, la pila bautismal románica.



Fuera del municipio de alt Aneu, pero a solo tres kilómetros de Valencia de Aneu nos encontramos con Esterri D´Aneu (957 m.) 680 habitantes Centro geográfico y de servicios de las Valls d’Àneu. Su economía está basada, en el sector servicios.
Destaca la Iglesia parroquial de San Vicente: del s. XVIII, de una nave, con seis capillas laterales y el campanario más alto de la comarca. Destacar la puerta de entrada de estilo neoclásico. Antigua Iglesia de San Vicente: del s. XV, ubicada en la actual plaza del Bon Consell, solo resta la fachada de poniente. También hay una cruz, la cual estaba situada en el centro del antiguo cementerio. Puente románico: de estilo románico tardío, principio del s. XIII y antiguamente única vía de unión entre el barrio del Pont y el resto de la villa. Casa Gassia - Ecomueseu de les Valls d’Àneu: casa del s. XVIII, situada en el barrio viejo de Esterri.

Datos de interés:
-Localización: Valle de Aneu, comarca catalana del Pallars Sobirá en la provincia de Lleida. Pirineo Catalán.
-Donde dormir: Hotel la Morera, un encantador lugar en el que se puede realizar muchas actividades. Valencia d`Aneu.
-Que hacer: Rutas de montaña, actividades de aventura: rafting, bajada de barrancos. Empresa: Yeti emotions.
-Visitas obligadas: A solo 20 kilómetros, el parque Nacional de los lagos de San Maurici
-Información:
http://www.parcsdecatalunya.net/
http://www.yetiemotions.com/
http://www.lleidatur.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario