viernes, 1 de mayo de 2020

Barranquismo: gargantas, cañones y ríos de Andalucía 2007-2019




Índice


Introducción........................................................................................3
Cádiz
Garganta Verde (barranquismo) 2007............................................. 10
Barranco Arroyo Pajaruco (barranquismo) 2017............................. 20
Barranco de tavizna (barranquismo) 2017, 2019............................. 30

Granada
Hoz del río Velillos 2008.................................................................. 40
Cerrada del río Castril 2012, 2018.................................................... 47
Garganta del río Cacín 2016............................................................. 51
  Baños de Urquizar y cascadas del arroyo Alcazar 2018................ 61
  Río Durcal: Cascada de los Bolos 2018......................................... 65
Barranco de Luna 2018.................................................................. . 72
Cahorros de Monachil 2018............................................................. 79
Barranco del río lentegí (barranquismo) 2019............................... 85
Barranco del río Verde (barranquismo) 2019............................... . 98

Málaga
Cahorros del río Chillar 2007......................................................... 113
Cahorros del río Higuerón 2007..................................................... 118
Barranco Sima del Diablo, río Genal (barranquismo) 2010.........124
Barranco del arroyo Majales (barranquismo) 2017......................132

Jaén
Cerrada de Utrero-Linarejo 2007................................................... 143
Cerrada de Elias, río Borosa 2009, 2013.........................................148

Otros
Otros barrancos y cañones de Andalucía........................................ 156



Introducción

Debido al confinamiento que tenemos estos días (marzo-abril del 2020) a consecuencia de la pandemia mundial del COVID-19,  y por lo tanto, no poder salir a la montaña, ni de senderos, ni de ferratas, ni al cine,  ni de tapeo, ni tan siquiera a pasear…ni  nada de nada. Voy aprovechar este tiempo para poder escribir sobre rutas que he realizado de esta actividad del barranquismo. Ya anteriormente,  y aprovechando igualmente esta cuarentena, lo pude hacer sobre las cumbres tresmiles de Pirineos y Sierra Nevada.

No me considero barranquista experto, ni muchísimo menos, ni tan siquiera aprendiz, simplemente es una actividad más que he realizado, al igual que el montañismo, senderismo o vías ferratas.

Aunque debo de destacar, que realmente lo mío es el montañismo, en todas sus facetas, cuanto más alto, más disfruto. Pero en esto del barranquismo, unos pinitos he podido hacer. Algunos de estos Barrancos, ríos, gargantas, desfiladeros, cañones, foces… ya los había realizado por otras partes de España, pero ahora toca solamente Andalucía, con lo que me limitaré a las rutas por nuestra región, únicamente.

A continuación detallaré, varias rutas realizadas, en donde algunas, fueron de barranquismo, es decir, habrá que llevar todo el material y equipo necesario para poderlo hacer. Diferenciando en este caso, si el barranco es acuático  o seco. Otras rutas por estos barrancos, se realizaron, siendo una parte intermedia para alguna otra ruta de montaña, en la que previamente habría que pasar por dicho barranco. En otros casos, sin tener que llevar material especial, solo el normal del senderismo, he podido realizar rutas por gargantas o cañones, siendo lo habitual progresar por senderos, atravesar puentes, subir por escaleras, e introducirnos en el mismo río.

Muchas veces hemos oído hablar de Barrancos, desfiladeros, gargantas, cañones, hoces, cahorros, foces, congostos... Todos estos vocablos, en definitiva hacen referencia a  profundos cortes originados por el curso de un río. Agua, roca y tiempo (millones de años) son los elementos imprescindibles para que se formen. El río excava un valle profundo rodeado de paredes verticales.

Desfiladero  es una abertura angosta y alargada formada por la erosión fluvial antigua o reciente en terrenos generalmente calizos o kársticos 
Cañón: provocado por un río abre una profunda hendidura de paredes casi verticales. Es, pues, una especie de desfiladero ensanchado por la larga actuación de los procesos de erosión de hielo. 
Barranco: Valle estrecho, corto y escarpado con encajonamiento de los torrentes sobre el terreno.
Hoz o Foz: corte profundo y estrecho, generalmente en rocas calizas que debido a la erosión lineal de un río ha excavado la roca, cuando el curso de los ríos se retuerce en meandros.  
Garganta: Depresión terrestre profunda y rocosa con lados escarpados, más grandes que los barrancos, con un río o arroyo en la parte inferior; es distinto del cañón, el cual tiende a ser más grande y menos rocoso.
Congosto: Desfiladero, garganta entre montañas.
Cahorro: nombre que se le da a estas gargantas por la zona del Parque Natural Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama, en las provincias de Málaga y Granada.



Material necesario para realizar el barranquismo


Antes de iniciar un descenso es fundamental elegir minuciosamente que materiales vamos a necesitar como parte de nuestro equipo personal de barranquismo. Este siempre deberá estar en consonancia tanto con los condicionantes personales, como del medio. Esta sería una relación básica:


1-Traje de neopreno (solo si el barranco es acuático)

No te engañes, te vas a mojar. Como vas a estar entrando y saliendo del agua repetidas veces, coges el riesgo de que tu cuerpo no puedas soportarlo y se te induzca una hipotermia. Con este traje te ahorrarás esos sustos y reducirás el número de arañazos que tendrás al final del día.

 

2-Calzado. Las botas son indispensables para que no te resbales a la primera de cambio, y es importante que tengan una puntera con refuerzo, una tobillera para protegerte de las esguinces y un peso ligero, además de que debe ser completamente hidrófuga. El calzado para barranquismo dispone de las características apropiadas y exclusivas para este deporte.


3- Casco. Ni que decir tiene que, estando rodeado de pareces de piedra, es indispensable un casco bien ajustado para no sufrir graves daños en caso de caída o golpe.


4-Guantes.  Para protegernos del frío, quemaduras del descensor o la cuerda al rapelar, así como para evitar pequeños cortes y erosiones.


5-Arnés. Tipo barranco, la mejor elección.


5-Descensor, tipo OCHO


6-Cuerdas. Especial para barrancos del doble del rápel máximo.


7-Mosquetones. Utilizaremos siempre, mosquetones homologados y con una alta resistencia de carga. Para un equipo básico, necesitaremos un mínimo de tres unidades:

-Uno de gran capacidad y con seguro (tipo HMS), para la unión del descensor al arnés.
-Otro  asimétrico y sin seguro, para el sistema de frenado suplementario.
-Un último con seguro, para usos varios.

8-Mochila: Agujereada de manera que evacúe eficazmente el agua. Sencilla, sin muchas cintas que puedan trabarla.


9-Bidón estanco para guardar todo tipo de material y documentación importante para que se pueda conservar seco.


10-Cintas y cordinos variados


11-Otros:

Bolsas secas, Frontal estanco, navaja, mechero, ropa seca, manta de supervivencia, silbato. Por supuesto tampoco deberías olvidar el móvil, que te puede salvar de una muerte segura con solo llamar al 112.

Botiquín. Deberías llevar una pequeña guía del barranco al que te diriges con sus posibles peligros.






Acotación o Graduación Técnica de un Barranco

Los cañones se acotarán de la manera siguiente: “V” La letra v seguida de un número del 1 al 7 (la escala queda abierta al alza) para la dificultad en el carácter vertical. “a” La letra a seguida de un número del 1 al 7 (la escala queda abierta al alza) para la dificultad en el carácter acuático. IV Una cifra romana del I al VI (la escala queda abierta al alza) para el compromiso y envergadura. Así tendremos por ejemplo un descenso v2 a3 III o v5 a6 V que por simplificación se podrán expresar como 2.3.III o 5.6.V.





lunes, 9 de marzo de 2020

Sierra del Padrastro y Cañete la Real (Málaga) Marzo/20





Tras un parón de un par de meses sin salir prácticamente al monte, de nuevo empiezo a patear. 
¡A ver como me encuentro después de la operación! 

En esta ocasión, pondremos rumbo hacia la malagueña localidad de Cañete la Real, ubicada en la comarca del Guadalteba,  perteneciendo ésta a las Cordilleras Béticas, haciendo frontera por una parte con las montañas de la agreste Serranía de Ronda, y la fértil llanura de Antequera.


Haremos una visita cultural al pueblo y a su histórico castillo, el Hins Canit. Posteriormente realizaremos un sendero que nos adentrará en los bosquetes de pinos y cedros de la conocida como "sendero de las Carboneras" tras subir a su punto más alto de la zona, cumbre del Padrastro. 


Una vez aparcado nuestros coches, junto al colegio, cercano éste a la misma entrada del pueblo, los 16 participantes en el día de hoy nos dirigimos hacia el castillo. 


Tomando como referencia su torre, que la divisamos en lo alto del cerro, empezamos a callejear  por su núcleo urbano, dejando a ambos lados de las callejas bonitas casas encaladas de blanco, típicas de los pueblos andaluces. 


Allá abajo, con un fondo de nubes, que parecen aun dormidas y que, poco a poco empiezan a despertar. Nosotros vamos disfrutando de hermosas vistas del pueblo.


Son pocos los minutos que pasan después de las 10 de la mañana, cuando nos recibe Pedro Castaño. Será nuestro guía, un excelente guía, que nos dará todas las explicaciones sobre este histórico castillo y el pueblo de Cañete la Real, 


Ante nosotros, tenemos un claro ejemplo de la mezcla de diversas culturas: los íberos fue la primera civilización que se establecieron aquí, después los romanos la bautizaron como Sabora, y durante la conquista musulmana, fue llamado Hins-Canit. Finalmente los cristianos tras la reconquista le llamaron Cañete la Real.


Este castillo, posiblemente fue construido durante el siglo IX. Sus pobladores eran miembros de la tribu de los Banú Jali, siendo conquistada por Alfonso XI en 1330. Durante los siglos XIV y XV la fortaleza es ocupada alternativamente por musulmanes y cristianos.


En su interior podemos disfrutar, a la vez que Pedro nos ilustra con sus explicaciones, de un museo y todo un centro de interpretación, perfectamente acondicionado con verdaderas joyas encontradas por la zona, muchas de ellas, de un gran valor.


En su interior, podemos contemplar una maqueta con el diseño original del castillo, con sus tres niveles de muralla, en donde, en cada uno de ellos vivían parte de la población, militares...


Abandonamos el castillo con dirección al casco antiguo del pueblo, pero sin antes dejar de hacer la foto de grupo para el recuerdo.
Viendo a nuestras espaldas, nuestro primer tramo de ruta en la subida a la cumbre del Padrastro.


Bajando por sus empinadas cuestas, llegamos a la plaza del ayuntamiento, y desde aquí, a poca distancia nos acercamos a su iglesia, de San Sebastián.





Tiene su origen en el año 1526, inaugurándose en 1797, tras el estado ruinoso que ésta tenía debido a un terremoto acaecido en 1715.
Con su portada barroca, le confiere un gran interés arquitectónico. 


De vuelta ya hacia los coches, para dar inicio a nuestra ruta de hoy, pude inmortalizar algunas rincones del pueblo...


Empezamos la ruta


Nuestros compañeros Quino y Joaquín, nos van a brindar con un bello día espectacular. Una luz nítida, en donde los colores del campo y del monte resaltarán a cada paso que demos.
Nuestra ruta de hoy tendrá unos 10 kms, un desnivel acumulado de 450 metros, y poco más de cuatro horas de ruta.


Son las 12 del mediodía, la temperatura es perfecta. Estamos a una altura de 736 msnm. Empezamos a andar, saliendo desde donde tenemos aparcados los coches por el mismo lateral del colegio, con dirección al Padrastro que lo vemos allí de frente.



Parte de nuestra ruta de hoy coincidirá  con el sendero "PRA 419 sendero de las Carboneras", que abandonaremos para subir a la cumbre del Padrastro, pudiéndola más tarde encontrarla en los bosquetes de pinos y cedros por los que pasaremos.  


Allá vamos, a subir las primeras cuestas...


Abandonamos la carreterilla por nuestra derecha para empezar a enfilar los paredones que tendremos por delante...


Una compañera no se encuentra muy bien, así que cuando empezaron las primeras subidas, decide quedarse en el pueblo y hacer vida con sus vecinos... 


De vez en cuando miramos hacia atrás, dejando poco a poco en la lejanía el pueblo de Cañete la Real, y tras él, las siluetas de todas las montañas que nos rodean.


A los quince minutos aproximadamente, abandonamos la senda oficial, abriendo una angarilla, por las que pasamos todos con dirección a lo más alto.
Quino que va el último, haciendo de coordinador trasero será el encargado de cerrarlo.
La vuelta, ya de regreso, será por la misma senda de las Carboneras.


Yo me encuentro bastante bien, así que decido probarme, e imprimo un ritmo fuerte en la subida, atajando incluso con desniveles más pronunciado.


Desde lo alto voy inmortalizando con una serie de imágenes la subida de mis compañeros, cada uno subiendo a su ritmo...


Son poco más de 150 metros de desnivel los que tendremos que superar en este primer tramo...


Hasta llegar a una canal pedregosa por la que tendremos que pasar, sin mayor complicaciones...


Una vez arriba, casi en el collado, me detengo, me siento sobre una gran roca y contemplo el paisaje.
Por abajo mis compañeros, unos por aquí y otros por allí, poco a poco van subiendo...


Una paradita para tomar algún refrigerio y fruta, y  recuperar fuerzas para seguir...


Dirigiéndonos hacia la cumbre por la parte trasera de los paredones...


Y tras pasar una pequeña dolina, y entre rocas y más rocas, vamos subiendo los últimos tramos hasta alcanzar su cumbre.


Ya en su cima, foto de grupo, y a disfrutar de unas excelentes vistas hacia todos los puntos cardinales.
La Sierra del Pinar con el Torreón, San Cristobal, Reloj, Simancón...
La Sierra de las Nieves, con el Torrecilla...
La Sierra de Alcaparain...
Incluso, allá a lo lejos vemos las nieves de Sierra Nevada, con las siluetas entrecortadas de la sierra de Almijara con la Maroma, destacando en su primer plano.


Y allá abajo, Cañete la Real, rodeado de verde, verde por todas partes...
Y en  lo alto del cerro, su castillo, que majestuoso, vigila a su población...


Cuando Pepe prepara el trípode para inmortalizarnos con su cámara, detrás de él, a lo lejos, las siluetas de la Sierra del Pinar, con su pico más alto, el Torreón, destaca en el horizonte.


Y empezamos a bajar, para, poco a poco dirigirnos al bosquete de pinos, al que todavía queda por llegar y, mientras tanto voy observando las siluetas de los picos más altos de la provincia de Sevilla, El Terril y el Peñón de Algamitas.


Y entre roca y roca, por fin dimos con una sima (más bien una grieta entre las paredes de rocas) que intentábamos adivinar por donde quedaba.


No lo podíamos remediar, teníamos que entrar. Así que con el frontal encendido Pepe, Juan, Joaquín, Fernando y yo nos lanzamos hacia el interior de la grieta...  


Satisfecha la curiosidad, seguimos nuestra ruta bajando y bajando...


Nuestro siguiente objetivo, adentrarnos en el bosque de pinos, pero antes tendremos que llegar a la pista que vemos allá abajo, junto a una alambrada, que iremos bordeando... 


Y llegó el momento mágico para los recolectores y amantes del "espárrago". Pepe y Rosa, ya poco andan...a la izquierda, a la derecha, ven espárragos por todas partes. Y Juan, que intenta intuir por donde pueden estar. Y yo, que incluso teniéndolo delante, casi que ni los veo. 


Más espárragos...Rosa ya lleva un buen manojo, Pepe no se queda atrás...


Y llegamos a la alambrada. Tendremos que llegar hasta la puerta. Algunos compañeros ya la han pasado, y nos lo encontramos de frente...



Y los esparragueros, con tanto buscar y agacharse, se quedan los últimos y más rezagados...


Aunque Pepe, avanza y recoge ¡vaya vista!
Ahí está, el de la camiseta amarilla...lo pillo in fraganti, sin que el espárrago pueda escapar... 


Avanzando por esta pista de tierra, Quino nos espera para no despistarnos y tirar hacia la finca.
Nos adentramos en el bosquete hacia el puerto de la sopa, dejando a nuestra derecha la casilla del pozo del lobo


Rosa, detrás de Fernando y Juan, ni se ve...sigue con sus espárragos.
¡Rosaaaaa  vamossssss!


Y de nuevo, estamos incorporados en el "Sendero de las Carboneras"...pero ojo con las abejas.


Y ahora, sí que sí...nos adentramos en el pinar, por el que tendremos que ascender suavemente...


La puerta del bosquete, con todos los troncos de los pinos marcados...¡para que no nos perdamos!


Y ademas de la pintadas, cuanta paciencia para colocar ¿decenas, cientos? de piedrecillas marcando el camino hasta alcanzar el "cerro Tejano".


Son casi las 14:30 horas. Hay hambre. 
¡Joaquín vamos a parar para comer!
Ni se oyen. Se nota que ellos no cogían espárragos, van muy por adelante.


¡Ahí están, ya papeando!
Tras finalizar la ascensión por el sendero llegamos a una pista. 
¡Hora de comer! 


Tras nuestro suculento manjar "de bocatas", retomamos la marcha, abandonando de nuevo el sendero oficial de las Carboneras, y tirando por la pista en dirección contraria.


Tras avanzar durante 1 km aproximadamente por la pista, ésta la abandonaremos por la derecha cuando nos encontramos con una curiosa "biblioteca campera" en medio del bosque.


En el interior de un tronco de árbol y sobre un gran pedestal de piedras, varios libros que podemos ojear, y tranquilamente leer con solo el sonido de fondo, del canto de los pajarillos.


¡Vaya grupo cultivado, como leen...! 


Seguimos avanzando por el sendero que se encontraba junto a esta "biblioteca" y que quedaba a mano derecha de la pista que ya abandonamos,


Y sin darnos cuenta, y de forma sorprendente desembocamos en un hermoso bosque de cedros...


¡Bueno, por fin, aparezco en una foto!


Abandonamos los cedros, y siguen los pinos...
¡Que paseo más relajante!


¡Sin prisas, y disfrutando de un hermoso día!



Salimos del bosque, a cielo abierto, para desembocar de nuevo en el sendero oficial...girando a nuestra izquierda.


Y la Sierra del Pinar, allí de frente: Torreón, San Cristobal, Reloj, Simancón, cerro Coros...
¡Cuantas veces los hemos pisado!


Y acercándonos a Cañete la Real "topabajo"...


¡El día está espectacular!
¡Las vistas son dantescas!
Ahora toca bajar por un senderillo, un poco resbalocillo con las piedras...


Y de frente, nuestros amigos paredones de la Sierra del Padrastro, que ya subimos esta mañana...
¡Ya queda poco! 


Rosa y yo nos quedamos atrás, muy atrás. Ella sigue con los espárragos, y yo sigo con mi cámara, disfrutando de estos bellos contrastes de colores. Un verde intenso junto al cortijo de Tejano... 



Y poco a poco nos acercamos a los paredones de la sierra del Padrastro, en el que vemos muchas vías de escalada.


Si aquí estuviera mi colega Víctor, seguro que ya me estaría diciendo:
¡Vaya ferrata guapa que saldría aquí!



Con el pueblo de Cañete la Real allí abajo, hemos llegado a la angarilla por la que esta mañana subimos a la Sierra del Padrastro. 


Ya en el pueblo, tras cuatro horas y cuarto de ruta, a cambiarnos y a tomar café.
¡Ha sido un día disfrutón, y lo mejor que, me he encontrado muy bien!
¡Seguiremos en las montañas...!