jueves, 11 de diciembre de 2008

Londres Junio/79

Una semana visitando Londres (1979)



Corría el curso escolar 1978/79, cuando finalizaba una de las etapas de mis estudios. Durante el mismo, teníamos organizado un viaje fin de curso. Yo tenía mucha ilusión de salir al extranjero, y en especial a Londres. La sorpresa fue cuando todos los compañeros decidieron ir a Canarias. Yo me resigné, y planteé la alternativa de Londres. Alfredo y Salva fueron mis acompañantes. Así que, los tres contratamos con una agencia de viajes y pasar una semana en la capital Londinense.


Éramos jovencitos, los 19 años de aquella época. Y aquí empezó mi  peregrinar por este mundo.
Londres es una de las ciudades más visitadas del mundo, y es destino prioritario, no solo para europeos sino también para los venidos de otros continentes.


Londres ha fascinado a visitantes durante siglos. Por su variedad, por su diversidad, por su peculiaridad, Londres es eso, una ciudad universal.


Visitarlo bien requiere de varios días, y si queremos ver con detalles todos sus museos entonces serían semanas o meses.



En nuestro caso, una semana está perfecto. Y teniendo en cuenta que solo tenemos 19 años, la mitad del tiempo estaremos de visitas y la otra mitad intentando estar de “juerga”.


Hay visitas que son totalmente obligadas, como por ejemplo Trafalgar Square, Big Ben, Torre de Londres, y un largo etcétera. Pero simplemente pasear y observar es todo un deleite para nuestros sentidos.
Nosotros, estábamos en un hotelito cerca de St James Park. Así que dependía del día y las ganas, andábamos hacia el centro o cogíamos el famoso “underground”.

Lugares a visitar:
St Paul`s Cathedral (Catedral de San Pablo). Ésta fue construida entre 1675 y 1710 como primera catedral consagrada a la fe protestante. En su interior acoge obras de arte de famoso prestigio y de los mejores artistas de finales del siglo XVII.



Buckingham Palace. Ésta es la casa de la reina. Fue comprado en 1762 por Jorge III y ampliado en años posteriores.

El cambio de la guardia es cita obligada para los viajeros, pudiéndola ver normalmente a las 11,30 h. todos los días.



La Tower bridge,  es el más espectacular de los numerosos puentes de Londres. Con su sorprendente perfil gótico, fue inaugurado en el año 1894. En su interior alberga un museo de los puentes de Londres.


Parlamento y Big Ben, es una gran estructura gótica diseñada en 1830, con 280 metros de largo y con tres kilómetros de corredores, es uno de los edificios más visitados de Londres. En el extremo sur está la Victoria Tower, en donde la bandera ondea cuando el parlamente celebra sus sesiones, mientras que en lado norte se levanta la majestuosa Clock Tower, conocida como Big Ben  por la enorme campana fundida en 1830.


Trafalgar Square, Oxfor street y Piccadily Circus.

Trafalgar Square, es una de las plazas más impresionantes del mundo, fue diseñada entre 1830 y 1840 y dedicada a la memoria del Almirante Nelson y a su decisiva victoria sobre la flota de Napoleón en el cabo Trafalgar en 1805. Es un lugar de encuentro para los londinenses y para los viajeros, y además un buen punto de partida para visitar la ciudad.


Oxford street es quizás la calle más importante de Londres, en ella se encuentran los mejores centros comerciales, y las más lujosas tiendas de grandes marcas.



Muy cerca, la coqueta plaza de Piccadily Circus, lugar de encuentro de bohemios y artistas. Es el corazón espiritual del Soho, siempre lleno de taxis negros y autobuses rojos. La estatua de bronce de  Eros se yergue en lo alto de una fuente en el lado sur de la plaza.




El National Portrait Gallery, fundada en 1856, presenta la historia británica con ilustraciones. De hecho alberga más de nueve mil británicos ilustres.


Los parques  de Green Park, St James Park y Hyde Park, estos parques son los auténticos pulmones de Londres, unos con grandes extensiones de hierba y árboles, y otros con una vegetación exuberante y que posee un lago tranquilo. Éste, es el refugio de numerosas aves acuáticas.


La grandeza de Westminster, ubicado muy cerca de St James Park, y además de ser la sede del gobierno inglés durante muchos años, es también un lugar sagrado (sepultura de los monarca ingleses). La abadía de  Westminster fue consagrada en el año 1065. Fue reconstruida completamente bajo los normandos y doscientos años después, diseñada en estilo gótico flamígero francés.
Además, numerosos museos como el Victoria Museum, el National History Museum, el museo de cera, y otros tantos, no podemos dejar de visitar.



Además en Londres hay que pasear y observar a la multitud de curiosos personajes ataviados con las ropas más extrañas jamás visto.


Ya hace muchos años de esto (me refiero al año 1979), pero cuando en España se respiraban todavía aires frescos de democracia, en Londres podía observarse a los melenudos, punkis, hippies y otros tantas tribus urbanas, y que lógicamente a mi me llamaban la atención.

Aquí conocimos a tres chicas alemanas, con las que pasamos algunos buenos ratos por los distintos lugares de “marcha” de esta gran urbe.




Londres es una gran metrópoli fascinante, y con infinidad de lugares para visitar, distraerse y curiosear.




No hay comentarios:

Publicar un comentario