viernes, 11 de agosto de 2017

Ruta por Polonia (Agosto/17)


P.N Bielawieza


Tservas de madera


P.N Montes Mesa (Rocas Errantes)


Gdansk


P.N Montes Tatras 

Polonia, un gran país con una infinidad de alicientes por descubrir: historia, ciudades, patrimonios de la humanidad, arquitectura, montañas, bosques primigenios, lagos, costas, gastronomía, pueblos, tradiciones... Este será nuestro destino de este año. ¿Pero por donde empezar?, ¿que ver? ¿que itinerario marcar?...¡que tendré que dejar de ver para poder visitar el resto!. En todo viaje esto siempre sucede, salvo que uno tenga toda una vida para visitar el país. Hemos tocado las frontera de Bielorrusia (P.N Bielawieza), Ucrania (Tservas e iglesias de madera, P.N Biezscady), República Checa (P.N Montes Mesa, Rocas Errantes), Eslovaquia (P.N de los montes Tatras), y solo nos hemos quedado a cinco kilómetros del trocito de Rusia situado entre Lituania y Polonia, en la costa báltica)


Pues allá voy, al ataque. Empezaré por leer algunos libros sobre Polonia (el imprescindible de Loney Planet), entrar en foros, visitar webs, curiosear por otros tantos blogs...y así poco a poco iré sacando conclusiones para ir esbozando mi primer plan de ruta. Eso si, tendría claro que en este proyecto de ruta no solo entrarían las típicas ciudades (Cracovia, Gdansk, Varsovia...), sino que también incluiría rutas de montaña, de senderos, de lugares poco visitados, de Parques nacionales...en definitiva, rincones de Polonia que por su especial encanto tuviera que visitar.
Empecé a sacar bloques de información interesante y empecé a elegir y descartar: 

Patrimonios de la humanidad (Unesco), los marcados, visitar

·         1-Centro histórico de Cracovia (1978)
·         2-Reales minas de sal de Wieliczka y Bochnia (1978, 2008,2013)
·         4-Bosque de Bialowieża (1979, 1992,2014)
·         5-Centro histórico de Varsovia (1980)
·         6-Ciudad vieja de Zamość (1992)
·         7-Castillo de la Orden Teutónica en Malbork (1997)
·         8-Ciudad medieval de Toruń (1997)
·         10-Iglesias de la Paz en Jawor y Swidnica (2001)
·         11-Iglesias de madera del sur de Małopolska (2003)
·         12-Parque Muskau / Parque Muzakowski (2004)
·         13-Centro del Centenario de Wroclaw (2006)


Parques nacionales (23) visitados (5)

Nota: es cierto que es uno de los países de Europa con más Parques Nacionales, pero también es verdad que algunos tienen muy poca superficie. De hecho, esto en otros países, como por ejemplo España, estaría simplemente catalogado como reservas, parajes, o parques naturales. Hemos intentado visitar aquellos que aportaban algo especial: grandes montañas, lugar recóndito, curiosas formaciones...y estos son con los que nos quedamos.

2.
Parque Nacional de Białowieża
1932
105,17
Białowieża
Reserva de la biosfera Unesco; en la lista del Patrimonio de la Humanidad Unesco; diploma de Europa

4.
Parque Nacional Bieszczady
1973
291,96
Ustrzyki Górne
Reserva de la biosfera Unesco; diploma de Europa
8.
Parque Nacional de los Montes Mesa
1993
el pico Szczeliniec Wielki
63,40
Kudowa-Zdrój
11.
Parque Nacional Magura
1995
194,39
Krempna
19.
Parque Nacional Tatra
1954
211,87
Reserva de la biosfera Unesco

Siempre, antes de emprender un viaje para visitar algún país, me gusta saber cual es la distribución geográfica por regiones, provincias etc, para de ese modo visitar el máximo posible (por su variedad paisajística, cultural, folklórica...) de regiones y hacerme una idea más completa del conjunto del país. Si uno visita España, no es lo mismo que visite Sevilla, Madrid, Barcelona y se vuelva para su país a que por el contrario visite (por ejemplo) parte de Andalucía, Castilla, Galicia, país Vasco, Cataluña y se vuelva para su país:la visión global será más acertada.

División de Polonia en 16 Voidatos, los marcados a visitar


Zachodniopomorskie
23 032
1 697 500
PM
Pomorskie
18 293
2 183 600
LB
Lubuskie
13 985
1 008 400
DS
Dolnośląskie
19 948
2 904 700
OP
Opolskie
9412
1 061 000
SL
Sląskie
12 294
4 731 500
WP
Wielkopolskie
29 942
3 355 300
KP
Kujawsko-Pomorskie
17 970
2 069 200
LD
Łódzkie
18 223
2 607 400
WM
Warmińsko-Mazurskie
24 202
1 428 400
MZ
Mazowieckie
37 715
5 128 600
PD
Podlaskie
20 180
1 207 700
SK
Swiętokrzyskie
11 672
1 295 900
LU
Lubelskie
25 115
2 197 000
MA
Małopolskie
15 141
3 245 600
PK
Podkarpackie
17 890
2 096 700

Nota: Los números en negro que a continuación se indican en el mapa corresponden a los Patrimonio de la Humanidad descrito anteriormente. 




Polonia, en general es un país barato en el que se pueden hacer muchas cosas y por poco dinero. Nuestro presupuesto es ajustado con lo que intentaremos exprimirlo al máximo. A la hora de dormir hemos reservado: hostales, casas particulares, posadas, habitaciones, residencia universitaria, pequeños hoteles...y todo ello lo hemos conseguido por muy poco dinero y haciéndolo con bastante tiempo de antelación, al igual que nuestro vuelo con la aerolínea polaca Lot.
A la hora de comer, hemos combinado algún que otro restaurante con comidas polacas, las típicas lecherías (casas de comida muy económicas, al igual que en la época soviética), y en los muchos recorridos por Parques Nacionales (montañas,senderos...) tocaba bocatas.
En cuanto al cambio de dinero, la moneda polaca es el zloty (1 €=4,25 zloty/agosto/17), no cambiar en España, se pierde mucho dinero con el cambio. Hacerlo siempre en Polonia en las oficina Kantor, están repartidas por muchos lugares de Polonia, siendo el cambio siempre muy bueno, sin comisión alguna. 


Todo lo que se refiera al transporte, en nuestro caso estará reducido al alquiler de coche con BUDGET, somos dos parejas, y así recorreremos los 3350 km por Polonia, y otros tantos kilómetros a pie por los Parque Nacionales, siendo este  nuestro recorrido:

Día 1 Sevilla-Madrid-Varsovia-kazimierz Donly. Dormir: Pokoje (habitaciones) Goscina Joanna, casa tipo chalet. 14 €/p (muy recomendado)


Día 2 kazimierz Donly-Lublin-Zamocs. Dormir: Zajazd (posada) Orzet 13 €/p (muy recomendado)


Día 3 Zamocs-Sanok Dormir: Zajazd (Posada) Sanocki 14 €/p
Día 4 Sanok-P.N Bieszczady-Tservas de madera-Sanok Dormir: Zajazd (posada) Sanocki 
14 €/p (muy recomendado)


Día 5 Sanok-Tservas e iglesias de madera-Magura-Zakopane Dormir: Sfinks (casa tipo chalet) 9,5 €/p
Día 6 Zakopane-P.N Tatras (subida al pico Rysy)- Zakopane Dormir: Sfinks (casa tipo chalet)
 9,5 €/p (recomendado)


Día 7 Zakopane-Chocholow-Minas de sal (Wieliczka)-Cracovia Dormir: DS Za Kolumnami (residencia universitaria) 10,5 €/p
Día 8 Cracovia Dormir: DS Za Lolumnami (residencia universitaria) 10,5 €/p (recomendado)


Día 9 Cracovia- Campo de concentración Auswitch-Klodzco Dormir: Bizancjum pokoje Goscine (habitaciones) 14 €/p (muy recomendado)

Día 10 Klodzco-P.N Montes Mesa (Montes Stolowe)-Poznan Dormir: Hotel Gaja 14 €/p 
(recomendado) 

Día 11 Poznan-Torun-Gdansk Dormir: Apartamenty Przy Motlawie (apartamento) 10,5 €/p
Día 12 Gdansk-costa báltica-Gdansk Dormir: Apartamenty Przy Motlawie (apartamento) 10,5 €/p
(recomendado)



Día 13 Gdansk-Castillo de Malbork-P.N Bialowieza Dormir: galería trunkow (casa tipo chalet) 23 €/p
(muy recomendado, el mejor de todos)



Día 14 P.N Bialowieza-Varsovia Dormir: Downtow apartament Warsaw (apartamento) 12 €/p
Día 15 Varsovia Dormir: Downtown apartament Warsaw (apartamento) 12 €/p (NO recomendado)


Día 16 Varsovia-Madrid-Sevilla





Día 1 Sevilla-Madrid-Varsovia-Kazimierz Donly

Nuestro vuelo desde Madrid con la compañía polaca LOT lo teníamos a las 15:30, llegando a Varsovia a las 19:05, con lo que nos pegamos un buen madrugón saliendo de Sevilla para empezar a disfrutar del viaje desde el minuto cero.


Al final salimos con una hora de retraso, llegando a Varsovia a las 20:00 (con un cielo ya apagado apunto de anochecer). Los carteles ya nos indicaban que estas palabrejas son difíciles de entender (muchas consonantes seguidas, imposible  de pronunciar). 
Una vez aquí teníamos varias tareas pendientes. Lo primero adaptarnos al cambio. Después, una vez nuestro equipaje en mano (ha habido suerte, ninguna pérdida), nos dirigimos a la oficina de alquiler de coche (está en la misma terminal de llegadas) y recoger nuestro vehículo. El papeleo correspondiente y a retirar nuestro flamante coche con el que haremos los 3350 km (un buen coche, renault megane ranchera, casi nuevo y muy bien de precio) y que se encuentra en los aparcamientos de un hotel, justo  enfrente de la terminal. Pero, ¿y esto donde esta? ¿como funciona este coche? ¿y este mando para que sirve? ¿y ese otro?...
Nuestra siguiente tarea era cambiar los zlotys (no llevamos ni uno, y en España daban muy pocos, y en el aeropuerto el cambio no es bueno). Así que gracias a un español afincado en Polonia (que contacté con el en un foro y que le plantee el tema) me indicó que justo a 4 km del aeropuerto hay una oficina de cambio (KANTOR) en el galería MOKOTOW. Perfecto allá vamos, con el navegador claro, sino todavía estamos dando vueltas por la zona. Un buen cambio, 4,25 zlotys por  un euro, en España nos daban 3,6. La diferencia era abismal. Una vez hechos con los billetes entramos en el carrefour que hay instalado en el centro comercial y comprar algo de bocatas y carretera hacia kazimierz Donly que sería nuestro primer destino. Navegador en marcha, unas pocas de vueltas por las afueras de Varsovia hasta que nos aclaramos (recuerdo que es de noche, mareados que estamos) y sobre las doce de la noche llegamos a nuestro alojamiento tras recorrer los 135 km que los separa, aunque ya por el camino llamamos indicando nuestra hora aproximada de llegada.
¡Que día más largo, en planta desde las 5:00, por fin llegamos!. Reparto de habitaciones, unos bocatas y a dormir que mañana empezará nuestra ruta por Polonia.

Día 2 Kazimierz Donly-Lublin-Zamocs

kazimiers
(Refugio de artistas)

Sobre las cinco y media de la mañana, la luz empieza a penetrar por la ventana de nuestra habitación, estoy ansioso por empezar nuestra ruta, pero todavía es temprano. De nuevo me echo a dormir. ¡Ahora si!, me levanto y miro por la ventana (ayer todo obscuro) y empinádome como puedo tiro mi primera foto, tengo que salir...y estirar las piernas, aunque mis compañeros duermen aún.


Kazimierz Donly está desierto, son pocos los que a estas horas circulan por las calles de este hermoso y coqueto pueblo de artistas. A unos 200 metros escasos llego a la plaza principal (en polaco Rynec) callejeo un poco y vuelvo a nuestro alojamiento para ya todos juntos disfrutar de este bello lugar.


Este antiguo puerto fluvial de Kazimierz Donly lleva más de un siglo ejerciendo de colonia de artistas y de librepensadores. Esta pintoresca localidad está encaramada a orillas del río Vístula y su destartalada Rynek flanqueada por edificios históricos resulta encantadora.


Este pintoresco pueblo suele ser destino habitual en fines de semana para los habitantes de Varsovia y Lublin (las dos capitales más importantes cerca de aquí) 


En el centro de la plaza hay un pozo de madera, aún operativo y en sus flancos se concentran bellos edificios, reflejo de su antigua prosperidad. Desde el punto de vista arquitectónico los mejores quizás sean las casas de los hermanos Przybyta.




Otros puntos de interés es la casa de la familia Celej, siendo esta el principal museo de la ciudad ocupando la vivienda del siglo XVII.



La iglesia parroquial, es el templo gótico que preside la plaza principal y data de mediados del siglo XIV y fue remodelada cuando los estilos renacentistas recorrieron Polonia.




Desde la misma iglesia parroquial, un camino a la derecha  conduce a esta colina, donde tres grandes cruces recuerdan a las víctimas de las epidemias de peste que asolaron la localidad en el siglo XVIII.


La subida, aunque bastante empinada en poco trayecto, es un destino obligatorio, ya que las vistas desde lo alto son espectaculares.



Para acceder a estas vistas, en un pequeño tenderete nos espera el "taquillero" al que habrá que pagarle 2 zlotys para poder disfrutar del enclave.



De nuevo regresamos a la plaza principal, un poco de callejeo y tras algunas horas en Kazimierz Donly partimos hacia nuestro siguiente destino, Lublin a unos 60 km hacia el sur.



Lublin
(La Jerusalén polaca)


Esta ciudad la visitaremos de paso con dirección a Zamocs, aquí estaremos algunas horas caminando por su casco antiguo. Siendo la mayor ciudad del sureste de Polonia, lo primero que hacemos es aparcar cerca del centro, pero estudiando antes como funcionaban los parquímetros para dejar el coche (tenemos que echar mano del traductor de polaco, "Rozklad jazdy", horarios aparcamiento, casi "ná").


El acceso a su casco histórico lo haremos por la Puerta de Cracovia, siendo este el único vestigio que queda de las fortificaciones que rodeaban sus casco antiguo, siendo esta la puerta gótica de Cracovia del siglo XIV.


Durante siglos, Lublín fue el centro de la cultura judía europea ganándose el sobrenombre de "la Jerusalén" del reino polaco. Desde la puerta de Grodzca que une el casco antiguo y la zona del castillo, era tradicionalmente conocida como "puerta de los judíos", pues marcaba el final de Lublín cristiana y el comienzo del barrio judío.


Atravesando esta puerta llegamos al Castillo Real, escenario de la firma en 1569 de la unión con Lituania, se remonta a los siglos XII y XIII, aunque este ha sido reconstruido en muchas ocasiones.


Volvemos de nuevo a su casco histórico atravesando otra vez la puerta de Grodzca, para callejear por sus bellos rincones.


En el centro de la ciudad histórica nos encontramos con su plaza principal (Rynek), rodeada de bellos edificios decorados con distintos colores, formas y dibujos que nos hacen detenernos para observar sus detalles.

 

la catedral de San Juan Bautista es realmente una iglesia jesuita del siglo XVI, siendo esta la mayor de Lublin. Aunque por fuera no destaca precisamente por su belleza, el interior ya es otra cosa: contiene impresionantes detalles como los frescos barrocos pintados por un artista moravo mediante la técnica del trampantojo.


Trampantojo (de trampa ante ojo) "engaña el ojo", técnica pictórica que intenta engañar la vista jugando con el entorno arquitectónico (real o simulado), la perspectiva, el sombreado y otros efectos ópticos consiguiendo una realidad intensificada o sustitución de la realidad.


Caminando de nuevo hacia la Puerta de Cracovia, pasamos por la torre Trinitaria, y desde aquí por la calle peatonal más comercial de Lublín, en la que podemos ver lujosas tiendas de ropas de las marcas mas prestigiosas.


He de recordar que Lublín fue durante siglos el centro  intelectual del mundo judío, lo que dio pie a que se le conociera como la "Oxford judía". Este patrimonio se fue perdiendo al estallar la II Guerra Mundial.



Abandonamos su casco antiguo y nos dirigimos hacia donde tenemos aparcado nuestro coche. ¿seguirá ahí? ¿habremos acertado con el polaco? ¿echamos el dinero justo?


¡Ha habido suerte, menos mal!
Ahora ponemos rumbo a Zamocs, unos 90 kilómetros más hacia el sur. Aunque lo previsto en llegar era en una hora, tardamos algo más por las innumerables obras que se están realizando en todas las carreteras polacas.

Zamocs
(Diseño urbano renacentista)


Es mediodía, hora de comer, así que lo primero que hacemos es dirigirnos a la plaza "Rynec" y buscar el restaurante  "Bohema", del que hemos leído que se come buena comida polaca, y ya estamos ansiosos por probar la sopa "zurek" (sopa polaca elaborada a base de harina de centeno y carne",  los pierogi ruskie (empanadillas de carne, verduras, de queso y patatas), sopa fría de remolacha, Goulash (estofado preparado a base de carne de cerdo, cebolla y pimentón) y de beber las excelentes piwo (cerveza) de muchos tipos.



¿Y de postre que?
Tras un atracón de variadas y diversas comidas, no hay ganas de postre...
¡Un momento!, a María José se le esta yendo los ojos detrás de una copa helada de frutas...pues allá va.


Sin lugar a dudas lo más hermoso de Zamocs es su Rynec, que con su forma cuadrada (100x100 metros) es el corazón de la ciudad, el resto son calles que parecen estar dibujadas con escuadra y cartabón, todas colocadas de forma paralela formando muchas perpendiculares.


En los edificios más emblemáticos de la plaza se pueden ver placas con información sobre los antiguos usos de los inmuebles. La Rynek de estilo renacentista italiano está flanqueada de casas burguesas con arcadas.


En la parte central, y destacando sobre el resto de los edificios de colores, el ayuntamiento se levanta imponente, como ejerciendo su poder en la ciudad de Zamocs declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Este ayuntamiento construido entre 1639 y 1651, que con el tiempo llegaron diversos añadidos, destacando su escalinata curva del año 1768.


Abandonamos la plaza y nos dirigimos hacia la zona de los bastiones que rodean a la ciudad. En el otro extremo la catedral, sin demasiado atractivo, y junto a esta una torre campanario separada de la Catedral pero en el mismo recinto.


La tarde empieza a avanzar y nos dirigimos a donde hemos aparcado el coche, junto a un espléndido parque, con coloridos jardines. Varias vueltas de relax por el recinto, alguna que otra sentada, y en busca de nuestro alojamiento, descansar un poco, ponernos guapos y disfrutar del Zamocs nocturno.


Al poco de llegar a nuestro coqueto zajazd (posada) ubicado a un par de kilómetros del centro, el cielo se fue ennegreciendo convirtiéndose en pocos minutos en un diluvio "casi universal". El viento soplaba fuertemente, los árboles de la zona parecían que iban a impactar con los cristales de nuestra ventana, el agua caía a chorros...así que lo de ponernos guapos fue solo para improvisar en una de las habitaciones un exquisito manjar a base de bocatas...y el Zamocs nocturno lo dejamos para otro ¿año?


Día 3 Zamocs-Tserva de Radruz-Tserva de Chotyniec-Sanok

El plan de hoy es llegar hasta Sanok, en lo más al sureste de Polonia, a 200 km, pero en nuestro recorrido haremos algunas paradas por la Polonia rural para visitar las Tservas (iglesias de madera) que hay instaladas por toda esta zona sur.
De las muchas iglesias de madera repartidas entre Polonia y Ucrania, en 2013 la Unesco seleccionó 16 tservas de madera históricas, 8 en Polonia y otras 8 en Ucrania. Obviamente nosotros nos centramos en las del territorio polaco, pudiendo al final ver 6 de las 8.
A continuación doy las pequeñas localidades en donde están ubicadas y en el orden en que las vimos. Teniendo en cuenta que dos las veremos hoy, dos mañana, y otras dos pasado mañana, que es el tiempo que estaremos por toda esta zona.

1-Radruz (camino hacia Sanok, primer día, frontera Ucrania)
2-Chotyniec (camino hacia Sanok, primer día,  frontera Ucrania)
3-Turzanks (de camino para visitar el P.N Biezcady, segundo día,  frontera Ucrania)
4-Smolnik (de camino para visitar el P.N Biezcady, segundo día,  frontera Ucrania)
5-Brunary (de camino hacia Zakopane, P.N Tatras, tercer día,  frontera Eslovaquia)
6-Kwiaton  (de camino hacia Zakopane, P.N Tatras, tercer día,  frontera Eslovaquia)
7-Owczary (no la vimos)
8-Powroznik (no la vimos)



Nota importante: Todas estás localidades son muy pequeñas, y ubicadas en sitios muy remotos (frontera de Polonia con Ucrania), y que en muchas ocasiones no aparecen ni en los mapas. Nosotros tuvimos que localizarla a través del navegador.
Además, son muchas las iglesias de madera repartidas por la zona, y aunque estas 8 (en Polonia) son las declaradas por la Unesco, hay otras tantas sin estar declaradas que son igual de bellas (sobre todo por el entorno).
Además de las tservas, propiamente dichas por la Unesco, hay otras 6 "iglesias de madera" nombradas así por la Unesco también declaradas como Patrimonio de la Humanidad y están en las siguientes localidades cerca de la frontera con Eslovaquia:

1-Podhalanskie
2-Blizne
3-Binarowa
4-Haczow
5-lipnica Murowana 
6-Sekowa

Aunque en un principio teníamos previsto también ver estas otras,no las vimos al final,  o bien por las distancias, o porque no pillaba de paso, o por el cansancio de las innumerables carreterillas perdidas. A cambio vimos otras tantas que pudimos disfrutar de ellas (algunas con un encanto especial, por las lluvias) de igual belleza que las tservas, como por ejemplo:

1-Czarna
2-Lukaviec
3-cerca de Krynika

Tserva de San Paraskevia, Radruz



Todas estas Tservas fueron construidas entre los siglos XVI y XIX por comunidades de religión ortodoxa oriental y por los católicos griegos y se utilizó madera de los grandes bosques que en esos tiempos cubrían la mayor parte de estas tierras de Europa.


Para llegar a la Tserva de Radruz, nos tenemos que situar en la misma frontera de Ucrania. De hecho llegamos a colocarnos en la cola de coches que estaban dispuesto a pasar al país vecino. Por suerte una carreterilla estrecha nos dirigió hacia Radruz tras un espectacular paisaje de bosques, con unos esbeltos y majestuosos abetos.


Esta iglesia fue construida en el siglo XVI, siendo una de las más antiguas de la zona. Ahora está habilitada como museo y en la que hay que pagar 5 zlotys para acceder a su interior.




Esta Tserva está rodeada de un pequeño muro de madera, y dentro del recinto una torre campanario situada a algunos metros de la iglesia.


Y fuera del recinto, cientos de árboles formando frondosos bosques. El entorno es tranquilo, silencioso...y nos anima a dar un pequeño paseo por la zona.




Abandonamos Radruz y nos dirigimos ahora mas hacia el sur, también en la misma frontera con Ucrania.

Con dirección a la Tserva de Chotyniec, paramos en Lubaczow y Lukaviec 


Tal como ya he comentado son muchas las iglesias de madera que hay por la zona, así que cuando pasamos por el pueblo de Lubaczow y Lukaviec nos detuvimos para contemplar varias iglesias de madera.

Tserva de Lubaczow


La Tserva de San Dimitri fue construida en el año 1904, siendo en origen de creencia greco-católica, convirtiéndose en una iglesia católica a partir del 1947. Junto a esta, está la torre campanario construida antes del año 1825. En la misma zona de encuentra el cementerio.


Tserva de Lukaviec


Siguiendo nuestro recorrido por esta zona rural, llegamos a Lukaviec, en donde la parada también será obligatoria para contemplar otras tantas iglesias, una de ellas nueva, pero con un original diseño arquitectónico.


Esta iglesia, fue construida en 1701, siendo también de creencia greco-católica, pero después de la II Guerra Mundial fue abandonada, quedando su interior totalmente vacío, siendo reconstruida entre 1990 y 1993.


En la misma carretera y un poco más adelante, destaca de forma soberbia esta iglesia con un curioso diseño arquitectónico.


De nuevo, nuestra parada era obligatoria. Nos acercamos y aunque estaba cerrada, una señora, típica polaca (creemos que seria la que guarda la iglesia) nos la abrió y mostró por dentro.
Quedamos asombrado la cantidad de detalles que tenia del Papa Juan Pablo II, recordemos que era polaco, y aquí son muchos los recordatorios que hay de su persona.


Justamente en frente tenemos la que originalmente se utilizaba para el rezo de los creyentes. La diferencia de ambas es digo de admirar.







Tenemos que echar un trago y picar algo. Una parada para repostar algo a nuestros cuerpos. Que mejor que unas buenas cervezas polacas y un tente en pie.
Por la zona no encontramos ningún bar, así que toca entrar en una tienda y servirnos nosotros mismos. ¿Pero como pedimos? ¿como nos aclaramos?
Aquí ellos hablan de español o ingles lo mismo que nosotros el polaco, NADA.
A utilizar el lenguaje de signos, el dedo índice apuntando lo que queremos.


Un buen banco, a la sombra de este enorme árbol, aquí caerán las cervezas, ¡salud!


Tserva de la Santa Madre de Dios, Chotyniec

Imposible llegar si no llevásemos el navegador: carreteras remotas y perdidas de esta zona tan aislada entre Polonia y Ucrania.


Tras un buen tramo de cruces, carreterillas e indicaciones que muchas veces no entendíamos (cuando fallaba el navegador) por fin llegamos a Chotyniec.




Esta iglesia de madera griega-ucraniana fue fundada en 1617 y es una de las pocas iglesias católicas griegas que todavía están activas en Polonia que sobrevivieron a la II Guerra Mundial como a las deportaciones posteriores.


Estuvo cerrada desde 1925 hasta 1947, luego se convirtió en una iglesia católica hasta la década de 1980 cuando fue abandonada.


Después de la caída del régimen comunista se convirtió en en una iglesia greco-católica ucraniana y fue restaurada entre 1991 y 1994 pagado sobre todo por los parroquianos de la zona.




Una vez disfrutado de estas Tservas, de este remoto lugar y de estos hermosos parajes, ponemos rumbo hacia Sanok, más hacia el sur, nuestra siguiente parada, y donde dormiremos dos noches.

Sanok


Tras disfrutar de los parajes de montes, bosques y verde, mucho verde, llegamos a Sanok.
La idea primera era ir a visitar el museo etnográfico al aire libre que hay situado junto a la orilla del río San, a un kilómetro escaso de Sanok. Perfecto son las seis de la tarde, tenemos hasta algo más de las ocho para disfrutar de este pintoresco enclave.


Este el el mayor y más atractivo museo al aire libre de Polonia, y uno de los más bellos de Europa, con lo que lo disfrutaremos en cada rincón.


Tiene una superficie de unos 400 metros cuadrados, y a través de sus caminos y senderos podemos disfrutar de una cultura enclavada en esta zona oriental de los montes Cárpatos entre Polonia y Ucrania.


La mayor parte de los grupos étnicos son Boykos y  Lemkos. Así que veremos muchas de sus construcciones y para ello avanzaremos por pequeños valles, algunos bosquetes, y subiremos por algunas laderas.


Con casi cien edificios de madera, representan la típica construcción de las viviendas entre los siglos XVII y XIX.
Una iglesia Lemko y otra Boyko de los siglos XVII y XVIII.


Además, el museo contiene una escuela, una posada, y hasta un cuartel de bomberos.
En la parte final del recinto podemos contemplar la parte industrial, con varios molinos, fraguas...


El interior de muchas de las casas está amueblado y decorado como antaño.mientras que otras construcciones acogen exposiciones.
Cuando nosotros entramos, prácticamente todas estaban cerrada, parece ser que el interior cerraban a las 6. Cosa que no entiendo si el museo cerraba a las 8.


El museo está ordenado según la geografía y presenta la identidad y el estilo étnico de cada región.


A continuación dejo que disfrutéis de otras tantas imágenes tomadas en este bello museo de cultura tradicional.







Aunque parezca increíble, este pequeño habitáculo es el que se utilizaba cuando a uno le urgía una necesidad corporal, obviamente en la foto yo estoy simulando dicha necesidad.


Sobre las ocho de la tarde ya partimos para nuestro alojamiento. Ha sido un día largo de carreteras y visitas. Descansaremos un poco y por la noche iremos a cenar al restaurante Stary Kredems, en donde también podremos comer una excelente comida polaca.


Día 4 Sanok-P.N Biesczcady-Sanok

Los  objetivos de hoy son tres, por una parte hacer un recorrido por el Parque Nacional de Biesczady y para ello cogeremos las carreterillas (unos 130 km) que cruzan dicho parque. El segundo hacer el sendero que nos lleva al pico más alto del Parque Nacional, el Tarnica con 1346 msnm (no llegaremos hasta la cumbre, andaremos unas tres horas), y como tercer objetivo ver las otras dos Tservas que nos cogen de camino, las Smolnik y Turzansk.



Tserva de Turzansk


Lo primero que hacemos cuando salimos de Sanok es dirigirnos a la pequeña localidad de Turzansk, allí disfrutaremos d la visita a la tserva de San Miguel Arcángel.


Esta iglesia greco-católica fue construida en 1803, aunque actualmente es una iglesia ortodoxa.


Cuando llegamos, en ese justo momento, el párroco ortodoxo estaba impartiendo una misa, con lo que nos quedamos un rato en su interior. Las mujeres se debían sentar en uno de los costados y los hombres en el otro.


Curiosamente no todos los asistentes eran personas mayores, nos llamó la atención que había bastante jóvenes, aunque el rezo parecía más propio de los mas ancianos.


P.N Biesczcady

Es el tercer Parque Nacional más grande de Polonia, situado en en el extremo sureste del país fronterizo con Ucrania y Polonia. Fue creado parque en 1973 y en 1992 el parque y sus alrededores se convirtieron en parte de la reserva de la Unesco llamada Reserva de la Biosfera carpática oriental.


Cuando planteamos el viaje a Polonia, y empecé a leer sobre el mismo, di con este parque muy poco o nada visitado por los extranjeros, aunque si por los polacos, la llamaban la Galicia polaca. Esto me enganchó lo incluí en la ruta.


Desde España y cuando leía información del parque, me lo imaginaba bastante más solitario, pero cuando llegamos allí, por la carreterilla que atraviesa el parque son muchos los visitantes que se ven por la zona. 


Incluso hay un tren turístico de vía estrecha que circula en varios kilómetros por el parque, concretamente salen del pueblo de Beligrod, masificado de gente, quizás también porque pillaba en fin de semana.


Hicimos varias paradas para disfrutar de algunos rincones del parque, apartándonos por pistas que nos llevaban hacia el interior hasta llegar al pueblo de Ustrzyki Gorne en donde teníamos previsto comer en un lugar que nos lo daba recomendado el libro de Lonely Planet, en el zajazd Pod Carnynska catalogado como la mejor cocina de la zona en un restaurante de madera tradicional. ¡Bueno no fue para tanto, pero había que probarlo!



Una vez comido y desde este mismo lugar, a unos 50 metros del restaurante y en la pequeña estación de autobuses, salen los distintos senderos hacia el interior del bosque y también para subir al pico Tarnica, el más lato de la zona con 1346 msnm.


Aunque no estaba en nuestros planes llegar hasta la cumbre quisimos hacer un tramo de la subida. Son muchos los excursionistas que vemos: familias enteras, grupos de amigos, niños, senderistas, montañeros...es una subida que no tiene complicación alguna, además el sendero está perfectamente señalizado. 


Se parte de unos 650 metros de altitud, y según las indicaciones se tardaban unas 3 horas y cuarto en llegar a la cumbre.


Nosotros anduvimos aproximadamente algo más de una hora llegando a los 1000 metros de altura, y cuando quisimos, empezamos a bajar tranquilamente disfrutando de estos hermosos bosques.


Una hora más de bajada y sobre las 17:30 cogimos el coche para seguir con nuestro itinerario por el parque, ahora en busca de Smolnik para ver la siguiente tserva.


Tserva de Smolnik

Ya fuera de los límites del parque y con dirección a Lesko, un desvío nos lleva hasta la tserva de Smolnik, por cierto, masificada de gente, incluso un grupo de chavales de boy escout polacos.


Sin una fecha concreta de su construcción, aunque si sabemos que es del siglo XVIII, posteriormente arrasada por una invasión  tártara y reconstruida en el año 1791.


Esta iglesia se encuentra en la parte alta de una colina y con unas bonitas vistas hacia los bosques que la rodean.


Una vez vista esta última iglesia, partimos con dirección a Sanok a la que ya llegaríamos cayendo la noche.



Día 5 Sanok-Zona de Krynika-Zakopane (Tatras)


Antes de partir con dirección a Zakopane, dedicamos un par de horillas para dar un paseo por Sanok, ya que realmente solo la habíamos visto de noche. En poco tiempo se ve. Aparte de la plaza Rynek, un par de vueltas y para el coche.


Sanok, situada en un pintoresco valle en las estribaciones de los montes Bieszczady, es la localidad más grande de la región y el punto de partida para  explorar toda la zona de montañas.
Esta ciudad ha estado bajo el dominio de los rutenos, húngaros, austriacos, rusos y alemanes.


Situándonos en la plaza Rynec, nos podemos acercar a un mirador que hay cerca, y desde el que podemos disfrutar de hermosas vistas del valle.
Eran las 9 de la mañana, cuando intentamos buscar un lugar en donde desayunar. Imposible todo cerrado, al final tuvimos que volver a nuestro alojamiento y allí tomar un buen desayuno buffet.


Un par de vueltas por las calles peatonales, todo desierto y al coche.



Zona de Krynica-Zdroj

"Salpicado de preciosos valles, colinas boscosas y encantadores pueblecitos, el paisaje que rodea krynica es digno de explorar". Con estas palabras encabeza el libro de Lonely planet la zona de Krynica. Y nosotros que hemos estado por allí, lo podemos ratificar. Es una zona con un encanto especial, además si tenéis la misma suerte que nosotros y os pilla con un cielo nublado y con lluvia, el atractivo es mucho mayor.


Una vez que salimos de Sanok, nuestro objetivo era visitar las cuatro tservas que hay por la zona y  que están declaradas como Patrimonio de la Humanidad


Como ya había comentado al inicio de este tema, veremos dos, la de Brunary y kwiaton. Y la de Czerna que sin ser declarada por la Unesco es igual de hermosa.



 Tserva de Brunary


Tras ir muy atento a nuestro navegador y después de varios cruces de carreterillas, por fin llegamos a esta otra hermosa iglesia de madera.


Cuando llegamos, la lluvia no dejaba de caer, y además estaban dando la  misa. La iglesia repleta a reventar. Incluso muchos fieles seguían las palabras del cura desde el exterior de la iglesia.
Y seguía lloviendo...


Esta iglesia fue construida en el siglo XVII, y es una de las mas grande de la zona.


Seguimos nuestro recorrido y yendo dirección a la Tserva de Kwiatón, nos encontramos con la de Czerna, y lógicamente tuvimos que parar.

Tserva de Czerna



Una ligera llovizna nos empapaba cuando salimos del coche, daba igual, había que llegar hasta la misma iglesia. Un espectacular paisaje verde estaba frente a nuestros ojos. Una pequeña pasarela nos acerca hasta nuestro destino, allá en esta hermosa colina.


Cuando llegamos, una señora mayor, con un pañuelo de colorines cubriendo su cabeza nos abre la puerta. Orgullosa nos muestra su interior y nos invita a que compremos unas postales del lugar.


Esta villa polaca atravesada por el río Eliaszowka tiene una población de poco más de 1000 habitantes, ubicada en un espectacular paisaje de extensos bosques.


La lluvia ahora aprieta, y nosotros bien equipado para protegernos del agua seguimos dando vueltas por este bello entorno de la iglesia disfrutando de este día de lluvia.


Seguimos avanzando y obedeciendo las órdenes de nuestro navegador llegamos llegamos hasta la Tseva de Kwiatón.

Tserva de Kwiatón


Al igual que otras, cuando llegamos estaban en misa. Muchos fieles la seguían desde el exterior con paraguas en mano. La devoción de la zona parece bastante arraigada, estamos en Polonia.
Se dice que en este país, ya no solo son católicos, sino que más del 95% son practicantes.


Construida en el siglo XVII, la iglesia de Santa Paraskevi es de origen greco-católico, pertenece a la religión católica desde "la operación Vístula". Este fue el nombre en clave  en 1947 para la deportación de las poblaciones de ucranianos y lemkos del sudeste de Polonia, llevado a cabo por las autoridades comunistas polacas con la ayuda de la Unión soviética y la checoslovaquia comunista.


De nuevo al coche bajo una intensa lluvia.
Echamos mano del mapa y del navegador para localizar las otras dos tservas que nos faltan. Miramos los kilómetros, y aunque no están demasiado lejos las descartamos ya que queríamos todavía ir hasta Kryrnica


Yo me hago una ligera escapada para fotografiar el entorno de la iglesia y de nuevo al coche.



Dirección a Krynica


¡Que disfrute de paisaje!
¡No nos cansamos de mirar por las ventanillas tanta belleza!
¡Venir a Polonia y no disfrutar de estos parajes, es imperdonable!


Por fin llegamos a Kryrnica, muy cerca de la frontera con Eslovaquia.

 Krynica


Aparcamos nuestro coche justamente en la avenida principal que accede al mismo centro.
La lluvia ahora es más intensa, el cielo totalmente encapotado, pero no nos podemos quedar en el coche, tenemos que salir a patear la ciudad.


Krynica es de esas ciudades cuyo símbolo mayor es el AGUA, bien digo el agua con mayúsculas. También conocida como Krynica-Zdroj (balneario Krynica), enclavada en las boscosas colinas d los Altos Beskides, siendo este el mayor balneario de montaña de Polonia.



En muchas localidades de Polonia, la bebida típica es el vodka o la cerveza, pero aquí es el agua amarga que mana aproximadamente de una docena de fuentes de agua mineral medicinal.



Avanzamos por la avenida con dirección al río, en la se encuentra enclavada la famosa estructura en donde se pueden beber las aguas medicinales.


En los varios jardines por los que vamos pasando, la decoración en forma de animales parece que predomina en esta ciudad. Muchos de ellos muy bien conseguidos.


El verdor florece por todos los rincones por donde vamos, además con la lluvia, aún destaca más.


Magistrales casonas nos encontramos por el camino, muchas de ellas son lujosos hoteles.
Se nota que estamos en una ciudad balneario.


Llegando a la zona del río, es donde se concentran los mayores centros turístico, Aquí se encuentran todas las tiendas de suvenirs.


En la estación principal de bombeo, un vaso de agua cuesta 1,7 zloy y como oferta 13 vasos cuesta 13 zloty. Parece increíble no, pues así funciona esto.
Esta moderna estructura ubicada junto al paseo Nowotarskiego parece más una terminal de aeropuerto que la columnata de unas fuentes.


Hay que escoger entre 8 aguas minerales, cada una al parecer con propiedades curativas distintas. El agua se puede beber en unos vasos de plástico o si se prefiere de una jarra de metal que cuesta 12,5 zloty.


Entrada ya bien la tarde partimos hacia Zakopane (P.N de los Tatras). Ahora ya no nos detendremos más hasta llegar, tenemos por delante todavía unos pocos de kilómetros.


Llegamos sobre las siete de la tarde, llamamos al timbre de nuestro alojamiento y nos salió una señora mayor. ¿que difícil es comunicarse cuando ella solo habla un polaco cerrado y nosotros de eso poco entendemos?


Este alojamiento actúa a la vez como si fuera un albergue con algunos enseres comunes a todas las habitaciones: frigorífico, plancha, lavadora..
Es sencillo, humilde y con una excelente calidad/precio.
Descansamos un buen rato y por la noche nos fuimos a cenar al restaurante Chalupa, en donde se pueden degustar buenos platos de carnes.

Día 6 Zakopane-P.N Tatras (lagos y pico Rysy)-Zakopane

Los Tatras son la formación más elevada de los Cárpatos  y la única de tipo alpino, con altas cimas y escarpadas laderas rocosas que se elevan cientos de metros sobre lagos helados.
Esta cordillera recorre unos 60 km de la frontera polaca-eslovaca y alcanza los 15 km en su parte más ancha.


La idea de hoy era subir hasta el pico Rysy (techo de Polonia con 2499 msnm).
Para ello salimos por la carretera desde Zakopane y tras recorrer unos 20 km, llegamos al aparcamiento (985 msnm) en donde dejaremos nuestro coche. Desde aquí se acedera al recinto del Parque Nacional de los Tatras tras pagar 5 zlotys, y a partir de aquí  tendremos dos opciones para llegar a la misma base del lago Oko (moskie Oko) 1445 msnm.
O bien andar por la pista los 9 km hasta llegar al lago, o montar en unos carruajes de caballos que llegan casi al mismo lago y después andar  20 minutos a pie.


Como la ruta en total eran 24 km I/V, y nuestro objetivo era llegar hasta el monte Rysy, quisimos ahorrarnos el pateo en la subida de estos 9 km e ir en el carruaje (50 zloty/persona) y así ganaríamos tiempo.


Tardamos unos 50 minutos, más los  otros 20 andando hasta llegar al lago Oko


Muchos excursionistas, muchísimos; familias enteras, senderistas, montañeros se ven subiendo por la pista que lleva al primer lago, el moskie Oko, la mayoría de las personas se quedaran aquí, y otros llegaran hasta el segundo lago, el Czarny Staw (lago negro).
Solo un porcentaje muy pequeño (pequeñísimo) con respecto a las personas que empiezan, suben o tienen intención de subir al pico Rysy.


En donde dejan los carruajes hay instalados un restaurante y varias tiendas que podemos aprovisionarnos de aquello que se nos pueda haber olvidado.


Una vez en el lago, son cientos de personas las que se agolpan en las orillas del lago y en el refugio que aquí hay instado.
Ojeamos el mapa del recorrido y vemos que hasta el pico se tardaría unas cuatro horas y media.
Allá vamos, aunque el pronóstico del tiempo no es demasiado bueno, tan pronto sale el sol, como que se meten las nubes en las montañas.


 Avanzamos por el senderillo que sale por la parte izquierda del lago y empezamos a disfrutar de unas fantásticas vistas de las montañas del Tatras.


El sendero perfectamente señalizado y trillado de tanta gente que lo pisa va avanzando junto al lago. Miramos hacia la otra orilla y vemos unas impactantes cascadas cargadas de agua que caen directamente al lago.


El sendero en muchos tramos está incluso empedrado para salvar las zonas que se inundan.


Nos vamos acercando a la subida del segundo lago, para ello tendremos que pasar primero por las aguas que velozmente caen del lago superior.


Me retiro por un momento del sendero para inmortalizar con mi cámara la gran cascada que procede del lago negro.
La subida aquí es muy pronunciada y con bastante desnivel, por lo que tendremos que tomarlo con un poco de tranquilidad.


Hasta aquí todavía sube mucha gente, algunas nada preparadas para subir por estos pedregales.


¡Ahí vemos a Manolo echando el resto en la subida! 


Llegamos al segundo lago (1580 msnm).
María José y Manolo deciden quedarse, no suben. Las nubes amenazan lluvia.


Rosa y yo seguimos hacia arriba, calculamos el tiempo. En el mejor de los casos estaremos en la cumbre sobre las cuatro de la tarde, y eso dependerá del tiempo.


 La subida es fuerte, en algo más de dos kilómetros habrá que superar un desnivel d casi 800 metros. Seguimos avanzando.
Cuando de repente las nubes empiezan a bajar rápidamente y no vemos casi nada.


Una ligera llovizna nos va empapando mientras muy poco a poco seguimos subiendo.
El terreno es resbaladizo y muy pronunciado.
Rosa empieza a dudar y sube solo un poco más.



Pero al poco se da la vuelta y empieza a bajar. La animo a subir hasta una zona en donde hay una roca aplanada con las vistas a los dos lagos
 (desde España ya la había contemplado en muchas ocasiones en fotos).
Dice que no, se baja.
Yo sigo subiendo hasta llegar hasta ese punto, y creo que llegué, aunque no se veía mucho.


Inmortalizo el momento y el punto al que creo que llegué (unos 2000-2100 msnm). Está en una de las fotos anteriores.


Las nubes empiezan a disiparse y el paisaje ante mis ojos me resulta dantesco.
Pero bajo en busca de Rosa que la veo por allí, cerca del lago.
Según sigo bajando el cielo se va quedando azul, y por momentos me maldigo de no haber subido.
Y al rato de nuevo las nubes metidas, y después un fuerte chaparrón.
En fin, estaba claro, la montaña hoy no era para nosotros.


Cuando llegamos al segundo lago contactamos con Maria Jose y Manolo para ver por donde andaban. Nos esperaban en el refugio.


Unos metros antes de llegar al refugio, el cielo de nuevo se puso encapotando y al poco empezó a descargar otra fuerte tromba de agua.
Ahora son las tres de la tarde, si esto nos coge arriba hubiera sido un infierno.
Ya en el refugio nos reunimos con nuestra pareja y cuando escampó empezamos a bajar hasta el aparcamiento. A tramos por la pista y otras por senderos, atajando a través del bosque.


Según bajamos el agua de las cascadas corre velozmente  hasta llegar a los arroyos.
Ya sin prisa y relajados, sobre las seis de la tarde llegamos al coche.
En total 8 horas de ruta.


Cuando llegamos a Zakopane, compramos comilona en el super, y por la noche una buena cena en el saloncito de una de las habitaciones.


Día 7 Zakopane-Chocholov-Minas de sal- Cracovia


Por la mañana partimos hacia las Minas de Sal, junto a Cracovia. Allí tendríamos que estar antes de las 16:30 que teníamos concertada para realizar la vista. Pero antes visitaríamos Zakopane y de paso a las minas, el pueblo de Chocholow , con sus casas de madera.


Zakopane es sobre todo el lugar de partida para muchas de las excursiones por los Tatras, y en invierno como zona para esquiar.
Solo la calle principal en donde se encuentran todas las tiendas y restaurantes tiene algo de interés. Así que nosotros nos lo tomamos en forma de paseo antes de partir para Chocholow.
Aquí van algunas fotos d Zakopane.





Y como no, a Maria Jose se le antojo uno de esos deliciosos pasteles, así que al final picamos todos. ¡Que buena pinta tienen!


Chocholow


Esta pequeña villa situada a unos 15 km de Zakopane y haciendo frontera con Eslovaquia, es un curioso lugar en donde todas sus casas son  madera y nos muestra una bonita estampa cuando las vemos todas en hilera situadas al mismo borde de la carretera que atraviesa el pueblo.


Hacemos una parada y aparcamos nuestro coche en el aparcamiento que hay junto a la misma iglesia, a la entrada del pueblo.



El pueblo es muy pequeño con lo que estaremos una hora paseando por sus rincones.
Ya antes de venir a Polonia había visto fotos del lugar, de ahí que lo incluyésemos en nuestra ruta al estar cerca de Zakopane.


Chocholow es una aldea compuesta casi exclusivamente de casas de madera polacas de la herencia Goralskie Chaty construidas por los montañeses de Goral.



Se hizo conocido como el lugar del levantamiento de Chocholow de 1846 contra la opresión extranjera a través de la partición austriaca del siglo XIX en Polonia.


Su economía está estrechamente asociada con el popular cruce fronterizo polaco-eslovaco.


Desde la calle principal (la carretera) salen algunos callejones que se adentran hasta las mismas casas. Nos introducimos en algunas de ellas para de cerca conocer mejor la aldea.


A nuestro paso nos encontramos con otra pareja de catalanes que también visitaban la aldea. Ellos estaban en la zona de los Tatras, venían para hacer senderos y montañas pero el mal tiempo de lluvia hizo que no pudieran realizar algunas rutas.


Aprovechamos para pedirles que nos inmortalizaran en esta bonita casa.
Nos despedimos de ellos y también de Chocholow poniendo nuestro siguiente destino en Wieliczka ( a escasos kilómetros de Cracovia) para visitar las minas de sal.


Minas de sal, Wieliczka

En casi todos los países siempre hay algunos lugares curiosos, extraños y originales, y en Polonia también los hay, las minas de Sal.


Tal como ya comenté antes, desde España nos habíamos informado que a las 16,40 entraba a la mina un grupo de españoles (obligatoriamente hay que entrar con guía, grupo de 35 personas). De este modo calculamos el reloj para llegar con tiempo (sobre las 15 horas) y comer en el restaurante que nos recomendaba el libro de Lonely planeta y que está justo en frente de la mina, el Karzma halt.


La entrada es cara (89 zlotys/21 €, y dura algo más de dos horas) pero es visita obligada. Ya se quitará de otro sitio.
Al final cuando nos pusimos en cola para sacar las entradas, el grupo de españoles ya estaba completo, con lo que adelantamos nuestra visita quince minutos  con un grupo de habla inglesa.


¡Increíble todo de sal!, sal por todas partes: estatuas, paredes, suelo...


Este fantasmal mundo de pozos, cámaras esculpidas, túneles, galerías, lagos..nos fascinan a cada paso que damos por su interior.
Sus 300 km de túneles están distribuido en nueve niveles, el más profundo de los cuales desciende hasta los 327 metros bajo tierra.


Solo la parte visitada está compuesta por 22 cámaras comunicadas por galerías a una profundidad de 64 hasta 135 metros.


Todo lo que aquí vemos está esculpido íntegramente a mano a partir de bloques de sal.


Algunas formaciones de sal se han transformado en capillas con retablos y figuras, mientras que otras lucen estatuas y monumentos.


En el primer tramo, cuando entramos a la mina, tendremos que descender varios pisos por una escalerilla que nos llevará hasta las primeras galerías.


Y tras pasar varios túneles y visitar las muchas esculturas, estatuas y monumentos, de nuevo bajaremos otros tantos niveles por una escalera de madera.




La joya del lugar es la capilla de Santa Kinda, más bien una iglesia de 54x18 de planta y 12 metros de altura. Todo en ella es de sal,  desde los candelabros hasta los retablos.


Para completar este templo subterráneo (en 1895) se necesitaron 30 años de trabajo de un hombre y luego de su hermano  que extrajeron unas 20000 toneladas de sal gema.


De vez en cuando se celebran misas y conciertos.
Debo de reconocer que pague mi novatada. Lo explico:
Justo antes de acceder a este templo, un cartel nos indica que para fotografiar había que pagar 10 zlotys. Como mi intención era fotografiar, fui y lo pagué (yo, y otros tantos contados).
Y una vez dentro del templo había decenas, cientos de chinos, japoneses...extranjeros en general haciendo fotos. Todos ellos evidentemente no estuvieron en la cola del pago.



Tras dos horas de visita, nuestra guía nos acerca al lugar en donde tenemos que coger el ascensor, que en grupos pequeños vamos subiendo a gran velocidad y nos llevara hasta la misma salida.


Y ahora hacia la famosa Cracovia, la ciudad más visitada de Polonia.
Ponemos nuestro navegador para que nos lleve a la residencia universitaria que hemos reservado.


Y aquí estamos, muy acondicionado, y baratísimo.
La habitación de los estudiantes me recuerda a mi época de universidad.


Cuando llegamos, la tarde ya estaba bastante avanzada con lo que compramos algo de bocatas y nos lo comimos en la habitación, hoy también ha sido un día largo.

Día 8 Cracovia


Cuenta la leyenda que Cracovia se fundó tras la derrota de un dragón, de ahí que sus bonitas calles y plazas respiren esa atmósfera mítica.


Nadie viene a Polonia sin ver Cracovia. Es más, muchos vienen a Polonia ven Cracovia y poco más y vuelven a su país, gran error.
Hoy será un día intenso de pateeo, sin coger el coche.
Ya bien temprano nos levantamos para aprovechar el día, eran muchas cosas las que teníamos que ver y hacer en Cracovia.


Para que nos situemos y podamos distribuir el tiempo, voy a dividir Cracovia en cuatros sectores que iré desarrollando:

1-Casco Antiguo
2-Colina de Wawel
3-Kazimierz (barrio judío)
4-Podgorze (al otro lado del río)

1-Casco Antiguo


Desde nuestro alojamiento nos trasladamos a pie directamente hasta la Rynec Glowly, el corazón de Cracovia. Con unas dimensiones de 200 x 200 metros, es la mayor plaza medieval de Europa y uno de los mejores ejemplos de planificación urbana en su estilo.


Su trazado de castro romano se diseñó en 1257 y ha sobrevivido hasta hoy, si bien algunos d los edificios que lo flanquean han cambiado bastante a base de los siglos.


Adosado a la plaza, la Lonja de los Paños, es una galería de unos 110 metros de longitud con dos hileras de tiendas, en las que se puede comprar sobre todo las joyas de ámbar.
Siempre está lleno de residentes y sobre todo de viajeros y turistas. muchos ojean las tiendas, y otros tantos compran los típicos suvenirs de recuerdo.


En la misma plaza Rynec, elegantes carruajes de caballos se pasean a la espera de que algún turista contrate con ellos para dar un paseo por Cracovia.


Las chicas que dirigen a estos carruajes van también con elegantes y señoriales vestimentas, al igual que los caballos lucen  unas  plumas de varios colores y unos borlones de color rojo que embellecen el conjunto.




La Basílica de Santa María, es una llamativa iglesia de ladrillo y rematada por dos torres de alturas dispar. La estructura primigenia se construyó en la década de 1220.


Atravesamos por las galerías y pasamos  al otro costado de la plaza.
¡El ambiente de tenderetes está servido!.


Tiendas en donde podemos comprar los típicos objetos de regalo: figuritas de madera tradicional, calcetines de lana, bolsos, muñecas de madera de colores...


 Además si queremos degustar algunas comidas rápidas, este es un buen lugar: empanadillas rellenas, pastas, carnes...




Y como no, unos buenos platos de champiñones con patatas y otras tantas guarniciones.
¡que bien huele!


Detrás de la Basílica de Santa María se encuentra la iglesia de Santa Bárbara. Esta sombría iglesia del siglo XIV fue un cementerio hasta principio del siglo XIX. Aquí se enterraban a los fieles polacos durante la Edad Media.


Por la parte trasera de la basílica de Santa María nos dirigimos por sus calles peatonales hacia la iglesia de San Francisco, situada en la plaza Dominikanski.



Esta obscura iglesia fue construida entre 1237 y 1269 para los monje franciscanos llegados de Praga. Es una de las primeras construcciones de ladrillos y una de las más antiguas de Cracovia.
Los bellísimos vitrales  fueron creados por Stanislaw Wyspianski, un gran pintor arquitecto y ebanista del siglo XIX y XX nacido en Cracovia.


La vidriera más hermosa posiblemente sea la llamada "Dios en el acto de la creación".


Siguiendo callejeando con dirección a la colina de Wawel, llegamos a la otra iglesia de San Pedro y San Pablo, ¡Que cantidad de iglesia hay en Cracovia!. Aquí, según entramos nos dan unos auriculares con los que podemos oír toda la historia de esta interesante iglesia.
Los jesuitas levantaron esta iglesia, el primer edificio barroco de Cracovia.


2-Colina de Wawel

Su cima tiene más historia que cualquier otro lugar del país. Su majestuoso castillo fue trono de reyes durante más de cinco siglos. Hoy la colina de Wawel es guardián de un milenio de historia polaca y uno de los reclamos turísticos más importante del país.


Rodeamos la muralla y nos adentramos hacia el recinto por unas de las puertas arqueadas.



Una vez dentro ya vemos las primeras torres de la majestuosa y bella Catedral.
Esta Catedral ha sido testigo de numerosas coronaciones y funerales de los monarcas y dictadores de Polonia.


Consagrada en 1364, se trata de la tercera iglesia erigida en este emplazamiento.
La estructura actual es de estilo gótico, aunque más adelante se añadieran capillas de estilos diferentes. Una vez que entramos en su interior el gentío es abrumador, nos podemos casi andar de tanta gente. Son varías las capillas existentes que de forma rotativa vamos contemplando.


Damos unas vueltas por el interior de las murallas, desde donde hay unas excelentes vistas hacia el río Vístula, pero es agobiante la cantidad de visitantes que hay. Así que tras un buen rato por la zona nos trasladamos hasta el barrio judío.


3-Barrio judío de Kazimierz

Durante buena parte de su historia temprana, kazimierz fue una localidad independiente con sus propios fueros y leyes municipales en la que judíos y cristianos convivían puerta con puerta.


La iglesia del Corpus Cristi  fue la primera iglesia de kazimierz, fundada en 1340 y durante mucho tiempo la iglesia parroquial del barrio.


Hemos leído en nuestro libro de Lonely planet que en la cercana plaza Wolnica y en los puestos callejeros que allí se encuentran podemos comer los mejores pioregi de Cracovia, pues hacia allá vamos. Efectivamente en el centro de la plaza son muchos los puestos de comida rápida que hay pero justamente el de pioregi, estaba cerrado. Nos quedamos con las ganas.


Son siete las sinagogas que hay por el barrio y que sobrevivieron a la guerra, además del museo judío de Galitxia. ver mapa.
Empezamos a callejear por la zona.


Los primeros judíos se instalaron en kazimierz poco después  de su fundación, pero no fue hasta 1494, momento en que fueron expulsados de intramuros de Cracovia cuando su población se disparó.


Reasentados en la zona prescrita de kazimierz, al noreste del barrio cristiano, un muro separaba a ambas comunidades.


A partir de entonces la historia de kazimierz estuvo salpicada de incendios, inundaciones y plagas en donde los judíos y cristianos vivían juntos pero separados.


Llegamos a la plaza en la que se encuentra el museo judío.


Un restaurante, y otro, y otro más allá. Está repleto de restaurantes judíos con terrazas en su exterior, alguna con música en directo.




Así que ya que estamos en el barrio judío y es hora del mediodía entramos a comer en uno de ellos y que nos recomendaba nuestro libro.
Allá vamos al restaurante Hamsa situado en la misma plaza.


Que podemos pedir si estamos en un restaurante judío, pues eso comida judía.


Pedimos cuatro platos distintos y así los probábamos todos.
Muy bueno, hemos comido muy bien, recomendado.


Atravesamos el río y ahora nos trasladamos al barrio de Podgorze.

4-Barrio de Podgorze

El motivo principal de visitar este barrio es porque aquí se encuentra la famosa Fábrica de Shindler en forma de museo.


Este impresionante museo interactivo narra la ocupación nazi en Cracovia durante la II Guerra Mundial. Se encuentra en la antigua fábrica de esmaltes de Oskar Shindler el famoso empresario nazi que salvó la vida de muchos de los parientes de sus empleados judíos en pleno holocausto.


Fueron varias las veces que vi la película de La lista de Chindler, dirigida por Steven Spilberg en el año 1993, una historia dramática de la que tenemos mucho que aprender,sobre la condición humana. Siempre me impresionó y no dejé de reflexionar sobre todo lo que vi.


En 1939 Schindler adquirió una fábrica de menaje,  en la que empleó a unos 1750 trabajadores, de los cuales unos mil eran judíos en el año 1944. Gracias a sus contactos en la Abwehr, pudo proteger a sus trabajadores judíos de la deportación y la muerte en los campos de concentración nazis. Aunque en un principio su motivación fue únicamente económica, después comenzó a emplear a trabajadores judíos que no necesitaba. Con el paso del tiempo tuvo que sobornar a oficiales nazis con regalos cada vez más costosos obtenidos en el mercado negro con la finalidad de mantener a sus empleados a salvo.


Cuando Alemania empezó a perder la guerra en julio de 1944, las Schutzstaffel (SS) decidieron cerrar los campos de concentración situados más al este y evacuar a los prisioneros restantes hacia el oeste, aunque muchos de ellos fueron asesinados en los campos de Auschwitz y Gross-Rosen. Schindler convenció al Hauptsturmführer —capitán— de las SS Amon Göth, comandante del cercano campo de concentración de Plaszow, para que le permitiera trasladar su factoría a Brünnlitz, en la región de los Sudetes, evitando de esa manera que sus empleados judíos acabaran en las cámaras de gas.


Usando nombres conseguidos por Marcel Goldberg, oficial de la policía del gueto judío, el secretario de Göth, Mietek Pemper, compiló y mecanografió una lista con los nombres de 1200 judíos que viajaron hasta Brünnlitz en octubre de 1944. Schindler tuvo que seguir sobornando a oficiales de las SS para evitar que asesinaran a sus trabajadores hasta el final de la guerra en Europa en mayo de 1945, lo que le supuso gastar toda su fortuna.


Schindler se mudó a Alemania tras la guerra y tuvo apoyo económico de organizaciones judías. Después de recibir un reembolso parcial por sus gastos durante el conflicto, se trasladó a Argentina con su esposa y se dedicó a la cría de animales. En 1958 entró en bancarrota, dejó a su mujer y regresó a Alemania, donde intentó poner en marcha varios negocios de manera infructuosa y sobrevivió gracias al apoyo financiero de los llamados Schindlerjuden, «Judíos de Schindler», los que él salvó del Holocausto. Fue nombrado Justo entre las Naciones por el gobierno de Israel en 1963. Oskar Schindler falleció en Hildesheim el 9 de octubre de 1974 y fue enterrado en el Monte Sion de Jerusalén


Tras un largo día de visita en esta hermosa ciudad y una espeluznante historia de barbarie nos despedimos de Cracovia. Visita obligada.

Día 9 Cracovia-C. C de  Auswitch I y II (Birkenau)-Klodzco

Hoy será uno de esos días difícil de olvidar, nos reencontraremos con una historia que jamás se debería de repetir. Visitaremos los campos de exterminio nazi de Auswitch I y II.



Visita obligada cuando se viaja a este país.
Millones de extranjeros y locales visitan todos los años esta "vergüenza" que la historia nos ha dejado, y que es una muestra fiel para que esto no se vuelva a repetir.


Para entrar en  Auswitch hay dos opciones, entrar de forma libre o pagando una entrada. La primera habría que estar antes de las 10 de la mañana y esperar largas colas y siempre que el cupo sea posible. La segunda, y la que nosotros cogimos fue reservar la visita por internet con bastante tiempo de antelación (obligatorio o nos quedamos sin entrar) pagando unos 10 € por persona, y para un día en concreto, una hora y grupo de italianos (ya no había plaza para el grupo de españoles). Reservamos a las 12,30, así nos daría tiempo viniendo desde Cracovia, a unos 80 km.
La visita en total de los dos campos dura unas tres horas y media.


Pues ya estamos aquí, son las 12 del mediodía, aparcamos en un amplio aparcamientos en donde se encuentran cientos de coches aparcados. Este último año lo visitaron cuatro millones de personas. Nos dirigimos hacia la entrada y esperamos a nuestro turno en donde nos ponen una pegatina en el pecho identificándonos como del grupo (25 personas) de italianos de las 12,30.
A esa misma hora hay otros tantos grupos de polacos, chinos, rusos, españoles, ingleses...


Auswitch I

Este primer campo de concentración está compuesto por una serie de bloques, en donde cada uno de ellos tenía su propia finalidad.


Por grupos vamos entrando en cada uno de los barracones y atendiendo a las explicaciones de nuestro guía.. La concentración de gente es bestial, no se puede ni casi andar en los pasillos, salas...Delante de nosotros vimos un grupo de españoles a los que nos añadimos (para entender mejor las explicaciones) con una guía estupenda, la mejor jamás visto. Sus explicaciones no solamente mostraban historia y terror, transmitía sentimientos...


Construido en 1940 para albergar a los prisioneros políticos polacos que ya no cabían en las cárceles. Auswitch I fue el campo de concentración original y el centro administrativo del complejo que se construyó posteriormente.


Los primeros en llegar al campo fueron los prisioneros políticos del ejercito polaco pero no tardaron en seguirle miembros de la resistencia, intelectuales, homosexuales, gitanos y judíos.


La mayoría de los judíos eran engañados por los nazis que les vendían parcelas y casas y les ofrecían llamativos empleos para que llevaran consigo sus bienes mas valiosos.


Tras un largo viaje que los dejaba exhaustos llegaban al campo, donde si no eran considerados aptos para trabajar eran asesinados, y si lo eran trabajaban prácticamente hasta su muerte.


Nada más atravesar la puerta de entrada de Auswitch I, los recién llegados  se encontraban con la enorme inscripción "Arbeit mach frei", el trabajo hace libre" algo que hacía pensar a los prisioneros que en algún momento iban a lograr salir del campo.


Además de los barracones en donde se hacinaban los prisioneros, el campo estaba dividido en diferentes bloques  entre los que destacaba el numero 11, conocido como el bloque de la muerte.


Era el lugar en el que se aplicaban los castigos consistentes en encierros en celdas minúsculas en las que se dejaba a los prisioneros morir de hambre o bien eran ejecutados o colgados.


A lo largo de los diferentes bloques del campo se pueden ver exposiciones en las que se muestran las condiciones en las que malvivían los prisioneros.


Además de una pequeña parte de la inmensa colección de objetos que fueron robado a los prisioneros antes de asesinarlos. Botas, maletas, gafas, ollas ...incluso pelo que era vendido para la fabricación de telas que en ocasiones los nazis llevaban a sus amigos.


Cerca de un millón trescientas mil personas fueron enviadas al campo de concentración, de las que se cree que un millón cien mil fueron exterminados, el 90% eran judíos.


En septiembre de 1941, las SS realizaron en el bloque 11 las pruebas del gas Zyklon B en las que murieron 850 prisioneros polacos y rusos. Las pruebas fueron consideradas exitosas y en consecuencia se construyeron una cámara de gas y un crematorio. Esta cámara de gas fue utilizada entre 1941 y 1942, para luego ser convertida en un refugio antiaéreo.


El campo burdel se creó el verano de 1943 por órdenes de Himmler. Estaba ubicado en el bloque 29, llamado Frauenblock, y se utilizaba para premiar a prisioneros privilegiados. Los guardias seleccionaban prisioneras polacas para este campo, pero podían aceptar «voluntarias» atraídas por las mejores condiciones alimentarias.


Parte final del proceso de exterminio ideado por Hitler, los crematorios eran salas anexas a las cámaras de gas en donde los sonderkommandos (prisioneros destinados a estos menesteres) introducían los cadáveres de los prisioneros asesinados para ser reducidos a cenizas.
Todo estaba estudiado; se crearon hornos con una capacidad específica por la que cabían en cada uno de ellos y a la vez una persona de complexión normal o gruesa, una mujer y un niño; según los cálculos la grasa humana fundida y extraída de esta operación ayudaba primero a la combustión de los cuerpos y ahorraba después petróleo o carbón a la Alemania nazi.
La grasa humana sobrante era destinada en parte a la fabricación de jabón y los huesos se trituraban en máquinas especiales que quedaban reducidos a casi polvo.

Tras un par de horas recorriendo este recinto, salimos de él y con nuestro guía o por libre nos trasladamos en el autobús que sale cada 15 minutos hasta el campo de concentración de Birkenau (a 3 kilómetros). Nos ha encantado nuestra guía, asi que iremos con ella.
Auswitch II (Birkenau)


Ese es el segundo campo y de mayor tamaño, y es el que generalmente la gente reconoce como el campo de concentración Auswitch. Fue construido en 1941 como parte del  plan de la Alemania nazi conocido como "solución final" en la que se pretendía aniquilar a la población judía.


El campo contaba con una superficie de 175 HA y se encontraba dividido en varias sesiones delimitadas con alambradas de púas y verjas electrificadas.


Este segundo campo se construyó con la función de exterminar a todos los prisioneros que entraban en él. Para ello fue equipado con cinco cámaras de gas y hornos crematorios. Cada uno con una capacidad de 2500 prisioneros. En la foto las ruinas de los mismos.


Aunque en un primer momento no se llevaban a las mujeres al campo, en 1942 comenzaron a trasladarlas a Birkenau donde eran asesinadas o obligadas a participar en crueles experimentos de esterilización que tenían lugar en el campo principal.


En el campo aún se conservan algunos  barracones originales, las enormes letrinas y restos de los hornos  crematorios que los nazis intentaron destruir antes de su huida.




El final de Auswitch

En el año 1945 el ejercito ruso avanzaba a pasos gigantes a territorio polaco, por lo que los nazis decidieron evacuar rápidamente Auswitch.
El 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas liberaron a los prisioneros que quedaron en el campo aunque por desgracia la mayoría de ellos estaban enfermos o apenas con vida.

Auswitch es un lugar en donde la reflexión de la barbarie se da a cada paso que damos. 
A veces me retiro del grupo y me pierdo por los alrededores intentando buscar algo de soledad.
Y pienso, ahora estoy aquí, estoy pisando la misma tierra en donde hace años, el sufrimiento humano llegó a lo más extremo del horror. Cuanto sufrimiento aquí se vivió, cuanto engaño, cuantas familias perseguidas y asesinadas por el mero hecho de pensar que eran seres inferiores, distintos y que no merecían vivir.  
¡Que barbaridad!
¡La locura humana no tiene fin!

Abandonamos Auswitch y partimos hacia Klodzco, en la región de Silesia, cerca de la frontera con la república Checa. Por delante tenemos todavía unos 240 km. llegaremos con la tarde ya bien avanzada, cayendo la noche.

  
Un agradable y confortable alojamiento a dos pasos del centro de Klodzco.
Repartimos las habitaciones, descansamos un poco y nos fuimos a cenar esta pequeña ciudad.
Los dos lugares que teníamos de referencia para comer estaban cerrado. Klodzco parece un pueblo fantasma, no hay nadie por las calles y todo cerrado. Menos mal una pizzeria abierta, pues aquí comeremos unas pizzas y a dormir.

Día 10 Klodzco-P.N Gory Stolowe (Montes Mesa)-Poznan


Hoy también será un día largo, lleno de paisajes insólitos y el bello pueblo de Klodzco.
Serán muchos kilómetros antes de que lleguemos a Poznan, pero eso ya será por la noche. Ahora son las 8:30 de la mañana y estamos en planta para empezar a visitar el pueblo de Klodzco antes de partir para el Parque Nacional de los Montes Mesa.




Nuestro coche lo hemos dejado en el aparcamiento de nuestro alojamiento y salimos para patear Klozco, pequeñito pero con un encanto especial.
Según nos adentramos en él, rápidamente llegamos al puente de San Juan.


Este puente gótico de piedra del año 1390 cruza el estrecho río Mlynowka. Con media docena de estatuas barrocas flanqueando sus lados, es una réplica a escala en reducida del puente Carlos de Praga.


Junto al puente la iglesia parroquial de la Asunción y se tardaron 150 años para completar la completar esta enorme estructura gótica en 1490. 


Cruzamos el puente y nos dirigimos hacia la bonita plaza Rynec tras pasar por coquetas calles estrechas, pronunciadas y sinuosas que nos desembocan en el mismo ayuntamiento


Klodzco debido a su posición estratégica a lo largo de los siglos Bohemia, Austria y Prusia, hasta que volvió a ser polaca  tras la II Guerra Mundial.


kodzco fue en sus inicios un importante centro de comercio, gracias a su localización a orillas del río Nysa Klodzca , un afluente del Oder.



Empezamos a buscar un lugar en donde desayunar (complicado está), todo cerrado, hasta las 9 no habrían, así que estuvimos haciendo tiempo y callejeando para echarle algo a nuestro estómago.


La fortaleza de Klodzco destaca de forma majestuosa sobre los tejados de las casas del pueblo.
Este fuerte que se empezó a construir bajo el dominio austriaco a mediados del siglo XVII, se amplió, modernizó y modifico durante los siglos siguientes.

Intentamos acceder a su interior a través de una de sus puertas arqueadas llegando al acceso principal, pero una vez en la puerta no pudimos entrar ya que aún estaba cerrado. De este modo nos conformamos con verlo por el exterior.


Por fin ya han abierto esta pequeña cafetería, y justamente en frente, un super en el que podemos comprar unos trozos de tarta de queso que tienen muy buena pinta, porque aquí esto de la tostadas "ná de ná"


Empezamos a poner rumbo hacia nuestro coche tras callejear por la parte baja del pueblo, saliendo al puente de hierro que atraviesa el río.




Antes, hacemos una parada para comprar algo de bocatas y frutas para cuando después estemos visitando el Parque Nacional de Gory Stolowe.





Con navegador en mano y ya en el coche nos trasladamos al Parque Nacional situado a unos 35 km. El paraje por el que vamos pasando es muy chulo, verde por todas partes, muchos bosques y pequeñas encantadoras aldeas. Aprovechamos para hacer algunas paradas.


Aparcamos al borde de la carretera y nos dirigimos a unas casitas que nos han parecido muy bonitas. Al poco sale el dueño de la casa para ver que pasaba. Sin entendernos pero con sonrisas en la cara puede hacer algunas fotillos.



Tras pasar por carreterillas estrechas con extensos bosque llegamos a la zona del Parque Nacional, pero lo explico para que nos situemos bien.


Son dos zonas distintas a visitar pero dentro del mismo Parque Nacional:

1-Bledle Skaly (rocas errantes)
2-Szczeliniec wielki

Ambas separadas por unos 15 km (ver situación en el mapa).

1-Bledle Skaly


Para llegar a esta primera las indicaciones en la carretera ponen Bledle Skaly. Pero atención, a unos 5 km aproximadamente antes de llegar, y debido a que la carretera es muy estrecha, solo tiene paso de bajada y de subida a horas determinadas, cada 45 minutos dan paso para arriba, después cierran y dan paso para abajo y así sucesivamente. Hay un control en donde paran a los coches y unos carteles nos indican los horarios, ademas de pagar 20 zlotys. Nosotros a la ida tuvimos suerte y no tuvimos que esperar.


Una vez arriba aparcamos en los aparcamientos habilitados y nos dirigimos hacia donde estaban las taquillas (8 zlotys/persona)


Aquí tenemos el recorrido que haremos haciéndolo en casi una hora y media.


Estamos situados a una altura de 853 msnm y empezamos a adentrarnos en este laberinto pintoresco de rocas, conocido también como las rocas errantes o la ciudad de roca.


Antes de nada indicar que algunos de los pasos son tremedamente estrechos, con lo que si una persona es ligeramente obesa no podrá pasar por estas estrecheses. Ademas en algunos momentos hay que prácticamente tumbarse en el suelo para poder pasar.


Todo el camino está perfectamente indicado, con pasarelas de madera por las que pasaremos.
Además, cada poco nos vamos encontrando las indicaciones de los lugares más destacados indicado con el número en el mapa.


 El área de protección estricta de rocas está formado por una superficie de unas 22 ha aproximadamente. En todo el recorrido nos vamos encontrando formaciones de rocas muy peculiares de entre 6 y 11 metros d altura,


Muchas de las rocas tienen su propio nombre: la silla, pie de gallina, laberinto, túnel, gran salón, mantos de roca, canto rodado tres cruces...


Estas curiosas formaciones de rocas se fueron formando desde la era terciaria y la orogenia alpina, comenzando un largo periodo de erosión y drenaje. Como resultado de la resistencia desigual de los diversos estratos a la intemperie  y las ranuras de expansión se fueron formando estos pasillos de profundidades y anchuras diferentes.


El itinerario es muy interesante ya que detrás de cada pasillo y de cada roca una nueva sorpresa de formación nos espera...algunas realmente curiosas.


A continuación dejo una amplia variedad de fotos de la zona:













Tras algo más de una hora de ruta disfrutando en plan tranquilo, un sendero con unas bonitas vistas de la república checa nos dirige hasta la zona de taquillas y desde ahí hasta el aparcamiento.


Una vez cogido el coche tenemos que esperar una media hora para bajar ya que han dado paso a los que vienen de abajo.

2-Szczeliniec wielki



Una vez abajo la referencia para llegar a nuestro siguiente destino es "Karlow" en donde dejaremos aparcado nuestro coche.


Un cartel nos indica la dirección de Szczeliniec wielki por la que tenemos que tirar.
Una hilera de tenderetes con objetos de regalo y de comida rápida es la antesala para empezar a recorrer este paraje de rocas.


Antes de empezar hacemos una pequeña paradita para disfrutar del colorido de algunas de las casas, engalanadas con flores de variados colores.


Otro cartel nos indica también la dirección de una pequeña atracción de dinosaurios para los más pequeños. Nosotros vamos en la misma dirección.


Y empezamos la gran subida...


Bien digo, una gran subida de 665 escalones tallados en la roca hasta alcanzar su cima a 919 msnm. Para ello tardaremos unos 40 minutos.


Una vez allí nos encontramos con un mirador con excelentes vistas y un pequeño restaurante.
Y a partir de aquí es donde empieza la ruta más interesante, pero antes tendremos que sacar el correspondiente tiket, 8 zlotys que se encuentra en una casetilla que hay detrás del restaurante.



Este itinerario es muy diferente de de las rocas errantes.
Aquí el paisaje es mucho más abierto y a gran altura, en donde iremos pasando por curiosísimas brechas abiertas entre las grandes rocas.


Los montes Stolowe son los únicos montes de Polonia con una estructura geológica laminar.
Estas brechas abiertas entre las rocas provocan una gran impresión


Cuando nos adentramos en estas estrechas ranuras parecemos estar en otro mundo. Algunas de las grietas alcanzan gran profundidad.
La humedad y la umbría la percibimos rápidamente en nuestros cuerpos.


En esta ruta circular de aproximadamente una hora nos iremos adentrando en las entrañas de la montaña bajando por estrechas hendiduras y obscuros pasillos.


A continuación dejo unas fotos en donde podemos contemplar las estreches de estos pasillos:





La ruta termina justo al lado de donde empezamos a subir los escalones.

Al final nos ha llevado bastante más tiempo de lo que nosotros habíamos pensado, pero evidentemente ha merecido la pena. Así que la parada que teníamos prevista en la ciudad de Wroclaw con dirección a Poznan queda anulada.
Son casi 350 km lo que nos quedan hasta llegar a Poznan a la que ya llegaremos de noche.


Tras este día tan largo de carreteras y senderos de rocas, nos encontramos realmente cansados.
Así que sin perder mucho tiempo, cogimos las habitaciones en este hotel rococó y nos fuimos a cenar al mismo restaurante del hotel, siendo ya mas de las diez de la noche.


Día 11 Poznan-Torun-Gdansk

Poznan


Poznan es una de las ciudades más antigua y grande de Polonia, y a la vez la capital del voivodato de Gran Polonia situada a orillas del río Varta.


Desde nuestro alojamiento salimos temprano con dirección al centro, a una media hora andando.
La idea es estar parte de la mañana en Poznan antes de partir hacia Torún


Avanzamos por la gran avenida Marcin, en donde los tranvías transitan junto a nosotros de forma permanente, y que nos llevará directamente al corazón histórico de Poznan.


Tras tomar un buen desayuno a base de pastelitos típicos de Poznan en una de las cafeterías que encontramos a nuestro paso, llegamos a la hermosa y atractiva plaza "Stary Rynec".


Mi primera impresión al ver esta plaza fue de fascinación, jamás había visto una plaza tan hermosa (o al menos una de ellas) como esta, me gusta más que incluso la de Cracovia.


La plaza del antiguo mercado de Poznan es la tercera mayor de Polonia, es prácticamente cuadrada con unos 141 metros de lados, y está rodeada en su mayoría por casas de dos plantas.
Mires a donde mires te quedas embelesado cuando observas detalladamente el contraste de colores, formas y detalles  de cada una de las casas


En el centro de la plaza se encuentra el edificio renacentista del ayuntamiento y los palacios Mielzynski y Dzialinski de igual belleza que las casas.
Esta plaza data de 1253 y aunque en su origen este mercado atraía a los comerciantes, en la actualidad todos estos puestos ubicados en las plantas bajas de las casas solo atraen a los muchos turistas para venderles todos los "recuerdos" de Poznan.


La plaza  se encuentra rodeada de llamativas casas de estilo gótico, renacentista y barroco construida por la antigua burguesía de Poznan, que dan un precioso toque de color al conjunto.


En cada esquina de la plaza hay una fuente. La más antigua la de Proserpina que data del siglo XVIII. Las otras tres (de Marte, Neptuno y Apolo) son más modernas aunque inspiradas en fuentes  del siglo XVI.


Una de las hileras de casas más hermosas son las casas de los pescadores.
Estos edificios con soportales datan del siglo XVI y el nombre les viene de que fueron construidas en el lugar en el que antiguamente se encontraban los puestos de pescado.


Estas casas son una copia fiel de las originales, ya que estas fueron destruidas en la II Guerra Mundial. Son muy estrechas, solo hay que ver su anchura.
¡El conjunto de ellas nos dan una bonita estampa de colores y formas!


Seguimos dando vueltas por la plaza y no dejamos de maravillarnos de tan bellos edificio y tan armonioso conjunto.




Salimos de la plaza por una de las calles laterales y paseamos un poco por el centro.
Aunque nuestra intención era llegar hasta la Catedral, vimos que estaba bastante retirada del centro (cosa rara para una catedral), y desde lejos vimos que no tenía demasiado atractivo con lo que al final no nos acercamos.


Vamos abandonando Poznan y nos dirigimos hasta nuestro alojamiento en donde hemos dejado el coche. Todavía nos quedará visitar Torun (a unos 160 km) y después proseguir hasta Gdansk (otros 170 km más)


Torun
(la ciudad natal de Nicolás Copérnico)

Asentada a ambas orillas del río Vístula, posee la mayor riqueza de arquitectura  gótica, formando ésta parte de la lista de la Unesco.
Esta ciudad amurallada  de ladrillo rojo debe de ser un destino obligatorio cuando se viaja a Polonia. Algunos de sus bastiones quedaron a salvo de los destrozos producidos por la II Guerra Mundial.


Cuando llegamos a Torún es ya casi la hora de comer.
 Las calles las vemos atiborradas de gente. la plaza principal no cabe un alfiler, así que lo primero que hacemos es buscar un sitio en donde comer.


Que mejor sitio que comer que en una de las típicas lecherías de Torun.
Aunque hay tres en el centro, nos decidimos por "Malgoska" situada en la calle Szczytna 10, es enorme, barata y popular donde podemos degustar un amplio repertorio de comidas típicas polacas. Aunque parezca que siempre esta lleno, fácilmente podemos encontrar alguna mesa libre. Las lecherías son siempre autoservicio. Realmente si que ha sido barato, no ha llegado ni a los 4 €, eso si, comida sencilla pero rica.


Empezamos a visitar la ciudad, y lo primero que hacemos es situarnos en la plaza principal, la famosa Rynec, en la que encontramos el antiguo ayuntamiento de estilo gótico-flamenco con planta cuadrada y construido entre los años 1391 y 1399, y la estatua de Copérnico, célebre astrónomo nacido en el año 1473.


El ayuntamiento data del siglo XIV y salvo por algún pequeño añadido ornamental renacentista a su sobria estructura gótica no ha cambiado mucho desde entonces.



Si algo destaca en Torún es el color rojo de sus ladrillos en todos los monumentos, iglesias, catedral...


Junto al ayuntamiento se encuentra la iglesia del Espiítu Santo de estilo barroco y construido a mediados del siglo XVIII


En el centro de Torun nos encontramos con curiosas estatuas como por ejemplo el perro y el paraguas. El nombre del chucho es Filus, mascota del profesor Filutek, protagonista de una tira cómica clásica que siempre va con paraguas.



La Catedral de San Juan Evangelista y San Juan Bautista. Este mastodonte de templo se empezó a construir en el año en 1260 pero no se termino hasta finales del siglo XV. Su imponente torre posee la segunda campana histórica mayor de Polonia, conocida como Tuba dei (trompeta de Dios). En la cara sur de la torre, frente al Vístula hay un gran reloj del siglo XV, cuya esfera y agujas son originales.

Nos trasladamos ahora hacia la zona de la muralla y del río.


Son tres las puertas de esta  muralla: la Puerta de los Marineros, Puerta del Monasterio y Puerta del Puente, nosotros salimos por la primera con dirección al río.


Desde ahí la vamos bordeando hasta llegar a la del Monasterio en donde se encuentra la curiosa torre inclinada.


esta torre inclinada se trata de una torre defensiva cimentada sobre arcilla . Fue construida entre los siglos XIII y XIV y comenzó a tener síntomas de inclinación muy pronto.
Tiene una altura media de 15 metros y una inclinación aproximada de 5º.


Bordeamos de nuevo la muralla y ahora nos trasladamos al otro extremo para entrar por la Puerta del Puente. Seguimos callejeando y disfrutando de una familia con vestimenta tradicional tocando música.


Poco a poco nos vamos dirigiendo hacia nuestro coche y despidiéndonos de esta hermosa ciudad.






Ya por la tarde, las seis pasadas ponemos rumbo hacia la costa báltica, hacia Gdansk, a la que ya llegaríamos de noche, y menos mal que pusimos el navegador para llegar, porque si no todavía estamos por allí dando vueltas.


Aunque esta foto de los apartamentos la hice al día siguiente, por la mañana, cuando llegamos era de noche y la zona muy solitaria y derruida, nos dio muy mala impresión. Estaba todo en obra y el navegador no nos situaba exactamente en el bloque que era. Preguntamos como pudimos entre la penumbra cuando la dueña me llamó por teléfono (que nos estaba viendo desde la terraza). Mientras yo hablaba con ella, a Rosa un señor le decía que tuviésemos mucho cuidado porque o nos lo robarían o meterían fuego (se refería al coche claro). Como pudimos y con mucha estrechez lo pudimos aparcar junto a nuestro bloque para que de este modo lo pudiésemos controlar. Bastante cansados del largo día,  teníamos que comer ¿pero que? no teníamos nada y ya era muy tarde (las 22:30). Bajamos y aunque el ambiente de "litronadas y bebidos" no era muy buena encontramos un super. perfecto compramos algo para bocatas y al apartamento a comer.

Día 12 Gdansk-costa báltica-Gdansk



Costa báltica

La noche ha estado tormentosa y con mucha lluvia. Cuando nos levantamos miro por la ventana y el cielo lo veo negro, y a punto de descargar más agua.
De este modo invertimos el plan de ruta de hoy, por la mañana lo dedicaremos a la costa báltica y por la tarde visitaremos Gdansk.


Casi todo los viajeros que van a Gdansk y recorren la costa báltica, lo hacen en sentido contrario al que nosotros lo hicimos, buscan las localidades más turísticas y grandes; Sopot y Gdynia. Demasiado turística y grandes para nosotros, preferimos lugares más pequeños y tranquilos, y acertamos, ya lo creo.


Salimos de Gdansk temprano, con un cielo gris y encapotado. Nos dirigimos hacia la costa.


Atravesamos el pueblo de Sobieszewo, y rápidamente nos encajamos en la costa. Aparcamos y una pista nos acerca hasta el mismo mar.


Con una ligera llovizna y el suelo en tramos bastante encharcado por la fuerte tromba de agua caída  esta noche, llegamos a la costa.


Rosa y yo ya habíamos estado por este mar cuando viajamos a Finlandia y las repúblicas bálticas, pero para María José y Manolo era su primera vez, con lo que estaban muy ilusionados pisar sus playas y disfrutar de su paisaje.


El viento sopla fuerte, y nos tenemos que abrigar bien. A ratillos, la llovizna aprieta y otras cesa.


En esta poco accidentada costa, nos da tiempo del hacer un poco el "ganso" y a la vez de reflexionar con la mirada puesta en el mar.


Cogemos el coche y de nuevo circulamos algunos kilómetros por una carreterilla en donde los bosques son sus mayores imágenes.


Hacemos otra parada y nos dirigimos de nuevo hacia el mar, pero en esta ocasión el recorrido es un poco más largo. Es zona de reserva y de extensos bosques.


Aprovechamos para dar un paseo por este bonito lugar.
La humedad está impregnada en los árboles. Los musgos y líquenes aparecen por muchos de los rincones por donde vamos.


Y como no, también hay setas, lo justo para que Rosa disfrute del bosque mucho más.
Empieza a analizar cuales son y si las conoce, nosotros tres nos quedamos igual, sin enterarnos.


Siguiendo por la carretera de la costa, nos la encontramos cortada y con la sorpresa de que había que atravesar el río en una barcaza. No lo dudamos, formaría parte del recorrido por la costa y con un añadido de aventura. Metemos el coche en la barcaza y pagamos 20 zlotys.


Es curioso, vamos a atravesar el río Vístula en su tramo final, la desembocadura en el mar báltico.
Este río, el más largo  de Polonia con 1070 km parece que lo hemos estado siguiendo desde su nacimiento en el suroeste del país, en los montes Cárpatos a 1220 metros de altitud, en donde ya estuvimos. Y pasa por ciudades ya visitadas como Kazimierz Donly, Cracovia, Torun, Varsovia



Tras una pequeña travesía de unos 15 minutos, continuamos nuestro recorrido por la costa hasta llegar a Kyrnica Morska, a escasos kilómetros de la frontera con ese trocito de Rusia.


Estamos impresionados de la cantidad de frondosos bosques  junto a la misma costa, muchos de ellos son reservas naturales por los carteles que vamos viendo en las carreteras.


Ya en Kyrnica aparcamos de nuevo y paseamos hacia la playa.
Los pescadores se afanan en la limpieza de las piezas cogidas esa misma mañana.


Nosotros curioso nos acercamos para verlos, parecen gallos y otros pescados que desconocemos su nombre.


En la playa y debido al fuerte viento, la gente simplemente pasea.
El cielo empieza a despejarse, el momento justo de partir hacia Gdansk a la que llegaríamos sobre las 13 horas.

Gdansk


Dejamos el coche en nuestro apartamentos y andando en diez minutos ya estamos en el centro de Gdansk. Como es hora de comer y ya nuestros estómagos nos piden algo, buscamos un sitio.
leyendo nuestro libro de Lonely Planet, nos recomienda otra lechería y que está justo en la calle Dluga, principal artería turística de Gdansk, allá vamos.
Si vais ya sabéis, pedir la comida popular de Polonia, si salís de ahí es caro.


La entrada la hacemos por unas de las puerta que hay junto al torreón, en la misma orilla de uno de los canales que acceden al río Motlawa.


Y a nuestra derecha, en la otra orilla de unos de los brazos de agua (del río Motlawa) que viene del mismo puerto, la más famosa imagen de Gdansk, la Grúa (Zuraw).
Enclavado en un bello lugar, es la grúa más grande de los puertos medievales de Europa que se utilizó para la descarga de mercancías y la colocación de los mástiles de los buques.


El cielo sigue azul, aunque por momentos se pone con negros nubarrones.
La tarde va a estar complicada, trombas de agua que dura pocos minutos y después de nuevo el sol.


En el interior se puede ver como todavía sigue en funcionamiento el motor reconstruido: se trata de una gran rueda de madera, antiguamente operaba con la fuerza de las piernas de los hombres.

Zamknij okno...


Avanzamos por la misma orilla del río hasta el mismos centro.
En la otra orilla, una hilera de casas embellece aún mas el conjunto.


Y si queremos dar un paseo por el río en este antiguo navío, lo podemos hacer...


O si lo que queremos es dar un paseo en una original barquita, ahí va un coche que navega... 


Nos trasladamos ya al corazón de esta hermosísima ciudad, y para ello lo hacemos a través de la Puerta Verde, accediendo a la calle principal ( Dugla y Dlugy Targ) con más monumentos y bellos ejemplos de casas medievales.
Y para entrar con un ambiente romántico, unos músicos nos deleitaron con una fantástica musiquilla de violines. 


Esta calle forma el llamado Camino Real, que es uno de los mas bonitos  lugares de Gdansk. Se extiende entre la Puerta Verde y la Puerta del Oro, perpendicular al río Motlawa. Allí vivían los patricios municipales más ricos y que casi cada inmueble tiene una historia particular.


Las casas más antiguas de las que han permanecido hasta hoy fueron construidas en la Edad media, pero la mayoría de ellas se construyeron más tarde.  


Estas casas tiene fachadas estrechas ornamentadas con remate o áticos adornados con armas, esculturas alegóricas o figuras de antiguos héroes.


La fuente de Neptuno construida en 1633 ante la casa Señorial de Atus es el símbolo de Gdansk.
La estatua de Neptuno hace alusión a las relaciones de Gdansk con el mar.


Según cuenta la leyenda Neptuno contribuyó a la invención del Goldwasser, un famoso licor de Gdansk. Enfadado al ver a la gente tirar monedas a la fuente dio un golpe de su tridente al agua, convirtiendo las monedas de oro en pequeños trocitos que desde entonces adornan con su brillo el excelente licor de hierbas. 





La casa de Oro, es uno de los edificios más bonitos de la ciudad.
La casa fue edificada ates de 1609 diseñada por Abrahan Van, que fue también autor de algunas de las estatuas que se ven en la fachada.


Seguimos avanzando por este tesoro de calle con dirección a la Puerta del oro, que podemos ver allí al final. 


En esta calle peatonal son muchos los tenderetes que hay y en donde nos muestran las joyas de ambar, muy famosas por la zona del báltico,


La basílica de la Virgen María.
Es el mayor templo de ladrillo de Europa, construido en varias fases entre 1343 y 1502.
El largo edificio junto con los contrafuertes de la torre es de 105 metros y las bóvedas alcanzan la altura d 49 metros por encima del suelo. La torre de 77 metros de altura tiene unas galerías que permiten ver todas la ciudad. Habría que subir 400 escalones. En esta ocasión nosotros no lo subiríamos, vamos en plan tranquilo.


Llegamos a la Puerta del Oro.
Construida entre los años 1612 y 1614, de estilo renacentista. Las esculturas de piedra que adornan el ático se esculpieron en 1648 y son una representación alegórica de las virtudes cívicas: Prudencia, Justicia, Devoción y Concordia.


Tiramos ahora por la calle paralela para seguir disfrutando de bellos rincones y originales casonas, algunas de ellas funcionan como museo.


Con la tarde ya avanzada y después de algún pequeño chaparrón, nos fuimos con dirección a nuestro apartamento. Compramos por el camino algo de comida y a cenar en el apartamento.



Se me olvidaba, cuando íbamos de vuelta nos entretuvimos viendo a unos jóvenes haciendo bailes, en donde todavía no se si acabarían bien con sus cuerpos.
¡Que agilidad!



Día 13 Gdansk-Castillo de Malbork-P.N Bielawieza


Hoy va a ser un día largo de carretera (unos 600 km), ya que tendremos que llegar hasta el P.N de Bielawieza, en la frontera con Bielorrusia, y debemos de estar antes de las seis de la tarde, ya que tenemos reserva para ver los bisontes y tenemos que gestionar algunos detalles. 


De este modo, solo nos detendremos cuando lleguemos a Malbork (a unos 70 km) para ver el castillo por fuera y los alrededores, sin llegar a entrar dentro (por una cuestión de tiempo).


Así que sobre las 10 de la mañana ya estábamos en Malbork.
El Castillo de Malbork es sede de la orden de los caballeros teutónicos en Polonia, es uno de los destinos de este país si se viaja por el norte.
Este castillo data de 1274 y fue fundado por la Orden Teutónica , una de las ordenes militares que en la Edad Media tuvieron una influencia vital en Europa, tanto a nivel político como religioso.


Un poco de hitoria del lugar:
La orden teutónica fue una orden militar medieval que se fundo en Jerusalén en el año 1190, durante la Tercera Cruzada, después de que Jerusalén fuera tomada por Saladino. Aunque inicialmente se fundó como una orden religiosa, antes de que terminase el siglo XII, ya se había convertido en una orden militar.


Los teutones se establecieron a partir de 1220 en la fortaleza de Montfor de Palestina, sin embargo después de que los árabes asaltaran en 1271 la fortaleza los caballeros de la orden teutónica tuvieron que refugiarse en San Juan de Acre (ciudad costera de Israel).


Al final los teutones abandonan Palestina y se instalan primeramente en Transilvania, pero luego, acaban formando un auténtico estado teutónico  situado en el norte de Polonia y repúblicas bálticas, desde donde continúan en su mitad misión religiosa y mitad militar.


En el contexto de esta expansión del estado teutónico es cuando se crea el castillo de Malbor en 1224. En un primer momento lo que se construye es una fortaleza alrededor de una iglesia dedicada a la Virgen María.


La situación estratégica del castillo de Malbork , justo en la orilla del río Nogat hacia que la orden teutónica cobrara peaje a todas las embarcaciones que pasaban por delante de la fortaleza.


Tras algo más de una hora dando vueltas por toda la zona del castillo (aparcamos en un pequeño parking junto al río y entramos por la parte trasera del castillo) nos dirigimos hacia nuestro coche.


Son las 11:30, vamos bastante ajustado con el tiempo. Recuerdo que tenemos que estar en nuestro destino antes de las seis de la tarde, y todavía nos quedan más de 500 km por llegar.
Además por muchos tramos de carretera de parajes con muchas curvas.
Así que sin dudarlo más ponemos el navegador y con destino a Bielawieza.
No paramos ni para comer, en el mismo coche dimos algunos bocados...

Son las 17:40, por fin hemos llegado.
Directamente nos vamos a la oficina de turismo del Parque Nacional (PPTK) para informarnos de todos los detalles de la ruta que haríamos al día siguiente: hora de salida (a las 4:30 de la madrugada), lugar de encuentro, que llevar... 

Y por fin nos vamos para descansar un poco a nuestro alojamiento y a la noche saldremos a cenar sin acostarnos demasiado tarde.


A un kilómetro aproximadamente estaba nuestro alojamiento, junto a una gasolinera.
Muy cómodo, agradable y confortable...


Descansemos un rato, y a las 20:30 quedamos para ir a cenar, ¿donde?
al que nos recomendaba el libro de Lonely Planet (tampoco hay muchos más, Bielawieza es muy pequeño y creo que es el único o si acaso uno más)


Restaurante Pekusa, un buen lugar donde comer.
Y a dormir que mañana toca madrugón para adentrarnos en el Parque y a ver si tenemos suerte y vemos muchos bisontes.

Día 14 P.N Bielawieza-Varsovia


Soñábamos con ver esto...


Y esto...


El Bosque de Białowieża es una reserva natural enclavada en uno de los últimos bosques vírgenes de Europa que acoge a un gran número de ungulados de gran tamaño, entre ellos el extraño y casi extinto bisonte europeo. Desde 1945 se encuentra dividido administrativamente entre Polonia (donde recibe el nombre de Puszcza Białowieska ) y Bielorrusia (donde se le llama Белавежская пушча o Белавежа -Belavézhskaya Pushcha o Belavezha). Ambas partes están separadas por una valla que impide por igual el libre movimiento de grandes animales como de turistas. El bosque recibe su nombre de la localidad polaca de Białowieża, la más cercana a su emplazamiento. 
La parte polaca del bosque fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1976 y Patrimonio de la Humanidad en 1979;​ la parte Bielorrusa recibió esas mismas calificaciones en 1993 y 1992 respectivamente.​ Entre las áreas protegidas y de transición de ambos países suma más de 1800 kilómetros cuadrados de extensión, siendo su superficie actual de 10.502 ha (105.020.000 m cuadrados), de las que 4.747 ha se encuentran bajo la protección integral.


Eran muchas las ilusiones y expectativas que habíamos puesto  en esta ruta por el interior del bosque. Ya desde hacía dos meses antes de partir, contacté con la oficina de turismos (PPTK) polaca) para recibir información y visitarlo, ya que obligatoriamente hay que contratar con un guía para poder entrar. Así fue, todo estaba previsto, ya teníamos la reserva hecha, previo pago de una parte (no es precisamente barato) y soy consciente que contemplar animales en libertad  es toda una aventura, puedes verlos o no. Además las condiciones climatológícas influyen e incluso la temporada del año, y precisamente el verano no es la mejor época.
Habían varias opciones de ruta, nosotros cogimos la que duraba 6 horas y buscábamos para ver los bisontes y otros animales, si teníamos suerte. 


Cuando reservamos pedí que nuestro guía hablara español, de este modo todas las indicaciones y explicaciones las seguiríamos mejor, en inglés mas de la mitad no nos hubiéramos enterado.
Así fue, nos puso a Joao, un joven portugués afincado en Bialowieza desde hacía ya años. Amante de la naturaleza, de los animales en libertad y un profundo conocedor del bosque de Bielawieza y de otros tantos espacios naturales del mundo. Ya había leído comentarios  sobre el en algunos foros cuando me informaba en España, y las opiniones en general eran buenas.
Al igual que algunos de los viajeros que visitaron Bialowieza tenían buenos recuerdos (por haber visto bisontes) y otros decepcionados por no haber visto. Incluso en general los que no lo vieron se sintieron satisfechos por la belleza del bosque.


¡Pues allá vamos!.
Quedamos a las 4:30 de la mañana (nuestra ruta duraría hasta las 10:30) en la oficina PPTK. Con una noche cerrada y con niebla, los bisontes se ven mejor cuando amanece.


Tras la correspondiente presentación, cogemos nuestro coche, y los cinco nos ponemos en marcha hasta la zona que el nos indica (una media hora en coche) dentro del bosque.


La niebla es densa, y Joao nos avisa que quizás costará ver los bisontes por la poca visibilidad.
Se me olvidó, cada uno de nosotros lleva unos prismáticos que tuvimos que alquilar junto con la reserva (20 zlotys cada uno).


Joao nos lleva a unos de los observadores, y allí en silencio empezamos a mirar por nuestros prismáticos, a la espera de poder ver a los  bisontes. Tras casi media hora, desistimos y no vemos ninguno.


Volvemos al coche y nos trasladamos a otros miradores de la reserva, a ver si tenemos más suerte. De momento solo hemos visto las arañas que descansan en sus telarañas en busca de algún insecto. El paisaje es bonito, aunque para nosotros acostumbrados a todo tipo de parajes: montañas, bosques...no nos resulta impactante.


Ahora hacemos una caminata de unos tres kilómetros en busca de los codiciados bisontes.
A nuestro paso por el bosque, observamos gigantes y esbeltos árboles que le dan belleza al entorno, pero de animales de momento "na de na"


El sol cada vez más alto y la esperanza de ver bisontes se nos estaba escapando.
Para colmo, Joao nos comenta que justo el otro día vieron un grupo de 12 bisontes en las praderas. ¿Sera cierto o forma parte del plan?
Cuando avanzamos por los caminos del bosque Joao nos muestra algunas huellas de bisontes y en la dirección que van ¿serán ciertas las huellas o será para animarnos?
Esto me trae al recuerdo cuando estuvimos en Nepal, visitando el Parque Nacional de Chitwan, en el que salimos para ver algún que otro tigre, solo vimos la huella, según nuestro guía ¿es cierto o forma parte del plan?


La mañana avanzaba y las agujas del reloj rápidamente se movían, con lo que cuando ya pasamos del ecuador de las tres horas, por lo menos yo me fui desmotivando, me daba la sensación de estar pegando bandazos de un sitio para otro.


Pero incluso aún así seguimos intentándolo.
De nuevo subimos a un mirador con bastante altura, y con los prismáticos apuntábamos hacia la lejanía, en las praderas, junto a los bosques...
Nada, ni un bisonte.

Llegadas las 9:30 de la mañana, nosotros perdimos la esperanza y con el coche retornamos hacia Bielawieza, recorriendo  algunas de sus aldeas.

¡Que suerte!,  en el camino hemos visto una ardilla, bueno por lo menos ya hemos visto una araña y una ardilla, y del resto de animales que habitan el parque, nada. 

Visto el fracaso y la decepción de no ver nada, Joao nos invitó a tomar café a un restaurante-hotel bastante peculiar a dos kilómetros de Bielawieza, "La estación". Los dormitorios son los mismos vagones del tren.


A las 10:30, nos despedimos de Joao
¿Me arrepiento de haber venido?
Pues no, la suerte no ha estado con nosotros, y quiero dejar constancia que el guía es un buen guía.
Si no hubiera venido entonces si que me hubiera arrepentido de no haber incluido en la ruta a Polonia este remoto lugar, único en su especie.


Al final no me voy a ir de Bielawieza sin poder fotografiar a los bisontes.
Ahí van los dos que que hay en una de las rotondas...¡de mentirijillas claro!

Sobre las doce del mediodía dejamos nuestro alojamiento y partimos hacia nuestro último destino en Polonia, Varsovia.

Hacia Varsovia

Por delante tenemos todavía 230 km, aunque por el camino paramos para ver una curiosa iglesia en la población de Hajnowska.


Cuando entramos, un par de señoras ya mayores, ataviadas con un pañuelo de muchos colorines en su cabeza y con una curiosa indumentaria, nos reciben y nos muestra la iglesia en su interior.
Después salimos todos, y ellas siguen con los menesteres del cuidado de las flores que de forma mimosa las riegan.


Algunas de las flores son muy extrañas, no sabemos que son, por si acaso María Jose las fotografía para consultar en una aplicación que tiene de flores.


Tardamos bastante en llegar a Varsovia, la carretera estaba en obras, y los insistentes camiones no paraban de circular. Aprovechamos en el camino para hacer una parada y tomar café (increíble un buen expreso). Saco de mis papeles el teléfono del apartamento que habíamos reservado para avisarles de la hora que llegaríamos y  recoger las llaves, los llamo. 
Ring, ring...salta un contestador, ¡casi nada!, en polaco. Cuelgo, y llamo pasados unos minutos.
La historia se vuelve a repetir. Ya desde dos días atrás le envié un correo indicando a la hora que llegaríamos, no tuvimos respuesta.
La cosa era mosqueante...
Yendo en el coche Rosa pudo poner el teléfono y contactar con ellos mediante el whatsapp, los mensajes tampoco iban, por fin dieron señales de vida.
Quedamos en le lugar del alojamiento a las 18:00, por fin respiramos tranquilo... (de momento).


Llegamos a Varsovia, enorme ciudad.
Nuestro apartamento está en muy buena zona, parce que es el distrito financiero de la capital, y además muy cerca del centro. Se parece a la zona de la Castellana en Madrid.


Y con el navegador por fin llegamos a nuestra dirección.


Un gigantesco edificio de 15 plantas y llena de apartamentos, llegamos sobre las 17:30 y para acceder a los bloques había que pasar un control del parking. 
Pensé, en nuestra reserva pone que va incluido el parking, así que me dirijo al control y ¿hablo? (bueno eso de hablar) con el señor que hace de guarda (hombre robusto, serio y con cara de pocos amigos, recordarlo porque después le haré mención de nuevo). No me entiende nada, yo a el aún menos. le enseño el papel de la reserva. Como si el me enseña una reserva en polaco, no entiende nada y pasa de mi. La única solución es esperar a que venga el propietario del apartamento.
Son las 6, las 6,15, las 6,30, nada no aparece. Contactamos con el por whatsapp y no contesta.
Acercándose el reloj  a las 7 de la tarde por fin aparece una chica.
Le explicamos con un inglés poco fluido por ambas partes el tema del aparcamiento. Dice que no, yo digo que si, está en la reserva. Nos da la opción de cancelarlo y buscar otro sitio o nos rebaja 50 zlotys. ¡complicado el tema!, a ver quien se pone ahora a buscar un alojamiento en Varsovia, reventados que vamos y con un madrugón encima.
Más complicado era buscar un aparcamiento por la zona, son todos privados.
Parece ser que la chica no es la dueña, es la que se encarga de entregar las llaves.
Le digo que llame al dueño, pero este no coge el teléfono (recordad, sale siempre el contestador), me pasa con el novio de la chica que chapurrea algo de español y de ingles. Le explico el tema, y él dice que ella no puede hacer otra cosa, si nos interesa bien y si no cancelamos. 
Al final analizamos la situación y nos quedamos.
Manolo se queda abajo pendiente del coche  y nosotros subimos al apartamento con el equipaje.
¡Más leña al fuego!, cuando entramos al  apartamento, este tenía un par de sofás-camas no preparados y aptos para dormir, la ropa de cama ni tan siquiera encajaba, el baño sucio...pensamos que el apartamento estaba tal como el anterior inquilino lo dejo.
Se le comunicamos a la chica, y ella encogiéndose de hombros nos dijo que es lo que había.
Volvimos a analizar la situación, si quedarnos e irnos...
Al final sopesamos todos los pro y contra: precio, hora, ubicación, último lugar en nuestro viaje...
y al final nos quedamos. Y aquí quiero dejar constancia que lo comenté en booking para que nadie vuelva a alquilar este apartamento. 
Downtown Apartament warsaw

Una vez acoplados bajamos y con suerte Manolo pudo aparcarlo en un hueco que había quedado libre, aunque de pago. Después tendremos que preocuparnos del coche, porque mañana no lo cogeremos, estaremos todo el  el día pateando en Varsovia.

¡Esto  si es tener suerte!, un bar con comidas españolas "el sol y sombra" aquí mismo a 50 metros. Perfecto, ya tenemos el sitio donde comer esta noche.


Gregorio es el dueño, un polaco enamorado de España y que durante muchos años estuvo por nuestro país. Rápidamente hicimos migas con él y no paramos de charlar (el habla perfectamente el español) y de servirnos buenos platos con comida española. ¡Un excelente tipo!
Le comenté el tema del coche y donde lo teníamos. El reaccinó al instante y nos dijo que no nos preocupásemos, tenía la solución. Me dijo, acompáñame que vamos hablar con el guarda del parking y le damos unos zloys bajo manga y metemos el coche. Así fue, por la ventanilla de la casetilla de control le di 50 zlotys. Sí, aquel hombre serio, robusto y con cara de pocos amigos...
Ahora si hemos podido meter el coche en el parking de los apartamentos.
Solucionado el problema hasta pasado mañana que partamos hacia el aeropuerto.
Volvimos al bar...y allí seguimos charlando y charlando, comiendo y bebiendo. Nos invitó a a chupitos, cubatas...un tío excepcional, y es polaco. ¡Para que después digan de los polacos!

Día 15  Varsovia


Hoy será nuestro último día en Polonia, hoy no madrugaremos, nos levantaremos cuando queramos. Hoy no tenemos prisa, hoy toca un día de relax.
Efectivamente sobre las diez de la mañana nos levantamos, nos apañamos, desayunamos en una cafetería que hay junto a los apartamentos, y a correr el tacón hacia Varsovia.


Se nota que estamos en una gran capital: grandes avenidas, bonitos palacios, mucho tráfico y miles de personas que van de aquí para allá.


La palabra Varsovia nos trae al recuerdo muchos tristes episodios de la historia.
ha sufrido muchos vaivenes a lo largo de los siglos, aunque el país siempre ha sabido escapar del abismo d la destrucción.


Reconstruida casi por completo después de la II Segunda Guerra Mundial, la ciudad vieja parece que siempre ha estado ahí, de hecho es el motivo por el que este casco viejo de Varsovia fuese declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.


Acercándonos al casco histórico llegamos a los jardines Sajones en donde se encuentra la tumba del soldado desconocido. En este monumento conmemorativo militar se puede ver el cambio de guardia protagonizado por soldados que van marchan entre la tumba y el palacio  Radziwill.


Nosotros, estando allí coincidimos con este cambio de guardia.


Dirigiéndonos hacia su casco histórico por la transitada Krakoswskie Przedmiescie, en donde nos encontramos varias iglesias y hermosos palacetes; algunos de ellos museos, llegamos a una de las fotos más típicas de Varsovia, la plaza en la que se encuentra el Castillo Real.


En el centro de la plaza nos encontramos la Columna de Segismundo III Vaza, es una columna corintia y data de 1644, y es uno de los símbolos de la capital polaca.


El centro histórico de Varsovia (Stare Miasto, "Starówka") es el barrio más antiguo de la ciudad. Está limitado por Wybrzeże Gdańskie, a lo largo del Vístula, y por las calles GrodzkaMostowa y Podwale.


Avanzamos una de las calles peatonales que nos llevan a la plaza del mercado (recordad la Rynec). En estas calles son muchas las tiendas de suvenirs y de ámbar, cada dos metros nos estamos deteniendo. Como ya dije hoy es día de relax y de la típicas compras d regalo.


El corazón del barrio es la Plaza del Mercado, con sus restaurantes, cafés y tiendas tradicionales. Las calles aledañas son una muestra de arquitectura medieval, con las murallas, la barbacana y la Catedral de San Juan.


Completamente destruido a raíz del Alzamiento de Varsovia en 1944, el centro histórico fue reconstruido con total fidelidad gracias a un importante esfuerzo de movilización nacional. En 1980 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como «ejemplo único de reconstrucción prácticamente total del conjunto de un patrimonio arquitectónico histórico de los siglos XIII al XX


La Plaza del Mercado (Rynek Starego Miasta) fue construida a finales del siglo XIII o principios del siglo XIV en el camino que unía el palacio con la Ciudad Nueva, al norte. Hasta 1817, el principal edificio de la plaza era el Ayuntamiento, construido antes de 1429


En 1701, la plaza fue remodelada por el arquitecto neerlandés Tylman van Gameren, y en 1817 el Ayuntamiento fue demolido. Desde el siglo XIX, los cuatro lados de la Plaza del Mercado llevan los nombres de cuatro polacos notables que habitaron en los lados respectivos: Ignacy Wyssogota Zakrzewski(sur), Hugo Kołłątaj (oeste), Jan Dekert (norte) y Franciszek Barss (este).


Alrededor de la plaza vemos algunos vendedores ambulantes, muchos de ellos vendedores tradicionales en donde venden los típicos muñecos y pañuelos polacos.


Y un poco más adelante de la plaza Rynec, la muralla y el barbican que protegía de los antiguos invasores. El casco antiguo de Varsovia está rodeado por una muralla, construida esta en la primera mitad del siglo XIV.


Las obras continuaron hasta la mitad del siglo XVI. Es posible caminar alrededor de las muralla, tanto en la parte interior como exterior.


En  la parte exterior de las murallas podemos encontrar el famoso monumento del pequeño insurgente.  Es la escultura de un niño que lleva puesto un casco demasiado grande, recuerda a los niños heroicos que lucharon contra los ocupantes durante en el levantamiento de Varsovia de 1944.




Hora de comer, allá vamos a otra lechería situada junto a la muralla, Mleczny Pol Barkakamen.
Esta si que es una lechería tradicional.


Situada en zona turística y manteniendo sus precios baratos. Tiene una terraza muy agradable en su exterior y en el interior una decoración que nos lleva a la época soviética. Tienen una lista de los platos que sirven (en polaco claro, no entendemos nada). Hay que pedirlo a una señora ya bastante mayor y que se encuentra en una antigua caja registradora, y en un papel superpequeñito va apuntando lo que pedimos, pagamos y nos dirigimos a una ventanilla, en donde las cocineras ya entrando también en muchos años nos la sirven. Es super barato y se come bien.

Imagen relacionada

Resultado de imagen de fotos d la lechería de pod barbakanem varsovia

Ahí va lo que pedimos unos pioregi con queso y unos filetes con verduras y unas ensaladas de guarnición.

Resultado de imagen de fotos d la lechería de pod barbakanem varsovia

La comida es realmente casera y por 4 € cada uno ya estamos servidos, ah y con bebida, eso si, nada de alcohol


Volvemos de nuevo hacia la zona de la plaza del castillo y ahora tocaba ¿el café o el  helado?


Pues nada, nos inclinamos por el café, pero madre mía que cafés, menos mal que no lo hemos pedido grande, sino mediano.


Y ya puesto, unos trozos de tarta que tienen muy buena cara.
Nos ha salido más caro estos cafés que la comida de antes.


Después de una buena sentada de charla y de merendola, nos fuimos con dirección al río Vístula. Un paseo por la zona, y por la tarde hacia nuestro alojamiento. Compramos bocatas para el día siguiente de avión, y esta noche de nuevo con nuestro amigo Gregorio, al "sol y sombra".


Día 16  Varsovia-Madrid-Sevilla

Nuestro viaje ha tocado fin. A las 10:40 sale nuestro avión con dirección a Madrid, a la que llegaremos sobre las 14:35.
Sin novedad alguna a la hora de dejar el coche y el horario del vuelo. Fuimos con bastante tiempo de antelación. Ya en Madrid dirección Sevilla a la que llegaríamos sobre las diez de la noche.

Un fantástico viaje por un país con muchos alicientes por descubrir: historia, ciudades, patrimonios de la humanidad, arquitectura, montañas, bosques primigenios, lagos, costas, gastronomía, pueblos, tradiciones...y sus gentes.


Bibliografía utilizada: libro de Lonely Planet y mucha información obtenida de la wikipedia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario