sábado, 13 de octubre de 2018

Subida a la Peña del Cambrón, Jaén (1552 m) octubre/18



Siguiendo con las rutas programadas del fin de semana, hoy tocaba subir a la Peña del Cambrón, dentro del Parque Natural de los Calares del Mundo y la Sima, en tierras de Albacete, y el Parque Natural de Cazorla, las Villas y Segura en la provincia de Jaén. Y nunca mejor dicho, repartido por ambos parque naturales, por ambas provincias, y por ambas comunidades autónomas, Andalucía y Castilla la Mancha, ya que está peña está compartida entre las dos, tal como podemos comprobar en esta foto aérea de Google Earth.  


Ayer toco la subida al Calar del Mundo, cumbre situada íntegramente en tierras de Albacete, pero casi lindando con Jaén. Pinchar para ver

Siguiendo con nuestra ruta de hoy, Irene, Julio, Rosa y Antonio (el que escribe) nos dirigimos con dirección al pueblo de Onsares, pequeña localidad del municipio de Villarrodrigo, a solo tres kilómetros de la provincia de Albacete. Antes de llegar a Onsares, a un par de kilómetros, viniendo de Villarrodrigo nos encontramos una carretera que sale a nuestra izquierda, esta será nuestra dirección.


Siguiendo por esta carretera, y a poco más de un kilómetro nos encontramos con una pista que sale de nuevo a nuestra izquierda, OJO NO ESTÁ INDICADA, casi todo el mundo sigue de frente buscando el área recreativa de la Dehesa del Oso (de donde partiremos), nosotros nos despistamos por aquí y tuvimos que preguntar en una aldea, no fuimos los únicos, según nos dijeron los aldeanos.

Situados en nuestra pista de tierra (en buen estado), la recorreremos en unos cuatro o cinco kilómetros hasta llegar al área recreativa la Dehesa del Oso, en donde dejaremos el coche. Según avanzamos por la pista, vemos a nuestra derecha, de forma imponente la Peña del Cambrón, peña tentadora desde cualquier punto para subir.



Esta peña, que a su vez hace de mirador natural de la Sierra de Segura, parece tener una subida inexpugnable, una mole de piedra difícil de subir...todo lo contrario, tiene una brecha abierta entre sus paredones y es por donde subiremos.



Vista de la Peña del Cambrón, ayer cuando subíamos al Calar del Mundo.

Llegamos a la Dehesa del Oso (1125 m), preparamos nuestras mochilas, algo para picar y mucho refrigerio, hace bastante calor...
Por delante tenemos unos 9 km de ida y vuelta, en una ruta lineal, 440 metros de desnivel y algo más de tres horas en plan disfrutón.  Estaremos un buen rato en la cumbre recorriéndola y disfrutando de las vistas.



Junto al área recreativa sale una pista que nos adentra hacia el bosque de pinos, se podría seguir incluso con los coches, nosotros optamos por aparcar en la Dehesa, ya que era una ruta corta.



A los diez minutos, tras una suave subida llegamos a un pequeño collado, en el que a nuestra derecha una indicación nos muestra la dirección de la Peña del Cambrón, PR-A 173, siendo este un sendero oficial sin ninguna dificultad, de hecho, cuando nosotros la hicimos iban un par de familias con críos pequeños.





Seguimos avanzando y subiendo por la pista de forma progresiva casi en cuatro kilómetros y algo menos de una hora de trayecto. Hasta aquí había llegado incluso un coche.



Cuando la pista ya finaliza, tenemos de frente los verticales paredones de la Peña, por ahí tendremos que subir. Para salvar el desnivel que sube por la roca han instalado unos pasamanos en donde nos podemos apoyar, y en el suelo han acondicionado el terreno con cemento y piedra formando unos escalones (solo en algún tramo pequeño) por el que cómodamente se puede ascender.


Quiera que no, esta subida le da un poco de "salero" a la ruta para subir por este portillón.


Y antes de subir por el portillón, podemos recrearnos y contemplar las vistas del Calar del Mundo, la ruta que hicimos en el día de ayer, y apreciar desde la lejanía por donde subimos "portilla de Lastra"


Seguimos subiendo por esta brecha abierta en la roca, poquito a poco y con cuidado de no resbalar. 




Una vez arriba, y en una gran llanura amesetada son muchos los senderillos que discurren por ella: unos se dirigen hacia la parte albaceteña y otras hacia la parte de Jaén. 


Y llegamos al calar, desde el que podemos tener buenas vistas de la zona...por el norte los Llanos de Albadalejo, la Sarga y el Padroncillo con sus antenas en la cumbre, el Calar del Mundo y el Cerrico de las Mentiras, y hacia el Sur, la población de Siles, el  Yelmo, el pantano del Tranco, el Banderillas  y a lo lejos La Sagra, ya en tierras granadinas.


Un poco más, y ya vemos allá a lo lejos el refugio y la caseta de vigilancia en la parte de Jaén.


Hacia ella nos dirigimos...junto a la caseta de vigilancia, el guarda nos da un poco de palique sobre la zona y el nombre de algunos de los picos que lo rodean..


Parece ser que el nombre originario de esta mole pétrea era "La Piedra del Cabrón", por la presencia de grandes machos de cabras montés, pero con el tiempo y para que no tuviera un nombre malsonante se le cambió por "la Peña del Cambrón". 

Caseta de vigilancia de Jaén en la Piedra del Cambrón

El vértice geodésico se encuentra en lo alto de la casetilla tipo refugio, así que allá vamos todos para arriba por las escalerillas, a practicar un poco de ferrata hasta su poste.


Aprovechamos para "contratar" al guarda de fotógrafo y que nos inmortalizase en la cumbre del Cambrón. Se nota que le dimos vidilla. Tantas horas aquí solo, ya le viene bien.
Tras un ratillo de charla seguimos recorriendo esta gran mole con vistas a la Sierra de Segura.


¡Guau, vaya paredones, y vaya vistas!


Atrás dejamos el refugio, cuando Irene me inmortaliza junto a los verticales cortados...mientras, seguimos avanzando hasta el extremos de la peña, y de nuevo regresamos dándole la vuelta a esta mole pétrea.


Ahí están Rosa, Irene y Julio practicando el baile del movimiento vertical, buena pista de baile.


Como ya comenté al principio, esta peña está dividida en dos mitades, la de Jaén y la de Albacete, y en ambos lados hay una casetilla.
Nosotros, al final con tantas emociones con las vistas de la zona de la Sierra de Segura y con tanta charla viajera, en un despiste imperdonable no pasamos a la parte albaceteña...tremendo error.

Esta foto cedida por unos compañeros montañeros corresponde a la casetilla de la parte albaceteña.


Ya lo único que teníamos que hacer era, bajar con dirección a los coches por el mismo camino que subimos, en plan tranquilo, en hora y media ya estábamos en los coches.

¿Y que toca ahora?
Justamente, las cervezonas de premio. 
Nos acercamos a Onsares, demasiado pequeño con algo más de 50 habitantes, no hay bar. Nos damos la vuelta y ahora sí, la cervezona cae en Villacarrillo.
¡Salud!

Ruta facilona y con unas estupendas vistas...y...excelente compañía.

No hay comentarios: