domingo, 23 de abril de 2017

Ciudad Encantada de Cuenca (Diciembre/2009)




En esta ocasión Rosa y yo aprovechamos una escapada de cinco días para hacer una parada en este bello lugar antes de proseguir con nuestras subidas a los "techos de España", que en este viaje serían las cumbres de Cuenca, y las de Teruel; además visitar la Serranía de Cuenca, Albarracin, nacimiento del río Cuervos y distintas localidades de la provincia de Teruel.



Información obtenida de la web oficial de "Ciudad encantada"

Situada en la localidad pedánea de Valdecabras (CUENCA), en pleno corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y rodeada de inmensos pinares, la Ciudad Encantada es sin duda uno de los parajes más espectaculares de nuestro país, donde podrás conocer y aprender el proceso geológico del karst y admirar sus caprichosas formaciones. Por ello, la Ciudad Encantada fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929.


Su origen se remonta a hace 90 millones de años, cuando la Ciudad Encantada formaba parte del fondo del mar de Thetis. Se trataba de aguas tranquilas, lo que propició la deposición de sales, en especial carbonato cálcico.


Al final del Cretácico y como consecuencia de la orogenia alpina, el mar se retiró y el lecho marino, compuesto de piedra caliza, emergió a la superficie. Miles de años de acción del agua, del viento y del hielo hacen que hoy podamos contemplar este impresionante fenómeno geológico




La información que a continuación detallo esta obtenida de la web "rutasdelascaras.com"

FORMAS MÁS REPRESENTATIVAS
Todas tienen un cartel que las define perfectamente.
El Tormo Alto. Monolito de 20 metros, milagro o juego de equilibrio, emblema de la Ciudad Encantada.
Los barcos. Tres enormes moles de piedra, una flota invencible anclada en la sierra.
El perro. Guardián de una ciudad petrificada, asemeja un fox terrier.
Cara del hombre. Monumental busto de nariz aguileña y boina.
Puente romano. Arco horadadazo en la roca, arquitectura natural.
La foca. Enorme figura imaginaria que representa una foca haciendo juegos malabares con su hocico.
Los Osos. Enormes pedruscos que recuerdan dos osos.
El tobogán. Estrecho y largo callejón rocoso de varios desniveles.
El mar de piedra. Plana y extensa superficie rocosa donde la erosión del agua creó formas que simulan olas y ondas marinas. 



 Lucha del Elefante y el Cocodrilo. Enormes y caprichosas rocas, asemejan la encarnizada lucha de un elefante que lanza su trompa a las fauces de un cocodrilo.
El Hipopótamo. Inmensa roca zooforma que recuerda un hipopótamo.
El Convento. Un arco ojival en una pared rocosa nos transporta a la edad media.
Los Hongos. Entre los pinos enormes bloques de piedra asemejan hongos gigantes.
El Teatro. En un escenario natural un curioso puente recuerda la embocadura de un teatro.
La Tortuga. La abertura en lo alto de una inmensa roca parece una tortuga con su cabeza fuera del caparazón.
Los Amantes de Teruel. Bloques de roca que parecen los bustos de un Hombre y una mujer intentando besarse.





Aunque en estos días de diciembre el frío es persistente, nosotros bien abrigados paseamos por esta maravilla de la naturaleza, en el que por momentos parece trasladarnos a parajes de aquellas películas de aventuras y de ciencia ficción.


A cada paso que damos no dejamos de maravillarnos de todas estas formaciones, que aunque muchas de ellas ya tienen nombre definido, con nuestra imaginación podemos también bautizar a otras tantas formaciones.


A veces, y al asomar por una de sus grandes rocas, parece que al instante siguiente algún animal de la prehistoria aparecerá ante nuestros ojos.



Algunos bosquetes de altos pinos, dan otro toque de encanto a toda esta zona, que sin lugar a dudas es uno de los rincones mas hermosos de España.



Este mágico lugar que se encuentra a solo 36 km de Cuenca y al que se puede acceder fácilmente en coche, no puede dejar de visitarse si se viaja por esta zona de España.



Su naturaleza, sus caprichosas formaciones...sin lugar a dudas merece la pena visitarla.



Abandonamos la "Ciudad Encantada" y seguimos avanzando hacia el norte para ahora hacer un poco de montaña.

jueves, 30 de marzo de 2017

El Torcal de Antequera (Málaga) Febrero/2007


EL TORCAL DE ANTEQUERA

El valle de las figuras encantadas 



 Con una densa niebla, el paraje escondido, oculto, sin querer asomar. Tras algunas horas, el espeso manto opaco, poco a poco se alza hacia el cielo. Debajo, grandes figuras  aparecen con cientos de formas caprichosas. Estamos en el Torcal de Antequera.


Datos de interés:


Provincia: Málaga.
Extensión: 1.171 Has.
Altitud máxima: 1.369 m.
Altitud mínima: 800 m.
Régimen de protección: Paraje Natural;
Accesos: Desde Antequera, por la C-3310 se desvía hacia el torcal antes de llegar a Villanueva de la Concepción.
Grupo de senderismo y montañismo de Dos Hermanas: Señal y camino, www.senalycamino.es


Este paraje natural de 20 kilómetros cuadrados, ubicado a solo 13 de Antequera, en la carretera que la une con Villanueva de la Concepción. Famoso por las caprichosas formas que los diversos agentes han ido modelando en sus rocas calizas.


Para visitar este paraje, podemos optar entre dos rutas distintas. La verde con un recorrido de 1,5 kilómetros y 45 minutos de recorrido, o la amarilla de 3 kilómetros y dos horas de recorrido. Ambas parten del mismo lugar y se vuelven a encontrar pasado algún tiempo.


Los caminos serpenteantes suben y bajan, atraviesan grandes cañones, grietas, valles, frondosos humedales, y siempre, por todas partes, grandes rocas, con formas caprichosas, insinuantes, decoran el paisaje.


Tras una serie de ascensos y descensos por un terreno quebrado, se atraviesa un profundo callejón, en el que se localiza una buena representación de la vegetación originaria de El Torcal.



Abundan los majuelos, hiedras, madreselvas, tomillos, encinas y arces.  Al final del recorrido amarillo, se alcanza el mirador de las Ventanillas, desde el que se divisa todo el valle del río Guadalhorce. En este último tramo del recorrido, y en una pequeña hondonada, cerca del mirador, el apilamiento de rocas con formas redondeadas, nos dan sensación de estar en un lugar diferente, único, excepcional.





Pero no basta con verlo desde abajo, hay que subir. La vista desde aquí es espectacular. Rodeado de grandes paredes, y con los buitres revoloteando sobre nuestras cabezas, no nos cansamos de mirar, de observar, y de pensar, como la naturaleza nos puede sorprender con una geología tan maravillosa. Aquí, la huella de algunos fósiles marinos, nos dan una muestra clara de lo que fue este lugar hace millones de años.














martes, 28 de marzo de 2017

Capitales españolas


Capitales españolas

Página en construcción…



-En verde, visitadas
-En rojo, pendiente de visitar

Andalucía
Sevilla
Cádiz
Málaga
Córdoba
Jaén
Almería
Granada
Huelva

Aragón
Zaragoza
Teruel
Huesca

Principado de Asturias
Oviedo

Baleares
Palma de Mallorca

Canarias
Las Palmas
Tenerife

Cantabria
Santander

Castilla la Mancha
Guadalajara
Albacete
Ciudad Real
Cuenca
Toledo

Castilla y León
León
Valladolid
Palencia
Zamora
Salamanca
Segovia
Ávila
Soria
Burgos

Cataluña
Lleida
Girona
Barcelona
Tarragona

Extremadura
Badajoz
Cáceres

Galicia
Pontevedra
Lugo
Orense
Coruña

La Rioja
Logroño

Comunidad de Madrid
Madrid

Región de Murcia
Murcia

Comunidad Foral de Navarra
Pamplona

País Vasco
San Sebastián
Vitoria
Bilbao

Comunidad Valenciana
Castellón
Valencia
Alicante

Ciudades autónomas
Melilla
Ceuta

Cañón del río Lobo (Soria) agosto/2007


El Cañón del río Lobos, Parque Natural, es un desfiladero de 14 km. de longitud situado en la sierra de Nafría. El cañón, la diversidad de su fauna y el paisaje de cantiles son lo más destacable de la zona protegida.


Es uno de los relieves que se interponen entre la Meseta Central y el Sistema Ibérico. Su clima continental ha generado una vegetación de chopos, sauces y sabina albar. Entre la fauna destacan el buitre leonado y el lobo ibérico. Merecen atención los anfibios y reptiles. La erosión provocada por las aguas ha hundido el lecho del río. Por las laderas del cañón, que pueden alcanzar los 100 metros de altitud, baja el agua de las fuentes con el color oxidado de las paredes.


El río viene encajonado desde Burgos y continúa horadando las calizas cretáceas en Soria, recorriendo más de 25 Km.  Este espacio natural fue declarado Parque Natural en 1985 y comprende una superficie de 9580 has.


La formación más espectacular es el propio Cañón fruto de la doble acción erosiva, de desgaste y, sobre todo, de disolución de la roca por el agua, siendo más vivo el hundimiento del lecho al ceder las grutas subterráneas, por lo que aparecen las típicas zonas cóncavas o lermas en los flancos del cañón, que además son muy vistosas por los teñidos de óxidos y aguas que escurren.




Este espacio protegido, Parque Natural, situado en el este de la provincia de Soria, queda dividido entre las provincias de Burgos y Soria pero tiene en esta última su tramo más destacado. Pertenece a los términos municipales de Hontoria del Pinar (Burgos), Ucero, Nafría de Ucero, Herrera de Soria,
Casarejos, San Lorenzo de Yagüe y Sta. María de los Hoyos (Soria).



En Ucero aparece el centro de interpretación del Parque (petición de permisos) y cerca de éste sale un camino que se introduce en el espacio protegido hasta la ermita de S. Bartolomé. Desde aquí a pié. Por otra parte, la carretera entre Sta. María de los Hoyos y S. Leonardo de Yagüe salva el cañón con un puente, el de los Siete Ojos, del que parte una senda que también se adentra en el desfiladero.
"Si todo el Cañón del Río Lobos embelesa, lo que más fascina es el enclave en el que está situada la actual Ermita de San Bartolomé o San Bartolo, como la llaman popularmente. La actual Ermita es heredera de una abadía de la que se tiene documentación a partir de 1477. Anteriormente, y según la tradición, debió ser la iglesia del convento templario de San Juan de Otero.