sábado, 28 de julio de 2012

Subida al Masanella (1365 m) Subtecho de Baleares, Puig Major (1445 m)



Este será mi último techo de España (Amén de estar pendiente el Torre de Cerredo,-común de Asturias y león- y que en dos ocasiones lo he intentado, y no coroné por inclemencias meteorológicas.
Aquí termina mi libro de los techos de España, y que lo inicié en Diciembre de 2006.
Mallorca sería mi último destino. Quería conocer la isla, y como otro objetivo subir al Puig Major, o en su defecto al Masanella.
Para subir al primero había que solicitar un permiso militar ya que en su cumbre nos encontramos con unas instalaciones militares, y que dicho de paso, aún siendo algo más alto, desde el punto de vista montañero no tiene demasiado aliciente. Es más, una pista llega hasta la misma cumbre.
Cuando empezamos a tramitar el permiso, nos lo denegaron, ya que durante la época de verano lo habían cancelado por riesgo de incendios.
Visto lo visto, ascenderemos al pico Masanella, que siendo algo más bajo, si tiene más atractivo montañero, y con mejores vistas que el Puig Major



Datos de interés:


Lugar de partida: Carretera de Inca a Selva y al Santuario de LLuc, Coll de sa Batalla (576 m)
Desnivel: 791 m
Desnivel acumulado: 791 m
Dificultad: Media-baja
Duración: 5,30 horas
Fecha: 21-7-12
Distancia: 22 Kilómetros
Participantes: Rosa, Antonio, Gregorio, Juan David, y amigo

Estos días está haciendo muchísimo calor, con lo que la ruta la iniciaremos muy temprano para coger las primeras horas de la mañana.
Así fue, a las 5 de la mañana quedamos con Gregorio (primo de Rosa) y con otro familiar y un amigo a las 6,15 en el lugar de partida.



Nos trasladamos hacia la localidad de Inca, y desde aquí empezamos a subir por la serpenteante carretera que nos lleva al Santuario de LLuc. Medio kilómetro antes, nos encontramos con un cruce donde hay una gasolinera y un bar. Estamos en el Coll de Sa Batalla (576 m).



Retrocedemos unos 100 metros por la carretera, y en la parte derecha sale un sendero perfectamente indicado con el GR-222.





A poco menos de cinco minutos cogeremos la senda que sale por la parte derecha. Y diez minutos después pasaremos por una casetilla de madera con dirección a la finca Coma Freda (650 m), que en algo más de cinco minutos llegaremos. Sin entrar en ella, cogemos el sendero que sale a la izquierda. A partir de aquí, la subida se hace un poco más empinada.





Son casi las siete de la mañana, y los primeros rayos de sol aparecen por el horizonte. Una pintada en la roca y escrito en mallorquín nos da aliento para subir “queda puc”.




Una hora después de iniciar la ruta, nos encontramos con un poste de piedra en el que nos marca la dirección del Pico (Puig) a la derecha.





La subida se hace algo más dura, y el desnivel a salvar es mayor. Pero como contrapartida, las vistas cada vez son más espectaculares.




A las 7,45 horas (es decir una hora y media después) llegamos a una bifurcación indicada con otro hito de piedra, y situado a unos 960 metros de altura. En la que, o  bien podemos tirar hacia la derecha (hacia el pico directamente) o de frente hacia la Font de S’avenc, pudiéndolo hacer a la vuelta en el sentido contrario. Nosotros optamos por subir directamente y a la vuelta coger por la Fuente.



Ya a cielo abierto, empezamos a ver las primeras imágenes de las siluetas recortadas de la costa norte de la isla.

Media hora después llegamos a un gran llano conocido como el “Pla de sa Neu” (Llano de las casas de nieve) (1100 m). Son pozos de nieve, donde antiguamente lo utilizaban para abastecerse durante los meses más cálidos.



Un Tejo verde y solitario destaca entre tanta roca gris, y mientras tanto las cabras salvajes corren a sus anchas por este Pla.



De frente ya vemos la mole del Masanella. Aquí tendremos un fuerte desnivel (unos 250 m) por un terreno algo pedregoso. Tendremos que dirigirnos hacia el collado que nos encontramos en su izquierda, y ya ascender el último tramo.



Hermosas vistas de la costa del cabo Formentor. La bruma en el horizonte de la costa deja hermosas siluetas de los compañeros ascendiendo a la cumbre del Masanella.









Dos horas y cuarenta minutos después de iniciar la ruta alcanzamos la cumbre.
Frente a nosotros el Puig Major, con su cúpula militar en la cima. Y debajo uno de los embalses (el Gor Blau).



Desde lo alto del Masanella las vistas son espectaculares: Cabo Formentor, la bahía de Alcudía y de pollenca, la península de Arta, la costa se Sa Calobra, El Puig Major.



Quince minutos disfrutando de las vistas, y saboreando algunos frutos secos y algo de refrigerio.






Ya de vuelta y casi en el pla de  sa Neu veremos otro poste de piedra (un poco hacia la derecha según bajamos), indicándonos el sendero alternativo y que nos dirige a la Font de S’avenc.


En quince minutos habremos llegado, pero por un terreno algo delicado y en el que hay que prestar especial atención a la hora de pisar; ya que es un zona de lapiares, donde las rocas afiladas parecen cuchillas cortantes.





Ya estamos en la fuente. Aunque en realidad es una cueva a la que se accede por unas escaleras, y que en su tramo final nos podemos encontrar con una pequeña pileta en la que cae el agua.


Bonito lugar. Aquí aprovechamos para estar fresquito, comer algo, y reírnos mucho.




Ya de vuelta, y en diez minutos llegamos a la indicación de la fuente y el pico que vimos esta mañana.
Ya por el mismo sendero de subida llegamos a los coches, en algo antes de las 12 de la mañana llegamos.

 

Ruta fácil, cómoda y con unas vistas espectaculares de gran parte de la isla. Además podemos disfrutar de bellos pueblos, calas escondidas, rincones casi inaccesibles, y por supuesto visitar el archipielago de Cabrera, un paraiso natural, en el que sus aguas transparentes hacen que el baño sea un gozo, y la cueva azul "una pasada".

"Aquí termina mi proyecto de los techos de España. Un proyecto que inicié con ilusión, con ambición, y que me ha dado la oportunidad de conocer bellos rincones de España: grandes montañas, rutas difíciles, otras no tantas, a veces con riesgo, otras largas, otras con nieve, con hielo, con niebla, con lluvia.

Han sido 50 historias (una por cada provincia), cada una con su propia identidad y decenas de anécdotas a lo largo de este gran viaje. Excelentes compañeros de aventura, y donde siempre hemos estado todos a una.

Mi proyecto ahora irá por otros derroteros, pero como siempre, y como eje central, Viajar."








No hay comentarios:

Publicar un comentario