sábado, 15 de septiembre de 2012

Rumania. Moldavia III. Provincia de Neamt: Gragantas de Bicaz. Lago Munteni, y Lacu rosu. (Agosto/12)







Ya sobre el mediodía nos desplazamos hasta el lago “Izvorul muntelui”, para desde aquí dirigirnos hasta  las gargantas del Bicaz.


Lago Munteni


Durante todo este trayecto el paisaje es admirable, además con lo que ha llovido, el campo está espectacular.




En la otra orilla del lago nos encontramos con el Parque Nacional de Ceahlau, con su destacada montaña que alcanza los 1907 metros de altura.







Una vez en Bicaz, nos dirigimos hacia el lacu roju, pero ya son las ocho de la noche, así que empezamos a buscar alguna pensionea por la zona para dormir.


Bicazu Ardelean


Ya casi cayendo la noche, y en el pueblo de Chelle Bicazului, pudimos encontrar una excelente y hermosa pensionea, donde su dueña exageradamente simpática nos acogió muy gustosamente. Era una gran casa, con varias habitaciones, y un gran terreno, en el que había todo tipo de animales. Pensionea Paleu este es su nombre, 80 leis (18 € la habitación), y por solo 25 leis más la cena y desayuno. Un verdadero chollo. Y además un bonito lugar.



Gargantas de bicaz


Ya por la mañana nos desplazamos hasta las gargantas del Bicaz, ya muy cerquita.


Ubicado en el Parque Nacional de Cheile Bicuzalui-Hasmas, las gargantas del Bicaz es un paso angosto, donde a lo largo de 10 km de rocas calcáreas de entre 300 y 400 metros de altura constituyen un extraordinario espectáculo natural.




En todo este tramo, los chiringuitos y tiendas los hay a decenas, para ofrecer al viajero todo tipo de souvenirs típicos de Rumanía.






Ahora la carretera sube bruscamente por varias serpenteantes curvas, que poco a poco asciende, para contemplar la garganta con unas vistas espectaculares.






Lacu rosu


Ya llegamos al Lacu Roju, (983 m de altura) un lugar muy turístico, pero de gran belleza. Se trata de un lago originado por un dique natural producido por el derrumbamiento  del monte Ghilcos en 1837.


En sus aguas, de tono rojizo, emergen troncos fosilizados de pinos.



Aquí cogemos unas barcas para dar un paseo, y poder disfrutar de este bello entorno, mientras remamos por sus aguas tranquilas.








Cuando terminamos, damos un paseo por un senderillo que bordea al lago.



Este lago es el paso natural que separa Moldavia y Transilvania. A partir de aquí tenemos casi 400 kms hasta llegar a Bucarest, nuestro último destino en este maravilloso país.



La entrada la haremos por la localidad de Gheorgheni, ya en Transilvania. Vemos como todos los pueblos por los que pasamos hasta llegar a Brasov, son bilingües. Es más, según nos digeron el 80% de la población habla húngaro, y solo el 20% el rumano.


Ya casi de noche, llegaríamos a Bucarest.

No hay comentarios:

Publicar un comentario