jueves, 26 de octubre de 2017

Circular por la Sierra Grande de Hornachos (Badajoz) Octubre/17 // Crestería (Diciembre/17)



Interesante y bonita ruta la que hemos hecho en el día de hoy por esta poco conocida zona de Badajoz, la Sierra Grande de Hornachos.
Para ello nos desplazamos cuatro compañeros del club con dirección a la localidad de Hornachos, perteneciente a la comarca de Tierra de Barros, y situada entre los valles de los Moros y los Cristianos a una altitud de 538 metros.


El día ha amanecido con nubes bajas y descargando finas capas de lluvia.
Una vez que llegamos a Hornachos, nos situamos en la parte alta del pueblo, y desde allí por un carril empedrado llegamos a la fuente del moro, de donde partirá nuestra ruta. 


Con el cielo encapotado, y sin ver los montes existentes alrededor nuestro, en la fuente del moro nos encontramos con una señora del pueblo que le preguntamos sobre la ruta que queremos iniciar. Ella se echa las manos a la cabeza y nos desea suerte, pensaba que íbamos hacer la ruta corta que lleva al castillo (la de camino de los escalones-fuente de los moros) y que tiene unos tres o cuatro kilómetros.


Son varias las alternativas de rutas que podemos tomar: la del camino de los Escalones-Fuente de los Moros, la que nos lleva a lo más alto de la Sierra, al alto de Hornachos (932 msnm), la Sierra de la Silla con sus pinturas rupestres, e incluso una ruta de cresteo por toda la Sierra.
Nosotros hicimos una combinación entre varias.


Por delante tendremos unos 11 km de recorrido, 750 metros de desnivel acumulado  y unas seis horas de pateo. Pudiendo disfrutar de unas excelentes vistas de la Sierra, el castillo y el pueblo de Hornachos.


Son las 10,30, empezamos a subir de forma progresiva por el senderillo bien marcado que sale desde la fuente del Moro. La humedad y la pequeña llovizna no nos da tregua, y sobre nuestras cabezas, los montes más altos no se llegan a ver por estas extensas nubes bajas, y que posiblemente más tarde se disiparán.


Tras unos tres cuarto de hora de subida llegamos a una casa-majada, prácticamente ya en el collado. Desde aquí y con el track marcado que llevamos en el móvil, una pista nos lleva hasta lo más alto del monte en el que hay instalado un grupo de antenas, Se ve poco, las nubes están metidas aquí en lo alto, pero al poco ya conseguimos ver las grandes antenas.


La roca está muy resbaladiza debido a la llovizna, así que subimos con mucha precaución.
Son las 12:00. A escasos metros de donde estamos (en las antenas) vemos la cumbre de Hornachos (932 m) cuando las nubes se apartan, al poco se vuelve a cubrir. El terreno es resbaladizo y según podemos entrever una pequeña cresta nos acercaría hasta la cumbre. Decidimos no llegar hasta ella, en ese momento sería peligroso avanzar hacia la cumbre, nos conformamos con quedarnos a pocos metros.


Tras las fotos de rigor, empezamos a bajar por el mismo senderillo de bajada.

Según  bajamos, las nubes empiezan a levantar. 
Hermosas vistas podemos divisar ante nuestros ojos.


Cuando llegamos al inicio de la pista, en vez de tirar por ella tal como hicimos en la subida, cogemos por un senderillo de cabra que vemos por nuestra izquierda y que nos llevaría a la casa-majada que vemos allá abajo.



¡Esta fue nuestra perdición!
El senderillo se cierra, y ya metido en faena tuvimos que bajar hasta la casa. 
Con una frondosa vegetación que llegaba hasta nuestras cabezas tuvimos que abrir (a base de pinchazos) el camino, y para colmo, algunas de las zonas estaban quemada, así que cuando llegamos abajo parecíamos unos carboneros con las ropas negras.


¡Que diferencia!
Cuando subimos no se veía nada, y ahora hermoso paisaje se presenta ante nosotros.



¡Por fin salimos de este infierno de pinchos y arbustos quemados!


Llegamos a la casa-majada y ante la duda de tirar por otro senderillo que no vemos claro volvemos por el mismo que ya subimos y que desembocaba en la casa.



Según bajamos, ya tenemos claro cual será nuestro siguiente objetivo: el que vemos allá de frente, el pico (con una antena) que hay junto al castillo y este último.


Echamos la mirada atrás, y vemos de donde venimos y cual ha sido nuestro recorrido. Esto de ahora lo estamos improvisando, no lo teníamos pensado.


Situados en esta cumbre, vemos allá abajo el castillo de Hornacho.
¡Impresionantes vistas de esta fortaleza incrustada en la misma roca, y detrás el pueblo de Hornacho!
Ahí vemos a Joaquín, fotografiando a la cumbre de Hornachos, de donde venimos.



Son las 14:30, hora ideal para comer, disfrutando de este excelente mirador natural


Rodeamos el monte y bajamos por el mismo senderillo de subida, pero ahora nos dirigimos hacia el castillo. Un espectacular enclave nos espera para disfrutar de el.



El senderillo baja y baja, y cuando pensaba que ya no subiría al castillo, a mano derecha sale otro sendero, que tras una pequeña empinada nos sube hasta el mismo castillo.


Ubicado en la cresta rocosa de un cerro, y a unos 590 metros sobre el nivel del mar, este castillo declarado como Bien de Interés Nacional desde 1993, fue construido en el siglo XIII bajo el Imperio Musulmán y reconstruido en el siglo XV por la Orden de Santiago



A pesar del deterioro de esta construcción, todavía se pueden ver grandes lienzos y torres de una fortaleza, que en su época sería difícil de conquistar. 


He de destacar, que esta localidad extremeña fue la que más tiempo estuvo ligada a la cultura y arte islámico y quizás también una de las de España.


Esta fortaleza tuvo dos recintos, una exterior prácticamente inexistente (aunque en nuestra bajada pudimos ver parte de una de las entradas, adosada a una torre) y la interior en la que perduran muchos restos. Si el tiempo no lo impide, debido a su estado progresivo en ruinas, quedará solo en nuestra retina y en nuestro recuerdo.


Ya en el pueblo y dirigiéndonos hacia nuestro coche, pudimos contemplar la iglesia de la Purísima Concepción que sobresale esbeltamente sobre los tejados de las casas del pueblo. Destacando sobre todo su atractiva torre de estilo Mudéjar.
¡Bonita ruta Joaquín, fue una buena sugerencia!

Y como siempre...una cerveza para refrescarnos antes de partir hacia Sevilla.

Gracias a Joaquín y Juan Luís por la aportación de muchas de estas fotografías, yo en esta ocasión no lleve la cámara (un fallo), solo algunas con el móvil

CRESTEANDO POR LA SIERRA GRANDE DE HORNACHOS Y LA SILLA 
(DICIEMBRE/17)







No hay comentarios:

Publicar un comentario