lunes, 6 de mayo de 2019

Ferrata de la Pita o 100 caños, Villanueva del Trabuco (Mayo/19) con vídeo




Y llegó el día...por fin.
Vamos a intentar hacer la segunda vía ferrata más difícil de Andalucía, después del Techo del Camorro Alto. La de los 100 Caños o la Pita.

En el día de hoy nos damos cita seis ferrateros, los de la foto: Pepi, Delia, Isidoro, yo (Antonio) y Víctor y Miguel Ángel que hicieron de coordinadores.


Antes de nada, decir, que nosotros de escalada, poco o nada, por decir algo. Realizamos ferratas hasta nuestro nivel, y hay niveles que se acercan a la escalada...¡y a estas edades!

Empecemos por recordar algunas cosas, para situarnos.

Aspectos importantes para obtener la dificultad de la ferrata (de 1 a 4)
R-Resistencia
F-Fuerza requerida
A-Aspectos psicológicos
E-Experiencia en la montaña

Niveles de dificultad (k1-K6)
K1-fácil. K2-Poco difícil. K3-Algo difícil. K4-Difícil.
K5-Muy difícil. K6 Extremadamente difícil

Visto lo anterior, empecemos a comentar la que hoy tenemos entre manos, la Pita.
Catalogado por los más expertos como una vía muy difícil, y que le dan la valoración de K4+/k5. Por el fuerte desplome en oblicuo, que hace falta utilizar la técnica y la fuerza, otro segundo desplome con las grapas muy separadas, en la que hay que dar un gran impulso para poder alcanzar la grapa, y por último un tramo en donde no hay grapas, solo cable de vida, con poco agarre en donde poner los pies. Por todos estos motivos, la hacen una vía difícil/muy difícil.

Empecemos...

Nos situamos en el malagueño pueblo de Villanueva del Trabuco, una vez aquí, cogemos la pista que nos llevará al cortijo Borreguero, a un par de kilómetros. Siguiendo por la pista, y a solo un kilómetro llegaremos a una zona arbolada, junto a la peña en la que se encuentra la ferrata. Aquí dejaremos los coches, al lado del cartel de la Vía.



A poco más de 900 metros de altura, las nubes están metidas ligeramente en la peña. Hace fresquito, con lo que de momento nada de desprendernos de nuestras ropas. Nuestros relojes marcan las 10:30, buena hora para comenzar la ruta.


Nos acercamos al cartel, y nos llama la atención la calificación que se le dio en su momento, K3 (está claro que el que diseñó este cartel poco entendía del tema). Al lado vemos como todos los ferrateros han ido valorando la dificultad de la vía, viendo una mayoría de K4+

Las características de la ferrata son las siguientes:

Dificultad: K4+, K5: fuerza 4, Aspectos psicológicos 3, Resistencia 4, Experiencia en montaña 3. Dos desplomes muy fuerte, uno en oblicuo. La última parte de la ferrata, no hay grapa, se convierte en una vía cordata, solo con cable de vida. Grapas muy separadas.
Tiempo de acceso a la vía:  10 minutos
Tiempo de realización: 60'
Tiempo de regreso: 15' minutos.
Longitud total del recorrido: 150 metros
Desnivel total:  60 metros


Nos trasladamos con dirección a la base de la peña, entre esta gran arboleda.


Acercándonos a ella, se empiezan a oír las primeras exclamaciones ¡madre mía, que desplome!
Víctor está estupefacto 


En cinco minutos llegamos a la peña...


Y los coordinadores se ponen de acuerdo en el orden de subida. Los primeros Miguel Ángel y Víctor, los de mayor experiencia, por si hay que montar alguna reunión con la cuerda. A continuación Delia, Yo, Isidoro y cerrando el grupo, Pepi.
Allá vamos...


Comenzamos la vía avanzando lateralmente por la pared, hasta que esta empieza a coger altura, viendo a unos 15 metros el primer gran desplome.


Una vez que llega Miguel Ángel, desde allí vemos como se queda perplejo, por la dificultad del desplome. Allá va, a intentarlo.


Le echa valor, y sin dudarlo mucho, empieza a engancharse a las grapas (muy separadas algunas de ellas), desde abajo vemos como realiza un gran esfuerzo hasta alcanzar la siguiente grapa, Suerte que dispone de unas "patasmuylargas"


¡Toma ya, un gran impulso de brazos y para arriba!


Una vez arriba, nos dice:
¡atención es muy difícil, me ha costado la propia vida!
Sigue avanzando vía arriba...


Por debajo queda Víctor, me acerco a él, y solo de verle la cara, ya me asusto.


Antonio, que pasada, esto no lo hacemos ni de "c..."
Víctor hace el intento, y su cuerpo lo tira para atrás...¡paso, paso! dice él.


Subo ahora yo, y me sitúo debajo del desplome.
Había visto muchos vídeos, los había estudiado...y como conseguirlo.


Pero una vez aquí, y viendo el fuerte desplome en lateral y oblicuo, poco se parecía al visto en los vídeos. La pared oblicua parecía no tener desplome (en el vídeo). Aquí es otra cosa, el desplome es bestial. Aun así lo intento, a ver hasta donde llego.


¡Imposible, no tengo fuerza suficiente para alcanzar la siguiente grapa!, desisto.


Isidoro, detrás, le dejamos paso, lo va a intentar...
¡Venga, pasa Isidoro! 


¡Ahí va, con decisión!


Y a la vez que lo intenta, ve que le responde las fuerzas y sigue para adelante...


¡Que tío, lo está consiguiendo!
¡Como está tirando de brazos!


Ya casi está arriba, lo consiguió.
Sigue avanzando por la vía, sin ver ya a Miguel Ángel


Ahí va Pepi, a intentarlo...
Se coloca debajo del techo, y desde abajo el vamos indicando...


Grapa izquierda, derecha, ahora la de arriba...


Imposible llegar a la grapa, muy retirada. Se queda sin fuerza, y tira para abajo.


Cuando baja, nos dice: no tengo pierna suficiente para alcanzar la grapa...¡es una pasada!


Solo queda Delia, ella lo tiene claro, ni sube ni lo intenta. 
Se queda mejor abajo cogiendo espárragos.


Bajamos de la vía, y vemos allá en lo alto a Isidoro, tras superar el segundo desplome.
¡Que tío, que campeón!


Al rato, aparece Miguel Ángel, sofocado, rojo, sudoroso...y con cara de espantado.
Rápidamente nos da sus impresiones:
¡increíble, dura, dura, dura!
El segundo desplome, bestial, no se llega a la grapa, hay que dar un gran impulso.
Después, no hay grapa, solo cable de vida. Zona muy expuesta y no hay donde poner los pies, solo una grieta muy pequeña.


¿Y a Isidoro, no lo has visto?
No, pensaba que no había subido nadie.
Vamos para allá, ha pasado un buen rato.

Víctor se acerca rápidamente a la base de la peña, y de pronto empieza a "gritar"...
Traed la cuerda, rápido, Isidoro no puede bajar. Parecía haber en la pared alguna reunión, pero solo eran grapas de escalada.


Se había despistado y tiró peña abajo.
Isidoro, por aquí no puedes bajar, tienes que subir de nuevo y rodear la peña.
Al ratillo apareció, respiramos todos...


Y una vez en los coches, el consiguiente felicitón a los dos campeones por haber conseguido dicha vía, y nosotros así de encantados.


Una cervezonas para celebrarlo, y ponemos rumbo hacia Comares para realizar la tres vías que allí hay instaladas: Fuente Gorda, Puerta del Agua, y Cueva de la Ventana (esta ya no la hicimos, demasiado cansados), pero eso ya sería otra historia.








2 comentarios:


  1. Bestia, Antonio. Sois la caña aunque esta vez no lo conseguisteis todos. La próxima será.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Salimos de ferrata para disfrutar de ellas, y siempre siendo conscientes de nuestras limitaciones, un K5, supera a nuestro disfrute!!
    Saludos

    ResponderEliminar