viernes, 5 de diciembre de 2008

Capadocia (Turquía) Agosto/89



TURQUIA : CAPADOCIA, UN PAISAJE LUNAR




FICHA TECNICA DEL VIAJE

LOCALIZACIÓN:
Situada en el límite entre Europa y Asia
POBLACIÓN:
67.000.000 habitantes
SUPERFICIE:
755.688 Km2
RELIGIÓN:
99% Musulmanes 1% ortodoxos
IDIOMA:
Turco, Kurdo y Arabe
MONEDA:
Lira Turca ( 1 Euro equivale a 1800 liras )
HORARIO LOCAL:
1 hora + que en España
COMO IR:
Línea aérea Iberia, vuelos diarios desde Madrid y Barcelona
SALUD:
No se necesita vacunación alguna
LUGARES DE INTERES:
Ciudades subterráneas, Valle de Gorene, Uchisar, Avanos,
Nevsehir, Urgup, Valle de Inhara Vadisi
TRANSPORTE EN RUTA:
Para visitar Capadocia se puede utilizar Burro, caballo o a pie
INFORMACION;
Oficina de turismo de Turquía en Madrid ( 915 59 70 14 )
TIEMPO DE VISITA
Se recomienda un mínimo de 4 días
VALORACIÓN FINAL
Muy buena, con un paisaje excepcional e insólito.




Situada en el corazón de Anatolia, este paisaje parece esculpido por el viento, el agua y el fuego. Este lugar con un paisaje espectacular y atractivo, hace tres millones de años era una región volcánica en la que se acumularon las cenizas y las lavas, debido a la erupción de dos volcanes, el Erciyes Dagi ( cerca de Kaysery ) y el Melendize dagi ( cerca de Nidge ). Al secarse esta costra se convirtió en una roca ligera y porosa: la toba. Luego los fenómenos naturales se encargaron de esculpirla, dándole formas. Como resultado, majestuosos valles de agujas, conos retorcidos y las famosas chimeneas de hadas.



Los hombres vieron lo fácil que era trabajar este material tan blando y empezaron a excavar, construyendo sus propias viviendas en la roca, creando de esta forma una arquitectura rupestre.
Los cristianos la utilizarían más tarde para resistir las invasiones árabes, enterrándose en sus cuevas y sus iglesias, colocando delante de las entradas grandes piedras redondas.


La Capadocia tiene muchos lugares recónditos a los que hay que acceder por polvorientas carreteras sin asfaltar, por lo que el único transporte que se ve es el burrito, medio que utilizan los habitantes de Capadocia para trasladarse de un pueblo a otro llevando los utensilios de trabajo tras una larga jornada laboral.
El recorrido por Capadocia es largo debido a los tantos lugares de interés que existen en sus valles.

Partiendo de NEVSEIR, que es la capital y la ciudad más grande de Capadocia, guiados por Salmí, excelente conocedor de la zona, nos adentramos en UCHISA, cuyo nombre quiere decir “tres fuentes”.Es un montón de rocas salpicadas de cavernas, que en su tiempo fueron habitadas. Hoy parece haber sido creadas especialmente para ofrecer vistas dramáticas al visitante.
Bajo este paisaje se oculta un suelo sorprendéntemente fértil llegando a ser la primera región agrícola de Turquía. Los árboles frutales y los viñedos se suceden en el paisaje y la fabricación de Kilims y alfombras es otra fuente de riqueza para este pueblo.
Desde lo alto de su castillo, la vista sobre el valle que domina toda la región, es una recompensa por el esfuerzo de la subida.

A pocos kilómetros y a solo diez minutos se llega al valle mas célebre e impresionante de la zona. GOREME, la antigua Karema, recoge en un amplio museo al aire libre algunos de los vestigios monásticos más bonitos de la Capadocia. Con el serpenteo de los caminos y entre filas de verdísimos viñedos resaltan las crestas y conos. Cada pocos metros las cuevas se aglomeran, algunas de ellas utilizadas como iglesias, y en su interior poco a poco con el paso del tiempo los frescos de indudable valor se van deteriorando.


Siguiendo la carretera dirección a Avanos se llega al majestuoso Peribacalar Vadisi conocido como el valle de las chimeneas de las hadas. La formación de estos conos, rematados en su parte superior con piedras de color oscuro, formadas por la acción del viento y la lluvia los protege a la vez de esa erosión dándole una figura característica.


En la orilla del río rojo se encuentra Avanos, conocida por la fabricación de objetos de cerámica y alabastro, en sus tiendas todavía se puede ver los alfareros, que con los mismos tornos de hace siglos trabajan el barro.

Zelve que fue un lugar de retiro y meditación, estuvo habitada hasta principio de este siglo pero el deterioro progresivo de sus casas hizo que sus habitantes tuvieran que abandonarla. Entrando por una pequeña ventana o puerta de cualquier casa-cueva se puede recorrer todo el valle a través de innumerables túneles, que en ocasiones miden poco más de medio metro, siendo necesario atravesarlos a “gatas”. La oscuridad es tal que una linterna es imprescindible para saber por donde se anda.
En el otro extremo de Capadocia, al sur de Nevselir y no lejos de Nidge, el paisaje sigue siendo volcánico pero de una aridez absoluta. De pronto una brecha profunda abierta en la tierra nos indica que hemos llegado al Valle de Ihlara Vadisi,, conocida también como Peristrema. En sus 14 kilómetros de longitud el agua fluye creando a ambos lados del desfiladero un verdadero oasis en el que incluso la temperatura es fresca bajo la frondosidad de los árboles.
En este lugar existen algo más de un centenar de monasterios e iglesias decoradas con pinturas al fresco. Es frecuente encontrar a lo largo del valle mujeres hilando la lana en un huso completamente rudimentario, mientras los niños recogen mora y el ganado pasta a orillas de río.



Durante los meses de otoño e invierno, en los que las lluvias son abundantes, las paredes de la garganta se desmoronan dejando caer grandes bloques de piedra, ensanchando cada vez más este valle y dejando oculta algunas de sus iglesias..
No lejos de allí, se encuentra las ciudades subterráneas de Kaymakli y Derinkuyu, excavadas en el suelo hasta una profundidad de ocho plantas. En todo el camino el paisaje lunar es permanente y merece un recorrido a pie para saborear cada rincón y cada valle en todo su contenido.

Turquía en su conjunto es un país impresionante, pero sin duda la fama la acapara Capadocia, con sus fantasmagóricos paisajes volcánicos taladrados de habitáculos trogloditas. Como se suele decir en Turquía, Capadocia no consiste en leerla y describirla...hay que visitarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario